Otra noche de San Juán en Málaga

El fin de semana pasado estuve en Málaga, un evento anual que se ha repetido los últimos cuatro años y que pasó a complementar mi otra visita a Málaga a finales de enero. Este año además coincidió que compré el billete al día siguiente de volver en enero y literalmente me olvidé que lo había hecho y en marzo estaba mirando billetes para ir a Málaga y por suerte, buscando en mi correo una reserva para otro viaje encontré la de éste. En el 2018 la visita de San Juán fue corta porque por circunstancias de la vida que tienen que ver con los joputas-terroristas-islámicos, los vuelos a esa provincia española desde los Países Bajos están petadísimos y es casi imposible conseguir plaza y al final de enero, cuando compré el mío, ya estaban agotados los billetes de regreso para todos los vuelos de la tarde/noche del domingo y eso me obligó a regresar a las cuatro de la tarde, una hora muy inusual ya que siempre prefiero los vuelos que salen a partir de las ocho de la tarde (que en esta época del año no es aún noche).

También como casi siempre, tengo una ida con una compañía (Transavia) y un regreso con otra (Ryanair) por aquello de pillar el billete barato en ambas empresas y además por los horarios, ya que el regreso con Ryanair me daba una hora más por allí. El vuelo de ida era por la tarde con lo que trabajé desde mi casa y a las dos ya había hecho mis ocho horas de trabajo, algo que no es posible hacer si se vive en la zona horaria de la hora Virtuditas, ya que yo lo hice desde las seis de la mañana a las dos de la tarde. Cuando acabé, pillé mi mochila, que básicamente estaba vacía, la puse en el dispositivo de carga frontal de mi bici y fui a la estación de Utrecht Centraal que hemos visto por el mejor blog sin premios en castellano recientemente para coger el tren al aeropuerto de Schiphol. Al llegar al aeropuerto, pasé el control de inseguridad, en el que milagrosamente no había cola ninguna a esa hora y después busqué la puerta de embarque, que era en la zona de puertas C y una vez allí, me senté a esperar el embarque.

Salíamos después de las cinco de la tarde y el vuelo no se retrasó con lo que cargaron el cilindro metálico con ventanas con todo el ganado, cerraron la puerta y el piloto quitó el freno de mano y tiramos pa’l sur. Siempre se me olvida algo y en esta ocasión fue el auricular con cable para enchufar al iPad, así que tuve que hacer algo que no recomiendo a los niños que hagan cuando estén en un avión, que es conectar el bluetú y usar los otros auriculares para poder ver mis episodios de series en el iPad. Si tenemos en cuenta que la pava a mi lado despegó, hizo el vuelo y aterrizó sin haber puesto jamás de los jamases el modo de avión en su teléfono, lo mío se puede considerar un pecado venial. Por motivos que según el piloto eran por saturación del espacio aéreo de los gabachos, esas malas personas que hablan un dialecto del truscolán, el avión voló primero hacia el Reino desUnido y desde allí bajó como hacia Bilbao o así.

Amsterdam - Málaga por Londres

Por supuesto que lo cuento y los dos comentaristas no me creen porque son así de negativos así que pongo un pantallazo del registro del vuelo y se puede comprobar y se comprueba que salvo por un trocito, evitamos la chusma y la gentuza belga que permite que criminales y terroristas y golpistas y pedófilos vivan seguros en su territorio y solo le rozamos la puntita a los gabachos camino de Málaga. Cierto ancestral tuvo suerte y conseguí asiento de ventana así que en algún lugar por debajo de este texto hay un vídeo y en el mismo tenemos un despegue, que además fue en la puta Polderbaan, la pista esa que está en el más allá y por eso el vídeo es más bien como grabado desde un taxi pasando por encima de dos autopistas y recorriendo un montón de kilómetros en tierra. El aterrizaje fue muy rápido porque llegamos con el viento del lado correcto. Después pillé el tren y para Málaga. Las actividades del fin de semana, como siempre, están encriptadas y es necesario abonarse con un buen estiercol para conocerlas pero diré que fui a la playa que está delante de la casa en la costa y allí hice la siguiente panorámica:

Playa en Torremuelle

El agua no tenía la temperatura de meados propia de Asia y estaba en veinte grados. Me bañé en total cinco veces entre dos días y el suplicio me provocó manicitis que es el tamaño con el que se quedan los cojones en aguas tan frías. En el vídeo que viene a continuación también hay unos segundos de los fuegos artificiales que alguien tiró frente al Malibu Beach Bar, que es el sitio al que fuimos a jincarnos los mojitos. El vídeo está amenizado con la canción A Thousand Years, que es el tiempo que espero seguir yendo a Málaga y la canta Christina Perri, como todos sabemos. Si por alguna desgracia el vídeo no lo véis debajo de este párrafo, está AQUÍ:

Una respuesta a “Otra noche de San Juán en Málaga”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.