Memorias de un zombie adolescente – Warm Bodies

Memorias de un zombie adolescente - Warm BodiesAdemás de ir un montón al cine, yo soy una máquina en lo referente a la lectura, o más bien a escuchar como otros leen los libros en ese formato maravilloso que es el de los audiolibros. En una buena semana pueden caer tres o cuatro libros y cada dos o tres paro para descansar y asimilar lo leído y me pongo a escuchar Podcasts. Aparte de la ciencia ficción, lo mío son los libros de vampiros. Los devoro todos, ya sean los sanguinarios que no soportan la luz del sol como los metrosexuales actuales que le hacen ascos a un buen cuello. He perdido la cuenta pero tengo claro que debo ser una de las grandes autoridades mundiales en el tema después de haber leído cientos de libros sobre vampiros (ni yo me creía que el género sea tan popular). En los últimos tiempos he notado una cierta corriente hacia los zombies, otras criaturas extraordinarias y parece que comienzan a aflorar libros a porrillo y como mis ganas de leer no se aminoran, también he estado leyendo estos libros. Así fue como llegué a una historia escrita por Isaac Marion y que viene a darle un vueltazo tremendo al tema. Esa historia la han llevado al cine y se ha estrenado como Warm Bodies, que en España se estrenó la semana pasada con el rimbombante título de Memorias de un zombie adolescente, el cual no tiene una sola palabra en común con el título original.

Un julay que la diñó hace tiempo y regresó del túnel con luz al final se topa con una julay de barriada pija y al momento se le pone morcillona y le quiere hacer pupita sexual

Un chaval que no recuerda su nombre vaga por un aeropuerto sin hacer realmente mucho. Está muerto, es un zombie, pero de alguna manera, puede pensar y sentir. En una expedición de cacería de personas vivas para comer se tropieza con una chica y se enamora de ella, o al menos siente una fuerza tremenda que lo obliga a protegerla. Ese cambio en su vida despertará emociones que habían desaparecido y poco a poco volverá a ser más humano. Mientras ambos sienten la llamada de ese extraño amor, una reacción en cadena comienza a afectar a los otros zombies y todos empiezan a recuperarse.

Comedia, romance y terror, todo en el mismo paquete. Bueno, lo del terror es de cachondeo porque no hay momentos en los que pases miedo. Lo que sí abunda es el romance empalagoso al estilo de la Saga Crepúsculo y los momentos cómicos protagonizados por los zombies. La historia es fascinante y al mismo tiempo difícil de creer y si te paras a pensar un poco, te desconectas inmediatamente. La introducción al universo de los zombies, en un aeropuerto abandonado, es absolutamente fascinante. El mundo de los humanos, reducidos a una vida bajo un enorme muro y subsistiendo, no parece demasiado interesante y por suerte esa parte es la que menos dura. La manera en la que los dos jóvenes se enamoran es muy tierna y en la película se basa sobre todo en la música, con canciones y más canciones que hacen una banda sonora muy buena. Si resulta increíble que el chaval se comience a curar por amor, resulta aún más increíble que el resto de zombies se contagien por magia potagia o algo parecido. Pese a todo, es cine de entretenimiento y la licencia cubre ese tremendo agujero en la trama. Si no fuera porque he visto a Nicholas Hoult actuar en otras películas, diría que es un cacho de carne con ojos que está a la altura o incluso supera a Matt Damon en su incapacidad para mover un músculo, pero no es así, el chaval sabe actuar. A su lado tenemos a Teresa Palmer, una chama que está como para mojar pan con miel y que pese a tener veintipico años, sigue aparentando menos de dieciocho. De entre los secundarios, Analeigh Tipton consigue robar las escenas en las que aparece con su espontaneidad.

Esto es entretenimiento puro y duro con una historia de amor tierna e imposible. No es el tipo de cine al que va el Clan de los Orcos al completo pero sí al que van cada uno de los miembros por separado con sus hembras, sobre todo porque aspiran a empalarlas después de la peli. Si tú también tienes el síndrome de Peter Pan y te molan las pelis para adolescentes, esta es muy buena.

07/10

2 opiniones en “Memorias de un zombie adolescente – Warm Bodies”

  1. Paso dos veces! Vi el trailer en el cine y por poco vomito, no he conseguido ver entera ni una de la crepúsculo, ni lo voy a intentar, conste en acta.

Comentarios cerrados.