Noveleras

Tras unas semanas de descanso volvemos a retomar esa inmensa obra con la que tratamos de catalogar todas las variantes del Hembrario que hay sueltas en el mundo y a las que por una u otra razón he tenido acceso. Después de hablar de las Farfullas y las Alcahuetas, queda otro grupo muy similar que ya ha aparecido citado por aquí. Se trata de las Noveleras y en ellas nos centraremos hoy.

Las Noveleras formaban en el pasado las autopistas de la información, eran la Internet humana. A través de ellas circulaba todo tipo de noticias y sacrificaban su precioso tiempo para adquirir nuevo material y distribuirlo convenientemente. Al contrario que las Alcahuetas, las Noveleras no se alejan del lugar en el que viven y se limitan a pasar la información sin verificar las fuentes ni preocuparse por el daño que puedan causar. Estas mujeres recibían el soplo y les faltaba tiempo para ponerse las bragas y correr a la esquina en donde siempre las esperaban sus comadres a las que recitaban eso que acababan de aprender exagerándolo un poco y haciendo la historia aún más increíble. Las Noveleras tienen un papel muy importante como receptores de nuevas informaciones ya que son ellas las que en ese constante trato con su círculo más íntimo se enteran de cosas que han pasado por el barrio, atan unos cuantos cabos y transmiten esta información a las Farfullas para crear el producto final. Las Noveleras no le dan excesiva importancia a eso que transmiten. Hoy pueden estar criticando a fulanita porque anoche llegó a las tantas y mañana a menganita porque su hija viste como una furcia.

Las Noveleras también transmitían otro tipo de informaciones sobre muertes, bodas, nacimientos y demás, realizando una función pública que posteriormente fue substituida por el teléfono e Internet. Ellas eran las unidades fundamentales en las autopistas de la información. En todas las calles del barrio tenían sus Noveleras oficiales que se sabían importantes y que funcionaban coordinadas para que las noticias llegaran a todos los rincones. Algunas tenían bastante con esto y ni se molestaban en recopilar información para las Farfullas aunque lo normal es que se patearan la calle para mantenerse al día de los eventos locales. En cualquier tienda del barrio siempre había apostada una Novelera de guardia, haciendo una compra interminable para así tener la oportunidad de hablar con quienquiera que entrara al establecimiento. Movían las manos con grandes aspavientos y bajaban la voz para crear ambiente y aumentar la importancia de aquello que tenían que decir y la receptora igual pensaba que se trataba de un secreto importante. Lo más curioso es que pese a bajar la voz hasta el último pringado que estuviera en ese momento en la tienda se enteraba de lo que estaba diciendo y de no ser así, ya se encargaba la Novelera de repetirlo las veces que hiciera falta.
La Novelera mayor de mi calle en la Isleta era una con más peligro que una serpiente venenosa a la que el Gran Dios de los Cristianos castigó con una hija puta y un hijo acarajotado. Después de todo lo que largó sobre toda la que se le puso por delante al menos hubo un poco de justicia.

Si alguna vez te cruzas con una Novelera recuerda que ellas casi nunca crean la información, la transmiten estúpidamente sin pararse siquiera a pensar en el daño que pueden estar haciendo. Desprécialas con saña y ningunéalas para ponerlas en su sitio. Por suerte es poco probable que te topes con alguna de ellas porque con la llegada de Internet fueron desapareciendo y ya ni siquiera se las ve en las nuevas barriadas que han surgido por todos lados.

Puedes leer más anotaciones relacionadas con esta en el Hembrario

Technorati Tags:

12 opiniones en “Noveleras”

  1. Y aún conociéndolo, a saber que hay escondido debajo. Por cierto y por si alguien no lo había notado: He vuelto de mis vacaciones, dejad de llorar por mi. 😉

  2. Escondido debajo de los Levi’s 501 hoy tenemos unos boxers con Snoopy y la frase “@ your service“.

    Esta semana está siendo bastante laxa. Ayer me acordé que en España se celebra la ascensión de la Virgen María o algo así y por eso no hay nadie. Todos estarán en la playa peleando por un metro y medio cuadrado de arena y yendo a mear al mar.

  3. De que novelera se trataba?. Es que habia tantas en el barrio!!.

    Si es cierto que hacian mucho daño… casi que ni me quiero acordar.

    Nuestro barrio era un puro desastre por esa lacra, si no otro gallo hubiese cantado!!.

    Ahora, aunque no te lo quieras creer, vivo en un edificio tan grande que es un microbarrio y muchas veces asocio lo que nos pasaba con lo que veo diarimente aqui. Saludo y sigo de largo porque hablar con esta gente me pone de los nervios…

  4. Off-topic: Nadie se ha dado cuenta pero hemos superado otro de los nueve grandes. En esta ocasión fue el número 777777, más de tres cuartos de millón de páginas servidas desde Enero del 2005. También supongo que sí habréis notado que hay problemas para acceder la bitácora de cuando en cuando debido a un DNS Router de Dreamhost que ha jodido toda su red. Imagino que tarde o temprano lo arreglarán así que tendremos que esperar.

  5. Ah, lo del problema de acceso era por ese router. :/ En fin que todo se resuelva. Hoy me leí esto y me acordé de ti. Por supuesto… la mitad de las cosas serán erróneas o parciales pero… siempre está bien saber lo que hay afuera. 😉

    Noveleras… aún quedan pero en zonas donde internet no ha llegado. Sí, existen sitios donde internet no existe… xD

  6. Corsaria, yo sigo quedándome por aquí y como dice el primero de ese foro, cuando veo el terreno desde el avión renuevo mi intención. En mi caso no tengo la morriña de la que hablan muchos pero posiblemente sea que mis 39 días laborables de vacaciones me permiten ir tanto como quiero y lo habitual es pasar por las Canarias cinco veces al año y estar una semana en cada ocasión por allí.

    Las Noveleras de la Isleta eran GRAN RESERVA ESPECIAL, gentuza de lo peor.

Comentarios cerrados.