Los lunes la rusa

Este es el segundo lunes que hablo de lo mismo, así que ya lo podemos considerar casi como una sección fija, que durará como sección fija lo que dure, dada mi inconstancia y mi poca voluntad a la hora de respetar mis propios principios y finales. Como a muchos no les llega el entendimiento para ir hacia atrás en el blog, no habrán podido deducir que voy a desvariar nuevamente de “la más grande”, “la única”, la siempre inquietante, LaMasMo (ignorantes favor de leer La más molona, la madonna del norte y tienes un correo).

En primer lugar me gustaría dejar constancia que esta organización, Distorsiones, no tiene, ha tenido, ni tendrá ningún contacto físico con la susodicha y la mera insinuación por parte de esos llamados “amigos” ofende infinitesimalmente, pero ofende.

Tras varias conversaciones telefónicas e intercambio de correos y mensajes con esos pseudoretrasados “amigos“, desmiento rotunda e únivocamente que haya voluntad de interactuar a un nivel de proximidad molecular superior a la actual, es decir, con un espacio relleno de aire de cinco metros entre ambos y rodeados de veinte personas chapurreando neerlandés.

Es rotundamente incierto que hubiere o hubiese estado en la nueva residencia de LaMasMo, ubicada en un pequeño y coqueto bosque en Bloemendal, en el que de haber estado, que no lo estuve, nadie hubiera podido oir mis gritos, que los hay cada vez que pienso en ella.

Y ahora que ya se han oscurecido los aspectos anteriores y que hemos normalizado nuestros puntos de vista, digamos que hoy me he tenido que inventar una supuesta avería de mi ordenador para justificar la falta de respuesta al correo, ese correo terrorífico que recibí no hace mucho tiempo (los torpes pueden ver tienes un correo para refrescar su memoria). Gracias a Dios que uso MailWasher Pro como primera línea de defensa en la recepción de mi correo y he podido rebotarle (bounce back en el idioma del dueño del mundo) el susodicho, con lo que espero que crea que la dirección se la dieron equivocada. He encendido varias velas a Santa Rita, patrona de los improbables, para que interceda ante el Dios de la internet y no permita que me lleguen más correos de la interdicta.

Por si esto fuera poco, me he convertido en el recochineo de mis compañeros latinos de clase, que no pierden comba para animarla a que se siente a hablar con nosotros. Definitivamente la cruz que llevo en el pecho y que siempre he usado para repeler indeseados, ha perdido su potencia. Urge llevarla a España, la reserva espirituosa de Occidente y meterla en una pila de agua bendita bendecida por un cardenal al menos seis horas para recargarla. Esta cruz, ahora mismo, no es más que un peso en el cuello sin fuerza espiritual para repeler los ataques del maligno.

No quiero dejar pasar la oportunidad para decir que aún no le hemos hecho foto, porque no ha venido con un modelo que podamos considerar interesante. Hoy repitió chandal y creo que este web sólo se merece lo mejor, así que hasta que no traiga unas ropas más indignas no le haremos foto. Lo único a resaltar de hoy es que se le olvidó pintarse el lunar natural que circula por el lado izquierdo de su cara, lunar que por alguna caprichosa voluntad tiende a desplazarse por la misma y cambia de posición en cada clase. Al no verlo hoy le hemos preguntado por el mismo, ya que es “natural” y parece ser que se dejará ver en la clase del miércoles, porque hoy había tenido que ausentarse para hacer unas diligencias ineludibles.

Espero que os haya quedado todo meridianamente difuso.

5 opiniones en “Los lunes la rusa”

  1. Se imponen las tostadas de pan con (mucho) ajo pocos minutos antes de las clases.
    También puedes intentar “derribarla” a base de “castañazos”. Como decía el Makinavaja.. cruel, pero justisiero.

  2. Aquí lo que se impone es el rezar. La salvación solo puede venir por el camino de la oración. Y las fotos vendrán algún día …
    Un castañazo sería algo peligroso, tendría que salir corriendo de la clase y se notaría. Y además, no me veo inflandome a castañas a las 8 de la mañana. Es un poco heavy.

  3. A mi entender solo te queda una solución. Invitarla al cine, es la manera mas barata de llamar la atención, … es como llevar un cartel de “miradme” solo que la lleva tu conyuge. Como acabe la noche ya es cosa tuya, puedes utilizar la tecnica de la “zorra-danesa” que ya has leido en mi blog… lo que pasa es que si la vuelves a ver puede que te de un bocado, y por lo que he leido no sería muy agradable un bocado de la Spice Madonna… en fin… seguiremos luchando! en que ciudad de holanda estás estudiando? conozco a un xaval que esta en utrech.

  4. No estudio, bueno, salvo holandés. Trabajo en Hilversum, a 15 km. de Utrecth y 30 de Amsterdam.
    Ni de coña me quedo yo sólo con ese bicho.

Comentarios cerrados.