Las semillas

Antes de irme de vacaciones, puse en unas de esas bandejas de invernadero con una tapa de plástico transparente un montón de semillas. Las dejé al sol y esperaba tener al regresar un semillero de pimientos de Padrón, algún calamansi, que llevo años frito por conseguir tener uno y hasta esperaba que mi piña estuviese gloriosa. En lo relativo a la piña sí que está de fábula pero los dos semilleros que preparé estaban como muertos. Los seguí regando y tras un par de semanas, por fin aparecieron unas plantitas que acabaron siendo las plantas de pimientos. Una compañera en la oficina también plantó semillas de pimientos shishito, que son la versión japonesa de los de Padrón y como yo, cuando ya se dio por vencida le salieron. La semana pasada intercambiamos plantitas. Yo le di tres de las mías y ella me dio tres de las suyas. Ya las he puesto en una jardinera, en un lugar en el que el sol les da con alegría y ahora falta por ver si crecerán y si me convertiré en un productor de pimientos, que es de lo que trata este experimento. Un día de estos hasta les haré una foto.

Por lo demás, mi jardín es como una sucursal de la jungla. Todo crece con locura, sobre todo una de las parras y las zarzamoras. De estas últimas me lo espero porque todos los años es igual pero de la parra, me tiene cabreado porque la intención es que trepe por la pérgola y avance por ella y en su lugar, la jodida sigue generando rama tras rama en la parte baja y no sé si las puedo podar y así forzarla a crecer en la dirección correcta.

Una cosa que tengo pendiente en el jardín y que cada tarde retraso es pasar unas horas arrancando malas hierbas y desbrozando, pero es que me da una pereza tremenda porque es el tipo de trabajo que cuando lo terminas, sabes que al día siguiente todas las plantas vuelven a comenzar a crecer y te dejan con la sensación de estar luchando en una guerra perdida de antemano.

2 respuesta a “Las semillas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.