Licht aan, daar kun je me thuiskomen

Con el cambio de hora y la llegada de los días cortos (o las noches largas según como se mire el vaso), vuelven las campañas de radio, prensa y televisión para que la gente use luces con la bicicletas. Y vuelven los controles de luces por la policía.

Sí, ya sé que suena a cachondeo, pero si te pillan sin luces te clavan ?? 25 y hay controles en donde menos te lo esperas. Normalmente se esconden y cuando te ven aparecer te paran y la has jodido. En los años que llevo aquí nunca me han puesto una multa por no llevar las luces, pero también hay que decir que siempre las llevo. Son de esas pequeñas que se pueden quitar de la bici y que funcionan con pilas. Lo de las luces de dinamo es arcáico y frenan mucho. Prefiero los leds. Además, como tenía dos bicicletas, las podía usar en ambas. Ahora que sólo tengo una ya no tengo el problema.

[[AVISO: Si algún alma caritativa sabe donde conseguir nuevas bicicletas “usadas” de dudosa procedencia por ??10 en Amsterdam o Utrecht o me puede conseguir una, lo agradeceré eternamente. Mi cutre-bicicleta para ir al mercado y dejar en la estación ha tenido una muerte placentera y le estoy buscando substituta. Me interesa una a la que se le puedan colgar las bolsas de carga en la parte de atrás.]]

Volviendo al tema de las luces, tras este pequeño lapso imploratorio, merece la pena visitar el web Daar kun je me thuiskomen, en donde se explica todo en holandés sobre la conveniencia de llevarlas puestas.

Otra campaña que siempre está activa es la de “Si bebes no conduzcas”. Aquí han equiparado al conductor sobrio del coche como BOB, un personaje ficticio que es válido tanto para mujeres como hombres y hacen anuncios muy divertidos al respecto y no esos terroríficos anuncios que ponen en España y que te dan un mal rollo de cuidado. Los anuncios son siempre con un transfondo de cachondeo. Los hay de chicos y de chicas (haced clic en las palabras para ver los anuncios ;-)).
BOB jij of BOB ik?
La campaña tiene una frase muy tonta: “BOB jij of BOB ik?” que en una traducción salvaje sería algo así como “¿Te jodes sin beber y conduces tú o me jodo y conduzco yo?“.

Por supuesto, el objetivo final de que haya un BOB es el siguiente: “Daar kun je mee thuiskomen” o “para que puedas volver a casa” (se sobreentiende que de una manera segura).

Así que ya sabéis. Si váis en bici por la noche “Licht aan” y si salís de marcha en coche y váis a beber, elegid un BOB para que os lleve a casa …

9 opiniones en “Licht aan, daar kun je me thuiskomen”

  1. Estoy contigo, me quedo con este tipo de anuncios que con los que emitimos en España pero, por supuesto, tienes que ver el tipo de gente que tenemos en España, algunos nos quedamos para mejorar la media, otros, como tú, se van para no dar por perdida la vida.

    Arriba d’ellos, muchachos

  2. Bueno, yo también me fui porque mi jefe era como el padre de Darth Vader, pero un poco más mamón e hijoputa. Eso, las miserias de sueldos y las nulas perspectivas de mejorar en la empresa. Y también que después de la pasta que me gasté para mejorar el inglés, me daba pena perder el idioma. Al final he acabado con un inglés mucho peor del que tenía hace 5 años y con el cerebro contaminado del holandés este de los cojones.

  3. Hola. Yo también necesito comprar una bici. Y necesito un ejemplar de Help 1 porque se ha agotado en las librerìas.

  4. Lo del Help1 miraré el viernes si hay alguien vendiéndolo de segunda mano en los tablones de la Volksuniversiteit. Aunque si lo pides en una librería te lo encargan. ¿Has mirado en Broese, la librería recomendada por la Volks? Sobre lo otro, si me entero de la plaza en la que las venden los yonquis te podrías enrollar y pasarte a comprar 2.

  5. Sinceramente comprarles bicicletas robadas a los “yonquis” de Utrecht no se me habìa pasado por la cabeza. Llàmalo prejuicio burgués o llàmalo yuyu, lo cierto es que no me parece una actividad en la que me podrìa manejar con la requerida soltura. Ahora, si tù te animas, compra 2.

  6. tipo-a: En el panel de anuncios de la Volksuniversiteit no había ninguno de gente que esté vendiendo los libros, así que me temo que tendrás que encargarlo en la libreria Broese (www.broese.net), o llamando por teleforin: 0302336500

  7. A mí me pusieron una multa. Ta bien. La pena es que yo uso luz: ese día la olvidé en casa. El poli muy enrrollao, me decía ‘a ver la dinamo; pues no; a ver: no…’. Otro tipo medio loco detrás de mí le quería pegar a una rubia (que era poli); no quería apagar. De ninguna manera aceptaba la multa. A veces se pasan de castaña oscura, chicos, y lo que les pasa a algunos es que son tacañísimos. En las oficinas y lugares de trabajo, en estos sitios vamos donde se bebe el café tan poca cosa, cuando les regalas café lo toman -sólo entonces algunos-; y eso que cuesta un par de centavos.
    Voy a echarme una siesta. He mezclado valle central con rioja.
    😉

  8. Pepa, yo siempre llevo las luces. Tengo un chaquetón enorme con unos bolsillos infinitos en los que caben las luces, guantes, gorro, kleenex, Fisherman’s Friends, movil, mp3 player y cualquier cosa que quiera llevar. Lo que me falta es una segunda bicicleta, una cutre-bicicleta porque la vieja murió hace poco y sólo tengo una, que no puedo dejar en la calle porque me la bailan.

Comentarios cerrados.