Mal gusto

Mal gusto
Después de todos estos años viviendo en la parte superior de la vieja y heroica Europa aún no dejo de sorprenderme cuando me tropiezo con alguno de esos frikis que rondan por el continente. Hoy me gustaría hacer un llamamiento al levantamiento de todos los ciudadanos de esta tierra en contra de esa plaga que asola nuestra sociedad y que se puede definir escuetamente como MAL GUSTO. No cuesta mucho el salir a la calle un pelín adecentado o en su defecto en modo alternativo e insolidario. Uno aprende a combinar colores, formas y texturas de una forma natural, o eso creía yo hasta que cogí un avión el año 2000 y me planté en Holanda. Ese mismo verano se me rompían las retinas cuando me cruzaba por la calle con gente que parecía vestir mal a propósito, con colores discordantes o ropas inadecuadas para las condiciones atmosféricas.

Tuve que tragarme raciones de aceite de ricino con gente que vestía como para ir a la playa en Miami cuando en la calle había cinco grados o los que iban preparados para saltar a las pistas de Aspen con más de treinta grados en el ambiente. Dejé de sorprenderme con esos bichos raros y asumí que son un pequeño porcentaje de la sociedad y seguramente buscan llamar la atención porque sus novias no se las chupan o sus maridos no les comen el potorro como deberían. Lo dejé correr y me olvidé del asunto hasta que un día me descubrí agitando la pierna derecha frenéticamente. Todo aquel que me conoce sabrá que eso sucede cuando se activan mis modos de impaciencia o el de disgusto. En este caso el meneo se debía a mi disgusto por algo. Miro a mi alrededor y lo único que hiere mi vista hasta límites difícilmente soportables eran los calcetines blancos que llevaba un hijoputa junto con zapatos de vestir. Pero ¿por qué?, ¿qué le hemos hecho los demás para que nos haga esto?, Que lo detengan ya mismo, lo metan en chirona o lo destierren de este continente. A algunas personas se les debería prohibir el comprar calcetines blancos porque hacen un uso erróneo de los mismos. No solo se los ponen con zapatos de vestir, rompiendo la armonía del universo y posiblemente matando ángeles con su desidia y maldad, es que esos mismos además son capaces de ponerse calcetines blancos con SANDALIAS y se pasean de esa guisa por las ciudades, felices y contentos, martirizando a esos seres sensibles como un servidor que disfrutan con el canto de los pájaros (y no me refiero al hedor del chicha de la Loli), esos atardeceres rojos y con la inCultura en general.

Tenemos que tomar medidas drásticas para acabar con esta gente y tras mucho pensarlo he llegado a la conclusión que solo podremos corregir estas anomalías haciendo uso del Condicionamiento Clásico. Sé que todos nos movemos en el mismo nivel intelectual, ese que está cercano al fango y no creo que sea necesario explicar que este condicionamiento es un tipo de aprendizaje basado en la asociación entre dos estímulos. Me explico. Si cada vez que vamos por la calle y vemos a un tío con sandalias y calcetines blancos y le arreamos un pisotón, después de unas doscientas veces o cambia su tipo de vestir o termina en silla de ruedas. El hombre (o la mujer) aprenderá de una forma sencilla y fácil que eso que hace está mal. Esto se lo curraba ya hace un tiempo el amigo Pavlov con chuchos y pienso yo que si un perro es capaz de reaccionar al método, un gilipollas mal vestido también (ya sé que es mucho asumir pero tenemos que mantener la fe en la especie humana). Con los que llevan calcetines blancos y zapatos de vestir podríamos emplear la patada en los tobillos como forma alternativa de re-educación. El hecho de emplear un método que implica dolor incrementará las posibilidades de éxito. Tarde o temprano estos hijosdeputa se pondrán las sandalias sin calcetines o los zapatos con calcetines de un color apropiado. Si tenemos éxito podremos extender el radio de acción a los que se ponen náuticas con calcetines, otra blasfemia que no se perdonará a la hora de subir al cielo. Estoy totalmente convencido que todos padecemos con la visión de estas atrocidades pero nuestra buena educación y las rígidas reglas sociales nos impiden comentar con los demás estos desatinos así que aún lamentándolo me tengo que levantar y comenzar esta cruzada porque debemos hacer algo para acabar con esta plaga.

