Negación – Denial

DenialCuando tienes que ir todo el camino hasta Amsterdam para pasar una tarde en la filmoteca a ver dos películas que no se estrenan ni en Utrecht ni en Amersfoort, ya eso te debería poner sobre aviso y hasta deberías ser cuidadoso pero como yo creo en el cine tanto o más que los joputas-terroristas-musulmanes-de-mielda en su cagada de religión, pues termino esperando todo lo mejor y me arriesgo a llevarme palos, lo cual sucede con frecuencia. Hace tres semanas fui a ver Denial la cual parece que se estrenó también en España por esa época con el título de Negación.

Una julay judía se pica toda con una alubia negra y acaban las dos en la olla que no era expresa

Una chama judía que da clases en una universidad americana sobre lo que los nazis le hicieron a su raza y todo eso (que no veas la de gracias que tenemos que dar los españoler por haber hecho la limpiá en el siglo XV (equis-palito)) se emputa cuando un inglés pro-nazi niega el exterminio y cuando el otro la demanda en Inglaterra, ella tendrá que provar que lo que sucedió en las afueras de la ciudad de Cracovia en los campos de concentración fue real en un juicio.

Vamos, que en la película hay uno que viene a decir que en Auschwitz lo que tenían era gas ciudad, como en cualquier barriada periférica de Madrid y que ni por asomo se usaba para matar a nadie, que eso son cuentos de lenguas viperinas. La historia así a priori es muy interesante pero como se trata de un juicio, al final nos pasamos mucho tiempo sentados allí escuchando a gente hablar y eso no mola tanto. La película mejora cuando visitan el lugar en el que sucedió todo pero se asfixia con un gas ponzoñoso en el juzgado, con el juez con su peluca falsa y la retórica de los abogados. Algo que no terminan de comprender en la película es que da igual que ganen el juicio y prueben que se mataron judíos en los campos de concentración, el populista gritará más que nadie, hará muchos aspavientos y los lerdos que lo siguen lo creerán a él pase lo que pase y ejemplos de esos tenemos muchos y recientes o ya me diréis que la manera zafia, rastrera y asquerosa en la que los Podemitas defienden al régimen asesino que ha raptado Venezuela no da asco o como un partido fascista pretende declarar la independencia de una región sin importarle una mierda que la mayoría no lo quiera y un chulo-joputa-cabrón que fue cantante mierdoso amenaza a la gente y les dice que si no hacen lo que ellos quieren que se atengan a las consecuencias. En esos casos, como en la historia que cuenta la película, da igual el resultado, el hijoputa siempre, siempre, siempre, fue, ha sido, es y SERÁ hijoputa y si de verdad de verdad queremos cerrarles la boca, lo mejor es el garrote vil que además de matar lo hace con ellos sufriendo y queda fabuloso si lo televisan. Una película que tenía mucho para ser grande pero que se terminó estancando en la retórica y acaba dándole alas a aquellos a los que pretende desacreditar.

No es cine ni de coña para los miembros del Clan de los Orcos. Aunque la hicieron pensando en los sub-intelectuales con GafaPasta, no creo que esté a la altura de su exquisito paladar. Para ver por la tele combinándola con una siesta.

06/10

Una respuesta a “Negación – Denial”

Comentarios cerrados.