Locas de alegría – La Pazza Gioia

Una película italiana en la cartelera en Holanda para mí es como el Primer Mandamiento, algo que tengo que ir obligatoria e inmediatamente a ver o me pasaré mil millones de años de purgatorio entre truscoluña, que no es nación y el paraíso de los joputas-terroristas-musulmanes de mielda, ese en el que las pavas solo enseñan los ojos porque se cubren con el trapo de limpiar el suelo y en el que cuando las destapas descubres que son machotes con un rabo como un bate de beisbol y seguro que te dejan el orto como un posavasos de grande. Por eso, para no sufrir semejante castigo, fui a ver La pazza gioia película que no tiene fecha de estreno en España pero sí que saben que la quieren titular Locas de alegría.

Dos julays están locas de atar y así les va

Dos pavas que están en un manicomio, aunque hoy en día ya no los llaman así, pero vamos, el concepto es el mismo, chiflados encerrados en un recinto para que no hagan de las suyas, se escapan y organizan una especie de viaje iniciático en el que se harán amigas y descubrirán que quizás el mundo está peor que ellas. Una es ricachona que no veas y la otra es una prima hermana del Güaca, con los tatuajes y todo, que vamos, tiene una mala pinta de que te cagas. En su errático viaje, visitarán al hijo de la kinki y al marido de la otra y aprenderán un montón de cosas del mundo.

Lo primero que notas en esta película es el tempo de los diálogos. Las dos locas hablan, un montón y en el caso de una de ellas, habla rapidísimo y te bombardea con información sin pausa. La película comienza como comedia, mostrando el mundo de las dos mujeres y las boberías que se les ocurren, después se va transformando en una road movie con las dos en la carretera viviendo aventuras absurdas con las que te ríes un montón y en la tercera parte va tornando hacia el drama cuando conocemos las dos historias de ambas y visitamos sus mundos, en el caso de una su familia, que más o menos le tienen pánico y en el de la otra, a la familia que ha adoptado a su hijo y vemos como se acerca a él y conecta con el chiquillo. La película es preciosa, tanto la parte cómica como la dramática están muy bien llevadas y el único pero es que hay muchas escenas que estiraron demasiado y en ciertos casos, lo breve es mejor. No es cine convencional, pese a los excesos en los diálogos y a la manera en la que el director nos lleva, te vas dando cuenta que pese a que están locas de atar, su mundo es también hermoso y merece el mismo respeto que el nuestro.

Puedo ver a los miembros del Clan de los Orcos suicidándose colectivamente si los obligan a ver esta película. Es el tipo de cine que fascina y encanta a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Una respuesta a “Locas de alegría – La Pazza Gioia”

Comentarios cerrados.