¿Llevo tres o cuatro?

Mientras otros sufren y padecen con la cantidad de kilos que se llevaran en las vacaciones, yo tiro para el otro lado y sabiendo que voy a estar tres semanas buceando, mis necesidades de ropa son muy pero que muy pero que muy limitadas. Ya estoy agrupando las cosas que me llevaré y el dilema está en saber si cojo tres o cuatro mudas de camisetas. Con la puesta y dos más yo creo que voy listo pero me queda la duda de si debería añadir una cuarta. Todas las camisas que llevo son de las especiales para sudar como cochino, sin algodón y que se secan en milisegundos después de lavadas. Por supuesto, en el tema de los gallumbos, si seguimos la mundialmente conocida regla del cuatro, iría sobradísimo con unos gallumbos, que te puedes poner un día del derecho, otro del revés, el tercero del derecho, el cuarto del revés y después necesitas lavarlos para repetir la jugada. Sí, el cuarto día los gallumbos están tiesos como mojamas y hasta caminan solos pero te ahorras unos cientos de gramos de peso. Me voy a llevar las cholas Moisés, las sandalias y un par de cutre-calcetines que me dieron en una aerolínea hace unos años para el avión y el resto del tiempo con los gallumbos al sol. El pantalón es de los que se le pueden quitar las patas y convertirlo en uno corto y con uno voy más que listo, viviré con el bañador pegado a la piel y llevo una toballa, aunque incluso he considerado dejarla atrás, pero en viajes anteriores siempre me ha sido útil. Para el avión tengo una especie de polar ligero que compré en cierta tienda deportiva de nombre similar a prueba de atletismo y que me serviría para aeropuertos y aviones en los que se les va la mano con el aire acondicionado y así de frugal puedo vivir durante tres semanas en las que la temperatura siempre estará por encima de los veinticinco grados. El resto de las cosas que llevo es mayormente para el buceo, con la cámara xiaoyi 4k, el palo-selfie para debajo del agua al que está agarrado el foco, la máscara, los guantes, el ordenador de buceo, el diario para apuntar las inmersiones y después el resto del espacio se lo llevarán la cámara grande con su objetivo 24-70mm, el iPad, el adaptador de enchufes, el cargador triple, los cables, la bolsa a prueba de inmersión en el agua y champús, pasta de dientes, cepillo, hijo seda dental y similares. Tengo que ponerme y pesarlo todo pero espero quedarme por debajo de los siete kilos del año pasado, el objetivo es viajar con seis kilos o menos. Una vez allí, todos se hartarán de verme siempre con la misma camiseta mientras las pavas usan dos o tres mudas de ropa diaria para que las veamos siempre con algo distinto y para poder llenar su Istagrame de fotos fastuosas.

Este año creo que no tendré Internet durante la primera semana e incluso si la tengo, creo que pasaré del correo con la foto diaria. Si hay conexión a la red el mejor blog sin premios en castellano se actualizará y si no la hay, pues habrá días en los que lo único que saldrá por aquí será la foto de la mañana y durante los fines de semana, las anotaciones clásicas de cine. Estamos a diez días de mi partida y ya todo se mueve a velocidad de vértigo.

9 respuesta a “¿Llevo tres o cuatro?”

  1. Con lo barata que es la ropa por esos lares te podrias permitir el lujo de usar y medio tirar, y así no te caminarían solos los interiores con riesgo incluso de quie pilles la lepra en el pito… 🙂
    Salud

  2. Genín, voy a estar en un lugar recóndito, dejado de la mano de los dioses, sin tiendas, bares o nada por el estilo. Es básicamente como ir a un monasterio de clausura pero buceando

  3. Genín, tengo un iPad con 128 Gigas. Me llevo tal cantidad de episodios de mis series favoritas que por mi, el resto de la humanidad se puede pudrir en el infierno truscolán. También es cierto que entre los buceadores siempre hay gente chula y acabo haciendo falsos amiguitos que te duran lo que el buceo y te lo pasas bien durante esos días. Y algunos hasta te duran más, como los chinos del istagrame con los que todavía tengo contacto frecuente.

    Virtuditas, Oh No Matopeya es lo que se dice cuando una culocochista enganchada a su CaraCuloLibro te enviste EMBISTE con su máquina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.