Los frescos en Kbal Spean

Los frescos en Kbal Spean

Los frescos en Kbal Spean, originally uploaded by sulaco_rm.

Llegar a Kbal Spean es toda una aventura ya que está a quince kilómetros de la zona de los templos y somos cuatro pelagatos los que nos molestamos en ir. Además, al llegar a la zona tienes que ascender por la montaña tú solo, aunque yo encontré un guía local que por dos dólares me lo indicó todo. El lugar es una serie de piscinas con frescos tallados en las rocas y se le conoce como el río de las mil Lingas. En la época en la que yo fui es la temporada seca y no había demasiada agua pero un par de meses más tarde la foto habría sido de unas cascadas y agua por un tubo recorriendo un montón de piscinas con representaciones de Shiva, Vishnu, Brama, Rama y demás amigos, aparte de animales mitológicos. Mereció la pena el esfuerzo y la aventura en solitario por la jungla, ya que hasta que encontré el guía avanzaba por el típico camino en el que te cruzas con todo tipo de insectos del tamaño de mandarinas y alguna serpiente despistada.

4 opiniones en “Los frescos en Kbal Spean”

  1. ¡Eso es lo que a mí me gusta!; meterme por sitios escondidos, salvajes e inquietantes. Lo que pasa es que pocas veces me dejan. Cuando embarco al personal, en ese tipo de aventuras, y la cosa se pone divertida…van y se echan atrás. Es una pena…porque son emociones inolvidables.

  2. ¿Has dicho quince kilómetros caminando entre mosquitos para ver estas rocas y otros quince de vuelta? Madre mía, me agoto sólo de pensarlo y no será porque no me guste caminar.

  3. Jc, fui en el tuk-tuk de Mr. Bun, en la vida haría eso caminando por la selva. El tramo andando por la selva para ver las rocas es de unos treinta minutos, a mi ritmo ligero.

Comentarios cerrados.