Mi maquinilla de afeitar clásica

Maquinilla de afeitar clásica

Maquinilla de afeitar clásica, originally uploaded by sulaco_rm.

Prácticamente desde que comencé a afeitarme, migré hacia las maquinas eléctricas. Fue por pura supervivencia. Al principio yo usaba la Gillette GII pero es que aquello era una máquina de asesinar y resultaba extraordinario el día en el que no acababa con las dos cuchillas marcadas en la cara creando dos perfectas líneas paralelas y una cantidad significativa de sangre corriéndome por el rostro. No sé quien las diseñó pero debía ser alguien que sin conocerme me odiaba. A lo largo de los años fui pasando por diferentes modelos de máquinas de afeitar eléctricas de Philips y la innovación más grande fue cuando las hicieron para poder usar mientras te duchas. El afeitado de esta manera era más cómodo ya que combinaba dos actividades pero resultaba interminable y al final no ahorraba nada de tiempo y además me irritaba la piel de la cara cuando no me afeitaba en un par de días, algo que sucede con muchísima frecuencia ya que soy un descuidado. Para colmo de males, la puta máquina se quedaba siempre sin batería a medio afeitado y resultaba patético llegar a la oficina con media cara afeitada y toda la empresa recochineándose de mí. De alguna de esas máquinas hasta hay alguna historia en la bitácora, como Posesión Invernal, la cual obviamente todos nos la hemos leído, por nuestra dedicación al conocimiento de mi vida y milagros.

Aunque comencé el año usando mi maquina eléctrica habitual, una espectacular Philips de gama altísima que por tener tiene hasta crema Nivea en su interior y te echa unos chorros en la cara como si te estuviera lefando sobre la misma un enano, al viajar a Asia pasé a una Gillette Mach 3 por aquello de ahorrarme el peso de la maquina y de su cargador, ya que lo de que dura un par de semanas es uno de los mejores cuentos que he oído. Al regresar de Asia seguí usando la maquinilla, con la misma hoja y así fue durante todo el verano, aunque ya por esa época estaba mirando para comprarme una navaja de afeitar ya que me atraía el tema. Leyendo en foros y demás un día llegué a las maquinillas de afeitar clásicas, que en inglés llaman safety razor y lo que leí me gustó mucho. Encontré un montón de información y consejos de todo tipo y hasta vídeos en el llutuve en los que un julay se afeitaba mientras se grababa para que los torpes como yo aprendan. Ahora que lo pienso, en el cine siempre nos venden la imagen esa de que aprendemos de nuestros ancestros y muchas de estas cosas las sacamos de nuestros padres pero no es así, ni mi padre me enseñó a afeitarme ni estaba detrás de mí la primera vez que mojé el churro para corregirme el estilo. Regresando al tema, decidí darle una oportunidad a las maquinillas de afeitar clásicas y en la tienda de Amazon encontré una por catorce leuros con gastos de envío que incluía cien hojas de afeitar. La pedí, me llegó a los pocos días y antes de acribillarme la cara, miré los vídeos varias veces para aprender, leí un montón y finalmente me lancé a afeitarme. Por alguna razón o por culpa de la publicidad yo pensaba que sería algo terrible pero resultó que es muy fácil, placentero y el resultado es espectacularmente mejor que con las máquinas de cartucho. No me corté y sorprendentemente la actividad se convirtió en algo para disfrutar, un ratito cada dos días para realizar una tarea mecánica que al mismo tiempo es fascinante. Llevo doce hojas de afeitar y como las cambio una vez a la semana, deben ser unos tres meses y pico y todavía sigo disfrutando con el afeitado con este tipo de maquinilla. Leyendo aprendí que el afeitado es mucho más cerrado y puedo confirmar y confirmo que este tipo de maquinillas irrita mucho menos que las de cartucho con un millón de hojas. El sistema es abismalmente más barato que el otro ya que si ponemos que tengo maquinilla y hojas para dos años y he pagado catorce leuros, me sale a catorce céntimos a la semana. Además, como decía un julay en uno de los vídeos, soy más ecológico ya que la cuchilla es de metal y es más fácil de reciclar y no hay plásticos de ningún tipo relacionado con el producto.

