No paro

Hay algo misterioso en la forma en la que se juntan eventos aleatorios en cortos periodos de tiempo. Esta semana me han faltado horas todos y cada uno de los días. El martes me las prometía más o menos felices. Salí del trabajo temprano y me acerqué al ayuntamiento para solicitar mi primer pasaporte y carné de identidad neerlandeses. La operación transcurrió sin problemas y la semana que viene los tendré en mi poder. Al contrario que en España, que te los dan en el día, aquí tardan cinco días laborables. El precio y la duración de ambos documentos es también distinta. Caducan a los cinco años y el pasaporte te sale por cincuenta leuros y el carné de identidad por cuarenta y uno. Este último solo es útil para no tener que moverte en países como España con el pasaporte a cuestas, ya que en Holanda, el carné de conducir es un documento perfectamente válido para identificarte y es suficiente para rular por el país. Tras tramitar mi primer pasaporte, hablaba con mi amigo el Rubio y acordábamos celebrarlo, así que nos vimos más tarde en la estación de Utrecht y nos fuimos a disfrutar del día veraniego al Oudaen. Cenamos junto al Oudegracht viendo el agua del canal pasar a nuestro lado. Por supuesto que bebimos, Ouwe Daen, la cerveza de trigo que hacen allí mismo y que resulta muy adictiva. Al hacerla le ponen cilantro y cáscara de naranja que le dan un sabor muy especial. Ya entrada la noche nos pasamos al local de al lado y estuvimos bebiendo Guinness, cerveza que es sabrosa pero demasiado pesada, es como tomar sopa. Sobre la medianoche estábamos estropeadísimos y nos despedimos. El Rubio me mandaba mensajes desde el tren y yo le respondía por el güatzap enviándole mi ubicación en el mapa del universo. Parece banal pero ir en bicicleta borracho hacia tu casa mientras escuchas un audiolibro y usas tu dispositivo mágico y maravilloso es un claro ejemplo de multitarea que no se puede realizar con un cacharro de esos que corren el androitotorota, más que nada porque con los tamaños de zapatófonos que tienen no los podrías llevar en el bolsillo del pantalón, sacarlo, desbloquearlo, arrancar la aplicación y pulsar en los lugares adecuados. Al llegar a mi casa me desconecté inmediatamente y el miércoles me levantaba a mi hora, llegaba a Hilversum antes de las ocho y me pasaba por el mercado a comprar cosillas que necesitaba. Después le mandaba mensajes a una amiga fardando porque solo un campeón está tan activo el día después. Esa tarde, al salir del trabajo me fui a mi casa y me encerré en el laboratorio (digo la cocina …) a preparar unas cuantas cosillas para el día siguiente.

Ayer venían a mi casa mis nuevos amigos holandeses, los que conocí en Indonesio y para celebrarlo tenía en mente una cena modesta y sencilla, algo íntimo y solo con quince platos. Ya los había avisado para que el día del suceso no almorzaran o se hicieran un DosDedos antes de venir a mi casa. Como ella es vegetariana, colé un único plato con carne y el resto eran cosillas que podía comer. Estuvimos cuatro horas sentados a la mesa con comida apareciendo mágicamente. La cena giró en torno a cuatro platos principales: Gazpacho blanco, Tortilla de papas con cebolla, Kolak Pisang y Paste?is de nata. Tres son conocidos y el cuarto es un postre que descubrí en Indonesia y que está riquísimo pero es una bomba de calorías y una sobredosis dulce brutal. Está hecho con azúcar de palma, plátanos, piña y otras cosillas y el resultado es una sopa caliente que se toma como postre. No creo que lo añada a mi lista de recetas porque aunque me gusta, reconozco que resulta un empalago absoluto de dulce. Los tres acabamos baldados de tanto comer y cuando se fueron con bolsas cargadas con las sobras adecenté un poco la cocina y me fui a dormir y tratar de finiquitar la digestión más traumática de este dos mil trece.

Para hoy, ya que esto lo he escrito antes de que suceda el evento, tengo una cena en el Cartouche con colegas y será otra embolia, en este caso de costillas. Entre unas cosas y otras, si esta mañana ya arrastraba setecientos gramos de sobrepeso, es probable que mañana llegue al kilo y medio. El Rubio dejó caer la sugerencia para que me pase por su casa pero decliné la oferta. Quiero tener algún día para rascarme los mondongos y disfrutar de mi hamaca en el jardín, balanceándome sin hacer mucho más.

