Monumento aos Descobrimentos desde la rosa de los vientos

Estaba cantadísimo que si ayer veíamos la Rosa de los vientos junto al Monumento aos Descobrimentos hoy nos bajábamos hasta allí para mirar hacia el otro lado. Pese a que tengo la impresión de que se me cambó el horizonte, esta foto me encanta, con esa combinación perfecta de nubes y cielo azul, la rosa de los vientos en el suelo y el Monumento a los Descubrimientos. Desde este punto de vista el monumento no tiene la forma de carabela que veremos mañana. Se construyó en 1960 para celebrar los cinco siglos de la muerte de Enrique el Navegante, uno de los hombres que más hizo por el progreso durante el siglo XV (equis-uve). El monumento tiene 52 metros de altura así que ya sabemos a qué altura estaba cuando hice la foto de la rosa de los vientos. El agua que se ve por detrás es la desembocadura del río Tajo.

3 opiniones en “Monumento aos Descobrimentos desde la rosa de los vientos”

Comentarios cerrados.