14 opiniones en “Mal gusto”

  1. Vaya y yo que pensaba que eso sólo lo hacian cuando venian a la playa de vacaciones, en plan guiri con sus chanclas, sus calcetines, coloraos como una gamba…

    que sorpresa! jajajaja

    yo tenía un compañero que llevaba los zapatos con calcetines blancos de deporte (esos de tenis) y con indirectas dejo de hacerlo…uff…

  2. No son muchos pero hay unos cuantos aquí arriba que se merecen el paredón. Odio a la gente que se pone esos calcetines de deportes blancos con los zapatos. Los odio y los odio y los odiaré por siempre jamás.

  3. A mi ciudad vienen muchos visitantes. En este tiempo, comienzan a verse europeos, generalmente ingleses, con sandalias y calcetines; pantalón corto y camisa “jagüallana” made in china. Además, huelen a sudor (parece ser que se lavan poquito) disimulado con “Old Spice”.
    Pa ahostiarlos, vaya.

  4. Jojojojo a mi no hay nada que me reviente más que un tio en chanclas (o zapatillas) enseñando los pies. Llega el verano y escucho el traquetear de unas chancletas, y me pongo enfermo…” pienso… no, no puede ser, será una tia…” giro mi cabeza y ahí esta el maromo con sus chancletas.

    No me pregunteis por que, haría falta hacerme una biopsia del cerebro para averiguarlo.

  5. Emo, yo lo de las sandalias lo acepto si vas a la playa o de paseo pero no para acudir al trabajo. Y siempre sin calcetines.

  6. Si claro para ir a la playa es normal, o en un lugar de vacaciones, pero esos que aparecen por el centro comercial, o van tranquilamente por la capital en chanclas de playa o chanclas de esas “modernas”… puajjjj.

  7. Acepto tu idea de condicionarlos con pisotones (aunque aquí en españa no se hace muy necesario, gracias a Dios).

    Lo que no me acaba de quedar claro es ¿Y cómo saben ellos que los pisotones son por culpa de los calcetines blancos?¿Cómo conseguimos que gente así sea capaz de comprender que no queremos que se cambien de corbata, por ejemplo?

  8. Pues, el condicionamiento clásico es una forma de aprendizaje que lleva en vigencia desde la creación del mundo. Si cada vez que te pones unos zapatos con calcetines blancos te arreo un pisotón y más y más gente lo hace, después de un tiempo serás capaz de deducir por tí mismo que el problema son esos horrorosos calcetines, más si tenemos en cuenta que los días que te pones calcetines oscuros la gente como que te acepta en el grupo.

  9. Que cuente que soy testigo de la aplicación de este sistema por parte de Sulaco.
    ¿Te acuerdas de como conseguiste que nuestro amigo americanoargentino del instituto dejara de rascarse las bolas en público?
    Pues igual

  10. Dios, si hablara del colega llenaba la temporada de invierno, muy a lo er Dani. Leí tu comentario en el tren y en la bici venía recordando momentos memorables con el colega, como cuando se pajeaba con Juanmi o el puticlub del padre y la fiesta que hizo allí o los dos moteles-picaderos, la puta que el padre mantenía, la abuela cobrando a la gente por horas para follar en las habitaciones, nosotros viéndolo todo desde la azotea por los patios interiores, la hermana del susodicho (a la que visualizo como una potranca por alguna razón), el día que la madre nos pilló copiando Ginger Sex Assylum, la mejor película porno de la historia y tantas y tantas cosas. Fueron años increíbles y nosotros tuvimos la suerte de vivirlos. Me pregunto que habrá pasado con este hombre, ¿tú lo sabes?

  11. Creo que está casado y vive en el sur, pero ya me informaré bien porque voy a reformarle la casa a la prima de su señora.

  12. Dios, deberíamos organizar un encuentro de esos de diez años más tarde en el que contamos nuestras historias de éxitos y nos reímos de los que fracasaron y así de paso me hago dos semanas de contenidos para la bitácora. Mira a ver si podemos montar algo para navidades con el argentino, con tu amiga de Madrid, con el profe de la Uni, el del chiringuito de la playa de las Canteras, con EME, el peludo (sin la zorra de su hermana) y los que íbamos siempre a jugar al futbolín. Si lográramos también a el Boyero me hago todo el mes de Enero hablando del tema, que ese chiquillo era la BOMMMMMMMBBBBAAAA.

  13. El plan era hacerlo en la boda, pero no se yo, porque le puse un mensaje a TU AMIGO el que se va a casar y no ha resollado.

  14. No creo que al bodorrio este invitado el argentino y mucho menos el boyero. Yo diria que navidades es mejor epoca. ademas asi me cogen mania para el bodorrio

Comentarios cerrados.