Otra conjunción

La semana pasada era una de esas que se pueden catalogar como de extrema falta de tiempo porque se juntaba mi regreso de Estocolmo con la visita del Turco, las clases de Italiano y el cierre del trimestre y del año fiscal en mi empresa. Súmale a eso un cambio de hora que te roba despiadadamente una hora de tu vida y te la trastoca al completo y tenemos un cóctel explosivo. Desde hace más de mes y medio tenía en mi agenda reservado el martes por la tarde con un evento de nombre diner met vriendjes, ya que aproveché la visita del Turco para juntarlo con el Rubio e invitarlos a ambos a cenar en mi ciudad, en Utrecht, la misma que le dio a la iglesia de los presuntos tocadores de niños un Papa tan especial que lo apodaron el bárbaro por no ser italiano y que además fue el último en conseguir el puesto sin ser del país de la bota hasta que llegó el polaco, o sea, que entre ambos transcurrieron más de cuatrocientos cincuenta años.

En realidad esto nos la suda ya que sabemos quien es el Elegido o The Chosen One, como me dicen mis amigos en la intimidad. El martes por la tarde me cachondeaba con el Rubio de lo especial de esa cena, ya que en una misma mesa teníamos a un gandul sin oficio conocido, un vice-presidente de un banco y el director de uno de los mayores proyectos que se están ejecutando ahora mismo en los Países Bajos. Obviamente yo soy el primero. El Turco entró en mi casa mandándome a tomar por culo cuando le ofrecí poner en el suelo el mantel de las visitas para que no se ensucien sus sagrados pies y me obligó a esperar que se duchara antes de salir para el centro, en donde ya nos esperaba el Rubio.

Gambas envueltas en fideo

Gambas envueltas en fideo, originally uploaded by sulaco_rm.

Tuvimos un día de verano y en ese momento la temperatura era de casi veintidós grados, con lo que nos sentamos en el Oudaen junto al Oudegracht a tomarnos unas tapas y comenzar a beber cerveza antes de cenar. Como siempre la conversación es muy fluida entre los tres y el deporte favorito de mis dos amigos es picarme y meterse conmigo, algo que yo acepto con resignación e igualmente me lo paso bien, además que conozco perfectamente como devolverlas.

En un momento determinado un barco pasó junto a nosotros y aproveché para hacerle un pequeño vídeo, sobre todo porque muestra la diferencia entre los canales de Amsterdam y los de Utrecht. En la primera, nunca estás al nivel del agua, siempre estás bastante por encima y en la ciudad de Utrecht puedes bajar al nivel del agua y sentarte en una terraza a disfrutar con la comida y bebida:

A la hora de la cena, entramos en el castillo ya que los tres sabemos que la temperatura desciende en picado y el turco optó por los filetes de dorada místicos:

Tenía buena pinta y el hombre nos dijo que estaba muy sabroso. Nosotros somos más conservadores y puesto que el mes de abril tiene erre, elegimos el tradicional encochinamiento de mejillones a la Holandesa acompañado de papas fritas con tres salsas:

Mejillones a la holandesa

Mejillones a la holandesa, originally uploaded by sulaco_rm.

Yo creo que ya estaba bastante deteriorado porque cada foto la hice con un formato distinto, pero bueno, lo que cuenta es la intención. Seguimos tomando Ouwe Daen, cerveza que sin duda adoramos los tres y en lugar de ir al tradicional Café Olivier optamos por seguir la sesión en el Café Le Journal, el cual esta en el corazón de la ciudad, en de Neude, una plaza llena de terrazas y frente a la oficina de correos. La elección estaba clara, con un buen día el lugar esta petado, disfrutamos de la agradable vista de hembras en edad universitaria, justo antes de que se echen a perder y además podíamos beber Palm, la favorita del Turco. Aproveché para hacerme una foto con mis amigos o un montón de ellas y no sé qué pasó con el carrete pero al ir a revelarlo estaba muy tocado, pero igualmente queda para la posteridad:

Otra conjunción

Otra conjunción, originally uploaded by sulaco_rm.

Cerca de la media noche el Rubio regresó a su casa y el Turco se vino conmigo a la mía para ocupar la habitación de invitados, en la cual ha dormido el CEO de una gran empresa española en Qatar, el vicepresidente de un banco en Turquía y el gerente de un proyecto monstruosamente grande en los Países Bajos. Cualquiera diría que lo hago a propósito y elijo a mis amistades adrede sabiendo con quince años de antelación que ostentarán un gran poder.

A la mañana siguiente me levanté como un campeón a las seis y veinte y antes de las siete de la mañana ya estaba currando desde mi casa, ya que a media mañana me tomaba el resto del día libre para pasarlo con el Turco.

6 respuesta a “Otra conjunción”

  1. Genín, al lado del agua la posibilidad de que pase un coño peludo o pelado en bicicleta por la misma es remota, salvo en Palestina, lugar en donde crían julays que caminan sobre el agua y transforman la misma en vino.

    En la zona de las terrazas es aún más remota. No hay paso de bicicletas. Para esas actividades hay que conocer los lugares, como la calle Havenstraat en Hilversum, de Groest en Hilversum, la parada de tranvía en Rembrandtplein, las entradas a las estaciones de trenes o algunos bares junto a carriles bici en las ciudades.

  2. “Guía de lugares para avistamientos diferentes” by sulaco…¡tú dale ideas a Genín!

  3. Sulaco, pensé que aparte de las bicis, sentado en una terraza estratégicamente, se podría ver algún potorro al aire, debe de ser muy agradable la caricia de la brisa del canal en las zonas potorriles y que ellas dejarían las bragas en casa… 🙂
    En realidad me acordé por la foto de los mejillones 🙂
    Salud

  4. Genín, si no están moviendo las pezuñas con algo de viento las faldas no se levanten por sí mismas y las minifaldas cubren a menos que pedalees.

  5. Es que el otro día tuve un avistamiento en una terraza, llevaba minifalda y para mi que quería lucir el potorro por las poses variadas que hacia la niña, además de buen ver, así que fue avistamiento en cadena, una preciosidad… 🙂
    Salud

Comentarios cerrados.