Noviembre en mi cuenta de flickr

Por Dios. Cuando hago algo por tercera vez, esto ya es como una sección fija y se vuelve rutinario. Como mi cerebro es asíncrono y de natural gandul, lo optimizo para minimizar el esfuerzo y reutilizar tanto como puedo. Así que tras currarme el mes de septiembre y Curiosear por las estadísticas de flickr, un ciclo lunar más tarde todo resultó más fácil y También curioseé en octubre por mi cuenta de flickr y llegamos a hoy para volver a mirar por ahí y maravillarnos con las estadísticas, eso tan mágico e intangible que te asigna un cáncer, un hijo y medio, un trabajo mal pagado, te pone la cola del paro o te dice la edad a la que deberías morir para que se cumplan. En los últimos treinta días hubo cambios significativos de posición en el podio, algunas fotos se cayeron del mismo y otras llegaron. Durante noviembre, el total se mantuvo más o menos estable y el número de fotos impresas llegó a las veintiséis mil cuatrocientas setenta y nueve. Después de dos meses copando el primer lugar, el Río de flores pierde caudal y el lugar que ocupaba lo toma la foto de las Zandkoekjes.

Zandkoekjes

En segunda posición se pone el Molino de viento De Eendracht en Weesp, uno de los muchos que se cruzan en mi camino continuamente mientras pedaleo por la campiña holandesa o serpenteo por las ciudades y pueblos.

Molino de viento De Eendracht

En tercera posición tenemos la foto que ha reinado durante la mayor parte del 2011, el conocido Río de flores del Keukenhof, uno que llevo fotografiando más de una década …

Río de flores

El cuarto lugar es para unos tulipanes preciosos que vimos en la anotación Tulipán Grandes Historias, aunque a la foto la bauticé como Tulipanes naranja desde el suelo.

Tulipanes naranja desde el suelo

En quinta plaza llega una imagen que ha estado durante los últimos tres meses rondando la zona sin conseguir el empujón final. Se trata del Monasterio de Monserrat, un lugar precioso para visitar si pasáis por Barcelona y tenéis tiempo.

Monasterio de Monserrat

En sexto lugar saltamos a la ciudad de Praga para admirar ese precioso Molino de agua en la isla Kampa que el mes pasado estaba en el noveno lugar y parece andar de escalada.

Molino de agua en la isla Kampa

En septimo lugar tenemos el fruto típico del otoño y una de mis mayores debilidades, las Castañas asadas, de las cuales debo comer una cantidad considerable de kilos cada temporada.

Castañas asadas

En octavo lugar se quedan las Dunas de Maspalomas, las cuales un mes antes andaban por la tercera posición. No sé por qué, yo pensaba que estas irían hacia arriba puesto que la gente busca más información sobre las Canarias en invierno.

Dunas de Maspalomas

En novena posición y descendiendo un peldaño está el Estofado de carne y cerveza Guinness que preparo con cierta frecuencia en esta época del año.

Estofado de carne y cerveza Guinness

Y acabamos la lista con los Tulipanes de los comentaristas, aunque en flickr se llaman Tulipan Christmas Sweet. Estos los vimos en cuarta plaza, después bajaron a la sexta y parece que esta será la última vez que los veamos, ya que las visitas que reciben han ido disminuyendo de forma muy regular.

Tulipan Christmas Sweet

Veremos si con el año nuevo sigo revisando ese mundillo aparte y supuestamente social en el que ponemos nuestras fotos para que únicamente un selecto grupo de personas las vean.

8 opiniones en “Noviembre en mi cuenta de flickr”

  1. Rodolfo, un tour muy parecido a ese se comercializa hace años para la gente que va de peregrinación a Gran Canaria. Lo llaman: El Elegido: Orígenes y por él pasas por la calle en la que vivió 27 años (Luján Pérez, tu bajaste por la calle Faro), el instituto Isleta junto al Castillo de la Luz, la playa de las Canteras y la peluquería en la que se ha cortado el pelo desde hace 22 años y el paseíllo por el Sebadal para ver la empresa en la que trabajó antes de emigrar.

    Y a propósito, edité tu comentario para corregir la aberración que hiciste con el enlace a esa foto (o la falta del mismo).

  2. Es una curiosa vecindad, llena de vida.
    No sé cómo sobrevivió El Elegido a la fauna que puebla esas callejuelas.
    También me he asomado al Canarias 50, en la calle 22 de noviembre de 1986, pero no me han dejado pasar.
    El paseo que llaman La Caleta, bordeando la Isleta, está genial. Vas viendo los acantilados por un lugar perfectamente urbanizado y preparado. No me suena que eso estuviera hace 17 años, cuando el Alférez Clarín inundó de luz estas tierras con su magnífico porte y majestuosas maneras.
    Si vienes esta Navidad y tienes tiempo para un café, avisa.

  3. Antes el paseo solo llegaba hasta el cine Litoral (el cual desapareció hace eones) y no era tan bonito. Si te entiendo perfectamente, estás viviendo en la GRAN CANARIA. Por supuesto que nos vemos pero el tiempo que pasaré por allí puede que coincida con el que tú pases por la capital y alrededores de la Alianza de las inCivilizaciones del cuasi expresidente ZaPatazos. Llego más o menos como Papá Noel y me piro antes de que acabe el año para pasar el fin de año en Málaga.

    Vete un día a comer a la Tasca Galileo en la calle del mismo nombre. Es buenísima. Eso sí, si llegas después de las ocho y media, probablemente no consigas sitio porque se peta que no veas y es chiquitita. Otro sitio interesante es el Bodegón los Jamones en la calle Luján Pérez, en la Isleta, para comer jamón serrano y queso servido en trozos de papel, todo muy rústico …

  4. Gracias por esas recomendaciones gastronómicas, las tendré en cuenta.
    El paseo por los acantilados se puede prolongar hasta una playa que llaman del Confital, que por lo visto estaba restringida antiguamente a los militares. La vista de toda la bahía es impresionante. Estuve por allí e incluso seguí hacia el norte, por el borde de la isla hasta llegar a una alambrada militar, a la altura de Las Coloradas pero por debajo.
    Has acertado con las fechas: estaré en Peninsulandia del 24 al 1. Es lo que pasa en Navidad.

  5. No, el Confital no era militar, lo que estaba lleno de chabolas y había mucha chusma y gentuza por allí. Yo me crié en la punta de arriba de la calle Luján Pérez e íbamos a jugar allí. También sabíamos como entrar en los terrenos militares y hacer un montón de cosas que no pienso escribir porque esto lo lee mi madre ?? 

    En las Coloradas también hay algunos sitios buenos para comer y lo mismo por la zona de Vegueta.

    Como suelo pasar con frecuencia por la isla, seguro que nos vemos en alguna de mis otras visitas.

  6. Respecto al pasado militar de El Confital, he sido desinformado por ¡una canaria!, esposa de un amigo.

Comentarios cerrados.