Little Italy, Chinatown y muchas más compras

Ya estamos cerca del final del relato de este viaje que comenzó en Saltando un océano en seis horas y media.

El sábado volvía a ser jornada para pasar con la familia pero también queríamos hacer algo de turismo. Después de desayunar bajamos hasta Union Square, que está en un barrio precioso y en donde los sábados hay un mercado de productos orgánicos que merece la pena visitar. En ese mercado se pueden comprar unas tartas y unas magdalenas absolutamente deliciosas, al igual que sucede con las frutas y verduras. Mientras paseas por allí estás rodeado de auténticos neoyorquinos, que hacen sus compras y si el tiempo lo permite, se sientan por el parque a disfrutar leyendo el periódico o hablando con los amigos.

Tras un rato volvimos al metro y seguimos bajando hasta Spring St. en donde salimos para visitar Little Italy (la Pequeña Italia), ese barrio que hemos visto en tantas películas de gangster y que actualmente está desapareciendo y transformándose en una expansión de Chinatown. En una de las calles se estaba montando una feria, con sus puestos de venta, los chiringuitos de comida y demás y en un extremo de la calle, una virgen acompañada por un señor en su altar. Mi madre salió disparada a encenderle una vela y dejarle un dólar, el cual se pegaba con un alfiler en un enorme cojín. El señor le terminó regalando a mi madre una estampita de la virgen. Nos paramos a tomar un café italiano con dulce en un local que estaba muy bien pero del que no recuerdo el nombre. Llamaban la atención todos los empleados hablando entre ellos en italiano. De la paz y al alegría latina de Little Italy pasamos al caos de Chinatown, sitio que te entra inicialmente por el olfato. Hay decenas y decenas de sitios para comer, supermercados pequeños en los que exponen todo tipo de animales muertos y asados que cuelgan de garfios y esperan entre visitas de moscas que alguien se los lleve. Por todos lados hay una miríada de chinos tratando de venderte algo, de llevarte a algún rincón o simplemente, mirando a la gente y escupiendo continuamente. En el momento en que llegamos a la Canal Street comenzó a llover. Estábamos al lado de una relojería y mi tío insistió en que entráramos para ver si tenían el Tissot que yo buscaba. Lo tenían, el Tissot T-Touch de titanio y el precio era muy económico. Además, si pagaba en efectivo no me cobraban impuestos. El reloj fue directamente a mi muñeca y en unos minutos volvía a ser capaz de mirar la hora usando mi mano, de saber en donde está el norte magnético, la altitud, la presión atmosférica o la temperatura. Me juré a mí mismo que sería lo último que compraba en ese viaje. Llovía copiosamente y nosotros teníamos que llegar hasta el Chase Manhattan Bank de Canal Street, en donde habíamos quedado con la prima de mi madre para almorzar por allí. La calle se había llenado de chinos que vendían paraguas, todos sincronizados y pendientes de los peatones para ofrecer su mercancía. Compramos dos enormes y ya en el banco aproveché para sacar dinero.

Una china se acercó para ofrecernos relojes y bolsos de marca falsos, algo que nos habían contado otros españoles que es muy típico. No los tienen en la calle, los esconden en la parte trasera de los locales y una vez picas el anzuelo, te llevan al sitio en donde te lo enseñan todo sin que la policía “teóricamente” lo sepa. Eso no se lo cree nadie. Los polis cobran pasta por hacerse los locos. No solo ahí, sucede por todos lados. En la zona del Rockefeller Center habíamos visto tres días antes a un hombre vendiendo chorradas en la calle y un policía al que le estábamos preguntando la dirección más cercana para tomar el metro estiró la mano y el vendedor le plantó en ella un fajo de billetes mientras nosotros alucinábamos en colores y el poli ni se inmutaba y seguía con su explicación.

La china era muy persistente y logró colocar un Rolex falso. Los trajo un chiquillo que salió de un restaurante, enseñó la mercancía, hizo la transacción y corrió de vuelta al restaurante mientras dos policías debían andar cegados por las nubes y no veían nada. Yo hacía fotos por la zona y trataba de recuperar el olfato, severamente torturado por los fuertes aromas que hay en el lugar. Entramos a comer en uno de los restaurantes y lo primero que noté fue el brutal descenso de temperatura. Mira que a los americanos les fascina el estar rodeados de aparatos de aire acondicionado que los mantienen a temperaturas extremas, pero aquello ya era demasiado. Les pedí que apagaran el ventilador que teníamos encima de nuestra mesa pero no sirvió de mucho. Salí de aquel lugar con un resfriado que me duró hasta la vuelta a los Países Bajos. Tras la comida, la china nos esperaba en la puerta para llevar a mi madre a mirar bolsos falsos de marca. Le colocaron también unas gafas y la mujer salió de allí tan contenta, con su mercancía oculta en una bolsa gris, aunque lo más curioso es que todos los turistas que iban por la calle tenían esas bolsas así que queda meridianamente claro que todo el mundo compra cosas falsificadas por allí.

La tarde la pasamos de compras, divididos en dos grupos distintos y para cenar compramos comida y nos la comimos en el aparhotel.

El relato continúa en Bryant Park es un lugar muy especial