Malditos vecinos – Neighbors

Malditos vecinos - NeighborsNo sé que carajo ha pasado este año pero en el cajón de las comedias la cosa va muy mal tirando a peor y las pocas que he ido a ver al cine me han decepcionado. Por eso, cuando vi que estrenaban una, que me encantaba el trailer y que solo duraba unos ochenta minutos, me temí todo lo peor … siempre, como en los tiempos en los que por ésta la mejor bitácora sin premios en castellano comentaba el Marico Hechicero de Ginebra y entré al cine preparado para sufrir. Quizás por esa completa falta de expectativas, el resultado fue mucho mejor de lo esperado. La película de la que quiero hablar se titula Neighbors, aunque en Holanda el título ha sido el de Bad Neighbors y en España también se ha estrenado esta semana con el de Malditos vecinos, que al menos incluye la palabra vecinos, aunque se habría agradecido una pequeña coletilla como truscoluña no es nación por aquello de recordar a esas alimañas miserables lo mucho que las despreciamos.

Una pareja de julays con bestezuela recién parida ven su mundo alterado cuando sus nuevos vecinos son la comparsa de las Ka-Ka-Canarias

Una pareja joven ha comprado su keli, han tenido a su primera hija y básicamente se preparan para su ansiada vida de clase media, sin un duro, trabajando como mulos y viviendo la ilusión de la felicidad. Todo esto se rompe en pedazos cuando en la casa de al lado entra a vivir una fraternidad universitaria, una tropa de chavales desbaratados hormonalmente y que el concepto de no hacer ruido no lo terminan de captar. Entre la fraternidad y la pareja comenzará una guerra sin cuartel que solo puede acabar con uno de los bandos marchándose del barrio.

Me reí. Un montón. Incluso con los golpes que había visto en el trailer ya que en la película están muy bien ubicados y pese a conocerlos, no te los estropea. Es humor zafio y tremendamente vulgar, de ese que te arranca las carcajadas malvadas. Hay un montón de química entre Rose Byrne, Seth Rogen y Zac Efron, el trío que está fundamentalmente en guerra. El que me puso los pelos como escarpias fue Dave Franco, chamo del que desconocía su existencia y que es un puto clon de James Franco, está clarísimo que a la madre la chingó el mismo chamo las dos veces con la misma lefa porque parecen gemelos de distinta edad.

La película tiene unas dosis masivas de burradas, referencias sexuales a tutiplen, maldad absoluta y relativa y cosas que no te crees ni jarto de colonia del merkamamona como lo de los Airbags, pero que igualmente te ríes. Se trataba de hacer una comedia y se dedicaron a ello. Nos ahorran los flashbacks, el tratar de contarnos la historia de todos los personajes habidos y por haber y endiñarnos minutos superfluos para que entendamos por qué son así. Aquí van directos a cortar la carne y por eso la historia funciona tan bien.

Esto es absolutamente cine para los miembros del Clan de los Orcos, que no se reirán en el cine, aullarán y gritarán como niñas reposeidas por demonios mongólicos. Por esa misma razón, queda terminantemente prohibida para sub-intelectuales de GafaPasta. Para el resto, ¿quieres una comedia golfa y directa? Vete a verla.

2 respuesta a “Malditos vecinos – Neighbors”

Comentarios cerrados.