Lo que costó

Creo que soy uno de los pocos seres humanos no normales del universo conocido que tiene una hoja de cálculo en la que ha apuntado todo el cine que ha visto desde el año 2007, con fechas, cines, puntuaciones e incluso el enlace a la anotación correspondiente en el jamás laureado Mejor blog sin premios en castellano y por eso, podría hasta decir económicamente lo que me ha costado llegar hasta ayer en el tema del que voy a hablar. Sin embargo, nos centraremos en la parte cinematográfica del mismo, de este viaje que comenzó en el año 2008 y del que yo me he quejado en tantas ocasiones. Si alguien me dice que iría a ver tantas películas de hombres con lycras, no me lo creo, sobre todo porque la historia comenzó con la más bien modosita Iron Man, con el tipo vestido de metal en vez con el leotardo. Le dí un 6/10. De ahí saltamos a The Incredible Hulk – El increíble Hulk con la que fuimos legión los que pensamos que fue aburrida y gracias a eso no hubo más partes. A esa le di un 5/10. La tercera parada en esta procesión tan larga fue para ver Iron Man 2, película a la que puntué con un 1/10 y que me pareció una soberana mierda. La cuarta parada fue para ver Thor, para mi, mi favorito entre todos los super-hiper-mega héroes porque es el que ha tenido un viaje más interesante, yendo de pollaboba a pollardón y por el camino, recibiendo dos capas de barniz de cachondeo de lo mejorcito. En su primera película se ganó un 8/10. Siguieron introduciendo a los protagonistas de la saga y le llegó el turno, allá por el año 2011 a Capitán América: El primer vengador – Captain America: The First Avenger, que tampoco me convenció mucho y se tuvo que conformar con un 3/10, con lo que pese a los millones y billones que han recaudado, para mi hasta este punto no es una saga nada especial. Con casi todos ya en la foto, llegó en el 2012 Los Vengadores – The Avengers, la que fue la primera gran gala universal de la lycra y yo seguí siendo un crítico muy duro y la dejé en un 5/10.

Entramos en el segundo ciclo de la saga con Iron Man 3, que sirve para confirmar que en lo que a mi respecta, el tipo ese es un chulanga barriobajero y le di un 3/10, con lo que la media de esas tres películas es de un tres y pico, si sumamos 6, 1 y 3. Regresamo con Thor: El mundo oscuro – Thor: The Dark World a mi mega-héroe favorito y le di un 8/10, quizás por la química con su hermano, esa relación tan terrible y a la vez tan fabulosa. Le pasó el testigo, allá por el año 2014 a Capitán América: El soldado de invierno – Captain America: The Winter Soldier, que venía de una primera película patética y que con esta remontó y le acabé dando un 8/10. Pensábamos que teníamos ya a todas las divas de esta opereta cinematográfica y no fue así, ya que en ese 2014 conocimos a los Guardianes de la galaxia – Guardians of the Galaxy, que llegaron con cachondeo y se ganaron un 8/10. El segundo ciclo acabó con Vengadores: La era de Ultrón – Avengers: Age of Ultron, otro ejercicio de mediocridad y postureo con lycras al que le di un 4/10.

La tercera fase ha sido la más larga, larguísima y con una peña nueva que ha aparecido de donde ni se sabe, ya que de muchos de esos mini-héroes ni había oído hablar en mi vida, como Ant-Man, un perfecto desconocido para mi que tampoco me transformó en su seguidor y se quedó con un 5/10. El Capitán América completó su trilogía con Capitán América: Civil War – Captain America: Civil War y perdió lo que ganó en la segunda y se conformó con un 5/10, con lo que su trilogía sumó 3, 8 y 5 y se queda un poco por encima del cinquillo. Conocimos al desconocido Doctor Extraño – Doctor Strange, una especie de puretón obsesionado con los bailes y las ropas de Locomía y que se quedó con un 7/10 en su estreno. En el 2017 llegó Guardianes de la galaxia Vol. 2 – Guardians of the Galaxy Vol. 2 y fue la primera vez que una de estas películas de alto presupuesto y exceso de efectos especiales llegó al 9/10, con lo que no se puede decir que hasta este punto haya sido muy generoso con la épica esta nacida de los cómics. Llegó un nuevo super-héroe que en realidad ya conocíamos pero que cambiaron y refrescaron, Spider-Man: Homecoming y con el tono ligero e insubstancial consiguió un 8/10. Seguimos en ascenso con Thor: Ragnarok, para mi la mejor de la trilogía del mamporrero con melena y a la que le di un 9/10, lo que hace que Thor sea el vengador con la nota más alta, ya que con 8, 8 y 9 está en un notable tirando hacia arriba. Por supuesto lo bueno nunca dura y el año pasado entró en nuestras vidas el bodrio de Black Panther, con negros vestidos con lycras, más racistas que los podemitas con los otros negros y levantando muros en África para que no se les cuele la chusma y la gentuza de los inmigrantes ilegales y la película consiguió un 3/10. Después jugaron al despiste y en lugar de acabarlo todo, optaron por estirar el chicle hasta el infinito y así tuvimos Vengadores: Infinity War – Avengers: Infinity War, la primera parte del final y que para mi fue más bien mediocre, con un 4/10. Tras esto continuó la decadencia con la estúpida Ant-Man y la Avispa – Ant-Man and The Wasp a la que le di un 4/10 y me pregunto por qué el traductor del título al español traduce el nombre de la pava, pero deja el del pavo en inglés. Ya este año y hace algo más de un mes surgió de la nada un nuevo héroe, una chama, Capitana Marvel – Captain Marvel y pese al refrán de las tetas y las carretas, se tuvo que conformar con un 6/10. La suya fue la película número veintiuno y la penúltima, ya que esto es lo que nos costó llegar hasta este día, o más bien hasta ayer, que fui a ver la última, el cierre del tercer ciclo y de la que hablaré mañana. La media entre todas las películas resulta en un cinquillo.

Una respuesta a “Lo que costó”

  1. Bueno, yo creo que aquí la media no es aplicable, pero tienes mucho merito por tragarte demasiados culebrones… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.