Mi día en la isla desierta de Guyam

El relato comenzó en Cruzando China camino de Manila

Como nadie en el complejo había planeado alguna excursión, apalabré que me llevaran a la isla de Guyam, que está a poco más de cinco minutos del complejo y me dejaran allí medio día. Por la mañana, a las siete, salía a desayunar y me tuve que sentar en la mesa de los filipinos, que ya me consideran parte del clan. Las danesas, cuando lo vieron siguieron alucinando en colores y los empleados del complejo, ahora que han visto que no soy como ellas, me tratan como a un príncipe. Tenía el iPad conmigo y les estuve enseñando las fotos que he ido cogiendo de la cámara y poniendo en el iPad. Después de desayunar me fui a la playa a bañarme con ellos mientras esperaba el barco, que vendría sobre las díez.  El resto es simple y directo. Fui hasta la isla de Guyam, puse mi toballa por allí, la cámara, la botella de agua  y el teléfono a la sombra y lo primero fue una ronda de fotografía alrededor del islote, después una de vídeos desde el agua y después me centré en la rutina de tomar el sol, bañarme y volver a comenzar. De rato en rato llegaba un barco con algunos turistas, se bajaban, hacían fotos, se bañaban y en un cuarto de hora o media hora como mucho se iban. Había momentos en los que el guardián del islote y yo estábamos completamente solos allí. Fueron cuatro horas para relajarme, tomar un montón de sol y bañarme. Sobre las dos y media me vinieron a recoger y regresé a Siargao. Me di una vuelta andando por la playa para hacer fotos y un par de cientos de metros pasado el Resort, me encontré con un cementerio que dan directamente a la playa, con palmeras, arena de playa y un montón de tumbas, la mayoría de cemento y algunas simplemente como si hubieran enterrado al muerto en la arena y en esas, había una pila de arena adicional sobre el muerto que no sé si la ponen por seguridad o es que el ataúd va subiendo a la superficie. Regresé al complejo, me fui a la piscina a seguir bañándome y tomando el sol y al rato aparecen los filipinos y todos vienen a saludarme y me invitan a postre, ya que acababan de hacer su segundo y último almuerzo antes de la primera merienda. Me comí una especie de ensaimada muy rica y cuando les dije lo del cementerio, resultó que al lado, en una choza, vive uno de los surferos más famosos filipinos y que casualmente lo conocen y querían ir a verlo así que fui con ellos pero el chamo no estaba y realmente, su choza linda con las tumbas. 

Por la noche me fui a un restaurante español que hay en General Luna y tras cenar arreglé cuentas con los del complejo, ya que a la mañana siguiente salía bien temprano para regresar a Manila 

El relato continua en Regresando a Manila

3 opiniones en “Mi día en la isla desierta de Guyam”

  1. Hola!. Muy interesante tu blog.

    Me gustaría hacerte una pregunta, dado que necesito ayuda sobre como llegar a Siargao.

    ¿Existen vuelos directos desde Manila?. He visto que todos hacen escala en Cebú. Y en ese caso, ¿que línea aérea sería la mejor para llegar?.

    Gracias!!

  2. Solo hay dos vuelos al día de Cebu Pacific y van siempre desde Cebu con lo que para ir a Siargao directamente, hay que pasar por Cebu. Si vas a Surigao y después coges el barco (2,5 a 3,5 horas), hay al menos un vuelo directo desde Manila con Philippines Airlines y varios con Cebu Pacific pero creo que pasan por Cebu. No hay barcos todo el día, creo que hasta la 1 de la tarde o así con lo que o llegas en el avión temprano para poder coger el barco o tienes que esperar en Surigao hasta el día siguiente.

Comentarios cerrados.