Morirse en domingo

Morirse en domingoFinalmente llegamos a la última película que vi en el Latin American Film Festival en Utrecht este año. Se trataba de Morirse en domingo, una comedia mejicana de humor muy negro.

Un julay abobancado corre detrás de un muerto

Todo es relativo. Un suceso tan insignificante como la muerte de una persona puede afectar las vidas de aquellos que lo querían y convertirse en el eje sobre el que pivotan sus vidas. Esta película comienza con la muerte de un hombre, en México, en domingo y los problemas de su familia para poder enterrarlo con dignidad. Por ser un día festivo los sobornos habituales en esa sociedad han de ser mayores, las trabas burocráticas se vuelven infranqueables y ellos, que solo quieren llorar su dolor y cumplir con los ritos impuestos por nuestra sociedad, caen presa del engaño. Contratan una funeraria barata y el cuerpo acaba siendo vendido a una universidad para que lo usen sus estudiantes de medicina. Uno de estos lo reconocerá y se lo dirá al sobrino, el cual intentará por todos los medios que su tío descanse en paz. Entre medias, crueldad, humor negro, escenas desternillantes con un cadáver de por medio y otras que te dejan helado por la crueldad y la indecencia que muestran algunos. La corrupción flota sobre todo ello a diferentes niveles, envolviéndolo todo. El joven descubrirá que no te puedes fiar de nadie y lo aprenderá a base de palos. Su mundo se irá descomponiendo mientras crece la desesperanza y cuando tira la toalla y se rinde, las cosas se solucionan solas.

Pese al morbo y a lo crudo del tema, es una historia muy tierna en la que podemos ver el inmenso amor que atesoramos con nuestros seres queridos y que ocultamos por vergüenza. Hay una lucha constante contra la injusticia y la mala suerte que parece perseguir al protagonista y una crítica muy dura y directa contra todos aquellos que abusan de su poder para sacar tajada en una sociedad intrínsecamente corrupta. Los actores realizan un excelente trabajo y construyen unos personajes creíbles, duros y tiernos al mismo tiempo. En cien minutos recibimos una lección de cuidado sobre lo que es moral e inmoral y lo que estamos dispuestos a hacer por amor y por dinero.

Por desgracia, es una película mejicana y pasará sin pena ni gloria por las carteleras (si es que se estrena en cines) ya que carece del dinero y la promoción que recibe cualquier bazofia producida en los Estados Unidos. Si te gusta el cine de calidad, si eres capaz de apreciar una comedia y tienes un sentido del humor algo cruel, esta película no te la deberías perder.
gallifantegallifantegallifantegallifante

Technorati Tags: , ,

Una respuesta a “Morirse en domingo”

Comentarios cerrados.