Minas en el Museo de la Guerra en Siem Reap

Aparte del drama de la guerra, en Camboya se plantaron millones de minas, tanto personales como de las que se tenían que cargar tanques. El conflicto acabó pero las minas siguieron ahí, esperando a su víctima. Por eso es un país en el que continuamente ves gente con miembros amputados y en todos lados te cuentan historias estremecedoras. En el museo de la guerra te enseñaban también las minas, plantadas en el suelo (y espero que desactivadas) para que veas lo fácil que resulta. Las cubres con algo de vegetación, las dejas allí y el daño ya está hecho. En muchas ocasiones, los que disparan las minas son niños jugando alrededor de sus casas, ya que aún quedan zonas amplias en el país que no se han limpiado (y estamos hablando de hoy en día …). En un lugar en Kampot que visité y que veremos en unas semanas, para llegar a la cueva que quería ver tenías que andar por un camino muy bien marcado y lleno de carteles que te pedía y te rogaba que no te salgas del mismo porque era una zona minada.

2 respuesta a “Minas en el Museo de la Guerra en Siem Reap”

Comentarios cerrados.