Noticias Lejanas

Noticias LejanasLa segunda película de mi sesión doble en el Festival de cine latinoamericano de Utrecht fue una llamada Noticias Lejanas. Antes de comenzar la película la introdujeron y me sorprendió el saber que el director de la misma estaba en la sala. Después del buen sabor de boca que me dejó la historia anterior y del pedazo de tarta que me endiñé mientras esperábamos el comienzo de esta película y para resarcirme del hambre que me entró viendo la película anterior yo ya estaba preparado para cualquier cosa.

La historia es más vieja que el comienzo del mundo. Un julay de barriada autoconstruida se da cuenta que los chochitos de su entorno están más pasados que el chichi de Angela Channing y decide marchar a la capital mexicana para comenzar una nueva vida llena de grandes éxitos y sin ninguna vileza. En este viaje se enfrentará a los grandes enigmas del mundo y acabará encoñado con una chocha rara como un cromo de Carmen de Mairena a la que le gusta hacerse pupita. Volverá a casa por Natividad o algo así y montará un belén de esos que se recuerdan.

De nuevo tengo que preguntarme en voz alta por qué en latinoamérica se hace un cine tan bueno y en España se sigue rodando mierda tras mierda avaladas con todo el dinero público del mundo y con historias que aburren hasta a la puta que parió a los directores y actores. En el continente americano con escasos medios hacen unas obras impresionantes. Tratan los temas que discutimos con los amigos una y otra vez y los engrandecen, nos abren nuevas líneas de pensamiento y nos descubren verdades que ignorábamos.

Esta película es un canto a la soledad y a la superación personal. Se puede vivir rodeado de gente y aún así estar solo. La soledad no mira si eres pobre o rico, si lo tienes todo o malvives en la miseria. Está ahí y es como un virus que te ataca e intenta comerse toda tu esperanza. El protagonista lucha contra ella e intenta que la situación de su familia mejore desde la pobreza infinita en la que se encuentran. Marcha hacia la capital del país y en el camino vivirá descubrirá que la gente no es buena, que quizás no sea tan malo estar solo. Una vez en la ciudad descubre el amor pero el virus que lo corroe no lo deja en paz y la joven prefiere seguir su camino sola. El chico nunca pierde la fe y sigue intentándolo y ante cada nueva traba se levanta y continúa avanzando pero está claro que hay gente a la que ha mirado el diablo.

La película transcurre con su propio ritmo, lentamente, entre imágenes de desolados paisajes que cortan el aliento. Son planos infinitos en los que los humanos parecen pequeñas hormigas luchando contra una naturaleza que no nos quiere. Las relaciones entre los diferentes miembros de la familia son extrañas, es como si se aceptaran pero no quieren nada más y rodeándolo todo se encuentra un viento que sopla continuamente. Después de dos horas estás emocionalmente agotado y con tanto drama te apetece salir de allí y correrte una juerga.

Cuando acabó la película hubo una ronda de preguntas al director, el cual respondió todas nuestras dudas. Más tarde, mientras esperaba a mi amiga la Peruana, la cual se estaba echando una meada, apareció el director y nos quedamos hablando los tres allí más de una hora. Nos explicó un montón de cosas sobre la película, sobre el cine mexicano, sobre los festivales de cine. Fue una conversación excepcional, de esas que disfrutas muy raramente. Salimos del cine casi a medianoche y cada uno siguió su camino en bicicleta.

Si te gusta el cine, si disfrutas con los dramas y las buenas historias que te agarran por los bajos y no te sueltan hasta el final, estás de enhorabuena porque aquí tienes una de esas películas. Olvídate de esos amigotes sin capacidad cerebral y elige muy bien a tu acompañante. Pasarás un muy buen rato.
gallifantegallifantegallifantegallifantemedio gallifante

Technorati Tags: , ,