A todas estas, la empresa en la que está hospedada la bitácora ha conseguido superar mi margen de paciencia y en los próximos días buscaré alternativas para mover ésta mi keli a otro lugar. Lo único que no me gusta de esto es que el traslado requiere tiempo y no es algo que me sobre …

12 respuesta a “No paro”

  1. Puf, yo me como eso y engordo cinco kilos, no tengo tu suerte, yo con las migas que sobran del pan, engordo.
    Por cierto, no se si habrás probado la tortilla española con cebolla, echarle unos pimientos verdes fritos, está de muerte…
    Salud

  2. Ahora que hablas del hospedaje de esta bitácora…llevo más de una semana teniendo problemas para entrar en ella; solo lo consigo a través de mi correo. O se me queda, la página, colgada (en modo “cargando”), y tengo que salir de ahí aburrida de esperar, o sencillamente se pone toda la pantalla en rojo ; con algunas palabras sueltas de tus entradas, y con un diseño totalmente futurista e incomprensible. Y solo me pasa con ?Distorsiones?? (todo lo demás funciona perfectamente).

    Y en otro orden de cosas: ¡Ten cuidadito con eso de ir en bici multiatareado!…No tenemos ganas de llevarnos un susto.

  3. Pues siento comunicarte que vas a tener que dejar de meterte con los de los zapatófonos, porque tu compañía frutera favorita acaba de anunciar que van a casi duplicar el tamaño de la pantalla de sus teléfonos, pasará de 3.6 a 5.7, por esto de que están perdiendo puntos contra los coreanos….. te vas a comprar el iPhone 6 cuando salga?, pues ya sabes lo que te toca, comprarte tambien una mochila nueva. 😛

  4. Virtuditas, deja de esnifar gofio que te está afectando. Apple no ha anunciado nada de eso, pero claro, si te dedicas a leer los sitios de rumores pagados por los hijosdeputa cabezudos koreanos de mierda, la información es siempre falsa.

    También, si has leído bien, sabrás que en el hipotético caso de que se haga el iPhone BARATO con pantalla grande y materiales plásticos y cutres, será para mercados emergentes. Seguramente no tienes ni puta idea pero en Europa no se puede vender nada que no tenga la marca CE (mira la parte de atrás de tu iPhone) y en USA la FCC (mira de nuevo). Solo con no ponerle esas dos marcas y no pasar los controles adecuados, ese producto será ilegal en Europa o América. Ahora la cuestión es saber si con Truscoluña fuera de la Unión Europea y con la misma calidad de vida que en Armenia, si lo venderán allí y tendréis que ir de vacaciones a comprarlos y pasarlos escondidos en las bragas a Europa.

  5. Virtuditas, con la crisis y los EREs y la falta de guita el País está lleno de becarios que igual están chupando las pollas de los jefes por la mañana y por la tarde escribiendo polladas. Si lees en el segundo párrafo, esa supuesta noticia confirmada dice: “According to these reports, Apple is considering …” o sea, según esos informes (que nadie ha visto), Apple está EVALUANDO … bla … bla … bla. O sea, rumores infundados. Cuando lo vea, me lo creo. Y cuando lo vea y además se venda en Europa, me lo creeré aún más. Apple no es el mayor vendedor de teléfonos móviles del universo pero se lleva tres cuartas partes de la tarta de los beneficios. Hacer teléfonos para pobres y miserables que no se gastan un puto duro en APPs no es lo suyo. Ellos buscan la calidad y la perfección.

    Ah ?? y en el País hay mucho estómago agradecido a toda la publicidad que paga la marca de los cabezudos koreanos de mierda. Es uno de los periódicos que tienen en su lista de SPAM para mandar y decir mentiras sobre la única compañía que no han podido doblegar. En USA tienen en nómina el Wall Street Journal y no veas la mierda que largan por allí.

  6. ¿Incluso yendo piripi sobre la bici tienes necesidad de estar escuchando un audiolibro? Yo en ese estado volvería tranquilamente en bici con el sonido de fondo del rodar sobre el pavimento y como mucho planeando las cuestiones a resolver al llegar a casa. Me recuerdas a la gente que nada más llegar a casa sueltan las llaves y encienden el televisor, no para hacerle caso sino para que esté sonando de fondo alguna cosa mientras se dedican a otros menesteres. Gente con pánico al silencio (qué grande el silencio). Supongo que habrá algun momento de silencio en tu vida ¿no?. Como me digas ahora que mientras tomabas las fotos de los atardeceres en Indonesia estabas escuchando algo por los cascos en vez de meditar místicamente en silencio es que seguramente eres uno de los primeros homínidos del siguiente escalón en la evolución.

