Los meses tranquilos ??

En verano mi empresa se medio detiene, el engranaje se apelmaza y las cosas parecen ir más despacio. Aún así, es una de las mejores épocas para trabajar porque puedes hacer aquello que te propones sin que nadie te interrumpa y porque la creatividad no anda controlada por cuatro niveles de gerentes. Esta semana re-inventaba uno de los informes que preparo mensualmente. Cuando lo publiqué por primera vez, hace casi un año, la gente no le prestó atención alguna y poco a poco ha ido ganando el interés de aquellos que lo leen y estos han comenzado a pedir pequeñas modificaciones que por supuesto yo he ido ignorando. Hoy me he dedicado a remozar el dichoso documento, envolverlo en un papel más nuevo y vistoso y añadir pequeños detalles apple, matices muy sutiles que aportan información sin recargar aquello que ven los que leen mi informe. Ya lo he comentado en varias ocasiones, la interfaz de usuario es la parte más crítica de cualquier aplicación o documento. Si el público que lee los datos que yo los suministro obtiene todo aquello que busca en un vistazo he conseguido mi objetivo. La diferencia entre mis jefes y yo es que ellos creen que más páginas es más calidad y para mí, por encima de las dos páginas ya es un fracaso, así que he tenido que cortar, limar, sofreír y revolver hasta que todo me cuadró exactamente en las dos hojas. Después me deshice del ancestral tipo de letra Times New Roman y refresqué un poco el aspecto visual con un par de colores delicados y en consonancia con los corporativos. Para cuando se lo enseñé a mi jefa la cosa ya parecía algo nuevo y totalmente innovador pese a que el sustrato era exactamente el mismo que teníamos un mes atrás solo que con nuevo vestido y más resumido. Mañana lo distribuiremos internamente y unos días más tarde lo dejaremos volar masivamente. Hace doce meses mi empresa tenía un montón de documentos distintos que daban informaciones contradictorias y que solo parecían tener en común el logotipo de la compañía y hoy en día hemos reducido tanto la información que suministramos que mi panfleto de dos páginas mensual es lo único que permitimos que salga al exterior.

Además de matar el tiempo jugando con el diseño he estado trabajando en una directiva europea que tenemos que implementar y que nos está provocando más de un dolor de cabeza. Se trata de la 2005/32/EC, algo que podríamos haber incorporado a nuestros procesos muy fácilmente si no fuera porque en la sociedad del siglo XXI las empresas no tienen fábricas y tendremos que hablar, sugerir, recomendar y finalmente obligar a todos los proveedores para que trabajen de acuerdo a una directiva tan ambigua que la misma persona no es capaz de darte dos interpretaciones similares si la lee en días consecutivos. Si a eso añades que ni los chinos ni los japoneses parecen ser capaces de leer y comprender inglés, algo que nos podría tomar una semana ya va para dos meses y tiene toda la pinta de ir para largo.

Con eso, con magdalenas y galletas de chocolate estamos pasando este verano bastante tranquilo en la oficina y en el que he tenido que usar una rebeca en el trabajo porque el aire acondicionado es tan fuerte que te pasas el día tiritando de frío.

4 opiniones en “Los meses tranquilos ??”

  1. La gente solemos confundir datos con información. Creo que fue en el ejército israelí -aunque es posible que la anécdota fuese de cualquier otro-, en los tiempos en que todos los datos, por costes de computación, se procesaban en un único centro de proceso, y luego se enviaban listados kilométricos a los diferentes centros estratégicos, un joven capitán, recién llegado al puesto de supervisión, decidió no enviar los listados de más de 100 páginas y esperar a ver quién rechistaba. Al cabo de un mes solo una persona se quejó de no haber recibido el listado. Era el responsable de empaquetarlo y almacenarlo en destino.

    Ya lo dice el dicho: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Comentarios cerrados.