Las típicas boberías de cualquier día

El martes estaba en el cine viendo por quinta vez El corredor del laberinto: Las pruebas – Maze Runner: The Scorch Trials, algo que probablemente me convierte en uno de los grandes expertos mundiales sobre esta película y también un hito con el que he igualado el número de veces que vi la primera parte y tengo claro que es probable que caiga la sexta y puede que hasta la séptima. Al estar en territorio familiar, ya que la he visto cinco veces en cinco días consecutivos, en mi cabeza surgían enlaces a situaciones o relaciones que ves en la pantalla. En una parte de la película, el protagonista conoce a una nueva pava, interpretada por la actriz Rosa Salazar y que borda la manera en la que camina, super-hiper-mega sensual. La cosa es que con una interacción muy limitada, los jóvenes se conocen en una escena que acaba con el chaval colgando de una cuerda y seguramente a puntito de ser ejecutado o vendido, en la siguiente escena pasan por una movida de acción y desde ahí son casi como más-mejores amigos. Este tipo de cosas que se ven en el cine siempre me han llamado la atención por lo poco que tienen que ver con mi realidad. Igual hay gente por el mundo que no te conoce y que dos horas más tarde son casi como familia pero no es algo que suceda en mi caso, aunque sí que es cierto que yo con los amigos es algo parecido al amor a primera vista. Si la persona dispara mi interés la primera vez que la veo, aunque no hablemos, haré el esfuerzo para fomentar una amistad. Si ese interés no es activado, los desecho inmediatamente. Tengo un índice altísimo de fallos pero cuando acierto, doy en la diana.

Otra de las cosillas que noté viendo la película (lo tuve claro desde el segundo visionado), es la magia cinematográfica del afeitado. Los chavales pasan por la vida sin que les crezca la barba. Están tirados, en el medio de la nada, sucios, agotados, pero siempre con un afeitado impecable. Eso me da un montón de envidia porque yo me afeito y casi que siento la barba creciendo cuando aún no he acabado. Como me han dado varios premios a la pereza, en muchas ocasiones me afeito una vez a la semana y el resto de los días, que crezca la hierba. No es algo específico de esta película, es general desde el punto de vista cinematográfico, normalmente si a algún protagonista se le nota el crecimiento de la barba, el director nos está mandando algún mensaje a los espectadores.

Siguiendo con las reflexiones tontas de la peli, creo que me gusta un montón por el montaje que hicieron de la misma. Es una sucesión de escenas de acción con momentos de descanso entre las mismas pero no muy largos y algún flashback (por algún yo diría que un par de ellos). El director ha sabido crear un producto que no se pierde ni en el continente ni en el contenido y tiene aún más mérito porque la historia dura más de ciento treinta minutos y se pueden resumir en Desde-A-a-B. En realidad no hay historia. Tenemos a un grupo de chavales que se pasan el día avanzando mientras la marea del malvado pasado los persigue. Por suerte no hay ningún anillo y un julandrón vestido con traje largo blanco y barba haciendo como que es la bruja Avería.

Y saltando completamente a un tema distinto, hace ya cuatro años que compraba Un Mac mini para sustituir al otro y se le empieza a notar la edad en la velocidad o quizás en que los programas cada vez son más complejos y funcionan más lentos. Si alguien me hubiera preguntado hace un año yo habría respondido con una certeza absoluta que el sucesor sería el mismo ordenador en su versión más actual pero en este año mi universo tecnológico se ha ido ensanchando y ahora veo más probable que cuando lo cambie, lo cual espero que no suceda en los próximos doce meses. Mi cutre güindos fone me ha servido para redescubrir a Microsoft y ver que el camino que han elegido se adapta mejor a mi visión del futuro. Espero que nunca lleguen a hacer una tableta buena o la traición será completa.

4 opiniones en “Las típicas boberías de cualquier día”

  1. Los de la manzana deben estar llorando a mares, porque lo de menos es que les hayas comprado los cacharros a la competencia, la gran pérdida es perder la propaganda que les hacías incansablemente, solo superada por el tema truscolán… 🙂
    Salud

  2. Genín, aún no he comprado nada pero visto que el mac mini ahora viene sin posibilidad alguna para cambiar la memoria y apple abusa con los precios, tiraré por otro lado.

  3. Como que no has comprado nada ¿Y el teléfono a los ventanas? pero que conste que no te censuro, al revés, te aplaudo. No te digo de que marca es el teléfono que me regaló recientemente mi hija, para que no vomites…jajaja
    Salud

  4. Ay, que me pasé al apple por todas las maravillas que contabas y ahora tendrás que contar cosillas nuevas. De momento adoro mi ipad (tengo uno grande y el mini retina), pero odio el iphone. Habrá que plantearse un cambio en poco tiempo.

Comentarios cerrados.