Melonus Patronas

No sé si quedó bien claro en la crítica de Harry Potter y el prisionero de Azkabán, pero la sensación de la película es la chavelización de Hermione . En la primera película era una niña horrorosa y gilipollas que no merecía ni un mal pensamiento, en la segunda le salieron dos mandarinas pero aún seguía verde, pero es que en ésta está que se sale. Ya es mujer. Las mandarinas son ahora dos meloncitos prometedores y la chavala lo sabe. Se pega la película rozándose con todos. Se roza con Harry, con Ron, al que además sonroja y toquetea, se roza con las paredes de la escuela, con los cuadros animados, con el pollaboba de Malfoy, con los profesores y hasta con la pata de la cama. Parece una gata en celo. No sé como lo van a hacer, pero esta no llega virgen a la séptima película. Hasta el quinto libro sabemos que no ha mojado, pero si evoluciona como debe, en la cuarta película se monta un gang-bang con el equipo de Quidditch de Grifindor, por ejemplo. A mi me recuerda a la Jenny de Dawson’s Creek, que macho que veía, macho que quería. En fin, tendremos que esperar año y medio para saber si la Hermione tiene la misma casta …

2 opiniones en “Melonus Patronas”

  1. como toda niña de mas de 13 años pongo la mano en el fuego que ya ha intentado ver que es lo mas grande que se puede meter sin que el dolor sea mayor que el placer

    yo por mi parte quisiera ayudarle a adentrarse en el fangoso e irremediablemente decadente mundo de la perversion sexual

    que dios la conserve

  2. Hay querido Frodo, la semana que viene vamos juntos al cine y nos sentamos en primera fila para ver ese pedazo de hembra en todo su esplendor …. 🙂

Comentarios cerrados.