  7. Doverinto, no hay sonido del rodar sobre el pavimento, solo una matraquilla de ruidos que parecen hechos por una mala banda. De la misma manera que hay gente que lee libros convulsivamente, yo los escucho, dos, tres, cuatro o hasta cinco por semana. Presto muchísima atención a la historia, no es ruido de fondo. El ruido de fondo es el de la rueda golpeando el guardabarros porque no está totalmente enderezada, el de los frenos chirriando y el que hay a mi alrededor.

    Tengo muchísimos momentos de silencio, tantos como de ruido. En los atardeceres no meditaba, ese no es mi estilo. Escuchaba un Podcast con Kevin Smith diciendo paridas sobre sexo, mierda, drogas y todo tipo de perversiones mientras admiraba la puesta de sol y hacía fotos con la cámara y el trípode. En ese caso prefería no escuchar un audiolibro porque mi nivel de concentración estaba muy dividido entre distintas tareas y un Podcast se asemeja más a ruido de fondo, una historia divertida con la que me río pero de la que si pierdo un par de segundos no se acaba el mundo ni pierdo el hilo. También escuché Tell ‘em Steve Dave y un montón de podcasts de Scott Mills, además de Misterious Universe y Filmspotting. Todo eso junto con seis libros durante tres semanas.

    Meditar debe ser lo más aburridísimo del mundo, derrochando capacidad de procesamiento neuronal en un bucle inactivo.

  8. Diooos, no tengo ni idea de quienes son los que has mencionado, pero vamos, vienes a decir que mientras tomabas las fotos estabas escuchando chistes de Arévalo en una cassette ;).

    Bueno, creo que no he empleado bien el término meditar. No me refería al rollo Zen, sino más bien a desconectar un momento y tomar el pulso a la realidad en ese instante.

    Y en cuanto a la capacidad de procesamiento neuronal está claro que tu vas dotado con un quad-core mientras otros vamos con un simple Pentium (el de simple core, no el Pentium D) que con poco que le demos ya lo tenemos un buen rato procesando.

    De todos modos he de decirte que he encontrado más interesante tu contestación que lo publicado en el post en sí. Será por eso que siempre nos animamos, aunque seamos pocos, a comentar en este blog.

  9. Doverinto, hoy me acordé de ti al mediodía. Como el Moreno no podía caminar fui solo y me hice una ruta conocida como Laarder Wasmeer de unos cinco kilómetros. Mientras caminaba ligerito, disfrutaba del paisaje de la zona, único porque son dunas y vegetación muy bonita, tarareaba el I’m gonna be de los The Proclaimers, escuchaba el audiolibro A million suns y una línea de pensamiento adicional meditaba sobre lo raros que pueden ser ustedes si no son capaces de hacer varias cosas a la vez. Va a resultar que yo soy mentalmente hiperactivo.

    Esta tarde tendré un momento de extraña meditación en casa del Rubio. Me ha invitado a una barbacoa en su casa en un día de verano increíble (ahora mismo 29 grados y subiendo). Nos sentaremos después de comer a tomar cerveza, con los niños saltando en la mega-cama elástica que tienen en el jardín y gritando como locos, los murciélagos haciendo vuelos rasantes a nuestro alrededor y los dos miraremos al sol mientras desciende con gran elegancia y estaremos algunos minutos sin decir nada.

  10. He podido visualizar esa ruta gracias a que alguien la ha subido a EveryTrail y me he hecho una idea del paseo que has realizado. Yo no podría andar y respirar al mismo tiempo, colapsaría 😉

    Y hablando de barbacoas. Este fin de semana que viene es una de las fechas marcadas en el calendario, la verbena de San Juan en la que montamos la barbacoa para asar sardinas y tostar pan de pagès. Al pan le ponemos tomate y aceite, y de bebida Sangría bien fresquita. Lo saladito de las sardinas junto con lo dulce de la Sangría provoca un bucle de ingestión sin fin. Luego más tarde tomamos la coca y cava para bajarla.

    ¿No te preparas Sangrías allí en Holanda? Por lo que veo en tus platos no le metes mucho al pescado, sólo he visto algo de salmón, que está muy rico, pero desde que en España salió la noticia hace unos años de que el salmón noruego está atiborrado de plomo ha descendido bastante su consumo.

  11. Piénsate bien que ingrediente es el principal de la sangría. No lo tomo. Nunca. Ni tinto, ni blanco, ni rosado. Me da dolor de cabeza y no me produce ningún tipo de placer. Dicho esto, en Canarias la sangría es una bebida para los guiris, la chusma y la gentuza que viene de vacaciones. Yo no recuerdo una sola verbena en la que hubiera sangría. Nosotros bebíamos cubatas, con ron canario o venezolano y como mucho, ron miel. Ahora los maricones y metrosexuales beben mojitos ??

Comentarios cerrados.