No se ría de la bruja Avería

No se ría de la bruja Avería

Hay gente que lleva su afán por inmortalizarse a niveles ridículos y absurdos, como es el caso de la bruja Avería de la foto que tenemos y que aunque no se lo merece, le he borrado los ojos para que no nos eche un mal de ojos, que cuando uno es tan lerdo, se puede esperar cualquier cosa. La escena sucedió el domingo en el centro de Bratislava, ciudad que tiene varias estatuas desplegadas por la ciudad con motivos chorras o de gente conocida localmente. Esta que vemos la llaman Julay currando, aunque obviamente, el chamo está más bien mirando la vida pasar sin dar un palo al agua. Lleva en el lugar desde el año 1997 y es muy popular. Hay gente que se agacha y se hace una foto junto al mismo y después tenemos a la Bruja Avería, la señora de la imagen, que llevó el concepto a un nivel totalmente nuevo. Es una pena que no grabase el vídeo porque cuando se estaba colocando yo y el chamo que estaba a mi lado le vimos las ubres, que probablemente producen leche agria o algo peor. Lo mejor es que la noche anterior, cuando pasé por allí, había un perro meando la estatua, con lo que esta G-I-L-I-P-O-L-L-A-S, acarajotá o tonta’l’culo no sabe que seguramente se desparramó, con sus manos y sus piernas, sobre un lugar que es cualquier cosa menos limpio. Imagínate cuando un rato más tarde se compra algo para comer y lo agarra con esas manitas y se lo lleva a la boca. No es la única, estoy seguro que cada día en ese mismo lugar, un buen puñado de julays se hacen la foto y creo que la ciudad se debería tomar muy en serio el hacer un listado con nombres, apellidos y pasaportes de los susodichos y distribuirlo internacionalmente, que la única manera de limitar el daño es propagando la información y tratar de eliminar esas ramas podridas del código genético de nuestra especie. Yo he pedido hora para mañana al oculista para que me mire las retinas y compruebe si no me las quemó con la visión estremecedora de sus ubres.

2 opiniones en “No se ría de la bruja Avería”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.