No creo que me pase a las navajas ya que la maquinilla clásica es definitivamente lo mío y si la hubiera descubierto cuando comencé a afeitarme, la habría estado usando desde siempre. Si tenemos en cuenta que el invento lo popularizó Gillette a comienzos del siglo XX (equis-equis) y ellos mismos lo trataron de matar con las maquinas de cartucho, es algo irónico como la tecnología vieja, nos digan lo que nos digan, es muchísimo mejor que la nueva. Ahora solo me queda comprarme una maquinilla decente y seguir usándola el resto de mi vida ya que estos aparatos no se estropean ni envejecen y hay hasta un mercado floreciente de segunda mano con maquinillas que fueron usadas por soldados en ambas guerras mundiales y la gente paga un montón de guita por esos objetos ….

9 opiniones en “Mi maquinilla de afeitar clásica”

  1. Yo estoy en una batalla parecida. Tengo una Braun eléctrica con cabezal normal y una Philishave con cabezales redondos que no me gustan nada, me irritan la cara y lo peor, no sé qué le harán a los pelos que luego se clavan en la piel al salir y joden que no veas. Las maquinillas de cartucho no me acaban de convencer porque me lleno de cortes, con lo torpe que soy no me acerco al cuello una navaja barbera ni de coña y el modelo de la foto me da algo de miedo… casi estoy por dejarme barba… 🙂 Las que había visto como ya tuya son un poquito diferentes, en vez de desarmar el cabezal para poner la cuchilla se abren girando el mango, puedes verlo aquí (eso sí, bastante más de esos 14 euros).

  2. Yo llevo toda la vida afeitándome con Filis, bueno, para ser exactos empecé con una clásica con el jabón y tal, pero por lo visto tengo un cutis mu fisno, según dijo el dermátologo al que me llevaron porque tenia la cara hecha un cristo, me prohibió todo lo que no fuera una eléctrica, probé primero una Remington, pero enseguida me pasé a la Filis, la de gama mas baja y he ido todos estos milenios sin problemas, ahora es una vaina desde que las cuchillas están hechas en China, ya no es lo mismo y por mas que busco no encuentro las hechas en tu pueblo o en otro sitio que no sea amarillo…
    Salud

  3. Sulaco, dejé un comentario aquí pero al meterle un enlace a una página creo que lo ha mandado a la basura directamente …

  4. Jc, lo de los pelos que en lugar de salir avanzan en horizontal y te hacen un destrozo me pasaba a mí todo el tiempo y con la Mach 3 también me pasaba (aunque no tan frecuentemente). Con esta, en cuatro meses solo ha habido un suceso de ese tipo y fue bastante ligero.

    Mi máquina se abre girando el mango exactamente igual que la que enlazas.

    Genín, Filis ya no es lo que era.

  5. Sulaco, es cierto, ya no es lo que era, ahora duran mucho menos y cortan peor, deben de ser los materiales que son peores, pero el sistema rotativo me sigue yendo bien, las de peine me irritan.
    Salud

  6. Obviamente yo no entiendo nada de maquinillas, pero quiero dejar constancia de que la brocha esa es lo que usa mi padre para afeitarse, y no es por nada, pero todo el glamour (y el morbazo que nos da a las mujeres) se escapa cual pajarillo en cuanto entras al baño y ves que tu macho ibérico se pasa una brocha igualita que la de tu padre por la cara…. no se puede usar un gel o algún tipo de jabón que no requiera la brocha tiñosa esa??

  7. El gel es una mariconada. Con la brocha y el jabón creas la espuma masajeando la cara. Es todo un ejercicio de auto-gozo. Si has visto la película Skyfall recordarás un momento en el que 007 está dedicado al tema cuando aparece una chama y a la jodía se le pusieron los pezones duros como pitorros de flotadores según vio al colega con la espuma.

  8. sulaco, tú lo has dicho, con la espuma!! no con la brocha!!!! (y eso nos pasa a casi todas)

  9. Virtuditas y lo mejor es que esas brochas están hechas de pelos de animales y duran toda la vida, así que dentro de un siglo la seguiré usando con alegría. El pomo y el metal estarán roñosos.

Comentarios cerrados.