Los colores de mi vida

Los colores de mi vida

Los colores de mi vida, originally uploaded by sulaco_rm.

Hay días que me siento azul y en otros quiero ser verde como la hierba del jardín. Hay tardes que me gusta tener un sol blanco y brillante iluminándome y otras en las que una cálida luz pastel muy atenuada marca sombras en mi rostro. Hay veces en que un rojo sangriento ilumina mi mundo y otras en las que es un amarillo fascinante y cargado de simbología. Son los colores de mi vida, aquellos que marcan el ritmo en el que respiro, pienso, siento y quiero. Hasta hace unos meses esos colores vivían dentro de mí, no tenía forma de expresarlos pero desde que me compré mi LivingColors todo cambió. Con el pequeño mando por radiofrecuencia puedo elegir cualquiera de los dieciséis millones de colores que esta preciosa lámpara es capaz de suministrar, puedo subir la intensidad e iluminar mi salón o reducirla hasta que una pequeña enana colorida pincela suavemente el entorno. Puedo echarme una siesta rodeado de verdes amarillentos y despertarme arropado por un naranja dulzón. A veces llego a casa cansado y una sola hora con un color agradable me cambia el ánimo y me espabila y en otras ocasiones me relajo y recupero la paz. Los colores de mi vida son infinitos y aunque no los puedo capturar todos, tengo al alcance un buen puñado de ellos.

Y tú, ¿de qué color te sientes hoy?

10 opiniones en “Los colores de mi vida”

  1. el efecto de los colores mola mas de lo que se ve en la foto. es una chulada de lampara, pero aun así sigue siendo un poco “pijadita” 🙂

  2. Marta, cuando piensas en la tecnología que hay dentro, en el diseño apabullante, en la capacidad de interconectar hasta seis lámparas al mismo mando y controlar de esa forma todas ellas, no es nada cara. Aún así, como todo, irá bajando de precio y seguro que en un año hasta las marujas del Mercadona tienen dos docenas de ellas en casa.

  3. Ahora mismo me siento marrón-caca. Quiero irme a casa ya y que acabe este asco de semana en el curro.
    Por cierto, yo soy maruja de mercadona :O

  4. Virtuditas, pronto podrás comprarte una en tu supermercado marujil favorito. Por el bien de tu cutis confío y espero que no consumas los cosméticos de esa marca.

  5. I feel blue…y mira que el azul es bonito, eh! Estoy yendo con el piloto automático estos días asi que quizás sea hora de agenciarse un farolillo de esos (si me lo dejan meter en casa. Lo digo porque mi última adquisición ha sido una lámpara minimalista, muy chula, en color rojo. Lo malo es que está en la ventana de la cocina que da a la calle. Y aqui eso es un poco peligroso. Necesito holandesizarme de una vez por todas.

    Y qué pasa con los productos del Mercadona? Yo que me había hecho una fan de la cesta verde y me traigo la maleta cargada de contrabando cada vez que me acerco a España. Cuenta, cuenta.

  6. No oria, aún no, pero el Chino me ofrece a buen precios unas coreanas cabezudas que no hablan ningún idioma occidental y pelan nabos que da gusto.

    ale, en el pasado Priscila, la más grande, la reina de la Blogosfera, nos ilustraba con el tema de Mercadona cada día. Por desgracia el consumo de esos productos terminó por afectarle y dejó de escribir su bitácora.

  7. Gran pérdida si señor.

    Ay… montar un puticlú, el sueño de todo emigrante que se precie, pero la política se ha puesto en nuestra contra y están cerrando los míticos burdeles de Amsterdam. Nos estamos volviendo más descafeinados cada día por eso los avispados de la Philips inventan alternativas llenas de color. Lo siguiente en la lista serán los Coffeshop, hay que acabar con los malos humos. Uhm? Para eso estaban los prostíbulos, no?

Comentarios cerrados.