Otra ración de tacos

Al hilo de la ración de tacos e insultos del otro día, esta semana continuamos con el tema en las clases de neerlandés. En la mesa redonda teníamos españoles, italianos, rumanos, alemanes, turcos, australianos, británicos, kiwis, indonesios, chinos, polacos y una holandesa. Todos estamos de acuerdo en la pobreza del holandés como idioma para insultar. La profesora aportó un texto de un libro que trata el tema y en el que se comentaban las diferencias entre algunos países. En el mismo se decía que en España no se le debe decir a alguien que su madre es una puta. Obviamente el que escribió el libro no ha vivido la realidad de nuestro país y la facilidad que tenemos para mentar a las madres de los demás. Según él, la razón del insulto son los fuertes vínculos familiares que se dan en nuestro país. En contraposición, el autor decía que si en Holanda le dices a alguien que su madre es una puta, esa persona probablemente te aclarará que la profesión de su madre no es la de prostituta y en caso que lo sea, te dará la razón. Comparando con el inglés y su motherfucker o follador de madre si lo traducimos a lo salvaje, frente a lo dañino que puede resultar el insulto en inglés, en holandés si se lo dices literalmente a alguien las preguntas serán de pura curiosidad y del tipo: ¿Pero lo hacen a menudo? ¿y les gusta? ¿de verdad? con lo que no se puede transportar ese insulto al neerlandés ya que la gente no lo comprendería. Sin embargo, el punto en el que los holandeses tienen algo en común con los demás es en la fijación anal y más concretamente en los excrementos. El mierda español, el shit inglés, el scheisse alemán o el merde francés tienen su replica en neerlandés en schijt, al fin y al cabo, la mierda es mierda allí a donde vayas. Sin embargo para insultar no nos vale y en el idioma neerlandés se echa mano de enfermedades o de los genitales (lul: polla, kut: coño).

En una canción rap de hace unos años se popularizó la expresión schijt hebben aan la podríamos traducir como cagarse en … y por ejemplo, cuando uno se acuerda del gobierno a la hora de pagar los impuestos puede decir Ik heb schijt aan de overheid. Un colega me comentó que una traducción más acertada sería la de me importa un carajo …, así que dejo constancia para los puristas. La expresión mola, pero de nuevo las cuadriculadas reglas del idioma y la incapacidad de la gente de ser original hace que si abusas de la expresión y la retuerces para llevarla a un contexto innovador y usarla de manera genérica, la personas que te escuchan te preguntarán: ¿de quién es la mierda? ¿y exactamente en dónde está? y de esta forma rompen el encanto que tiene el lanzar tacos.

Frente a la riqueza de los otros idiomas, en neerlandés se ven muy limitados porque no son capaces de apreciar la inventiva a la hora de insultar. La única excepción a esa regla y que a todos los extranjeros nos encanta aunque los locales ya no la usan por ser políticamente incorrecta es el calificativo de bosmongool o mongólico de bosque, una expresión cachonda con la que nos saludamos al llegar a clase y que mis amigos holandeses están empezando a asimilar.

Han sido un par de semanas con un tema muy interesante y fresco que se sale de los habituales que se tratan en los cursos de idiomas, en los que siempre estamos yendo al hospital, o al supermercado, o conduciendo un coche para aprender el vocabulario que se usa en esas situaciones.

Ahora ya sé que el día que tenga que adoptar una palabra, me quedo con bosmongool.

5 opiniones en “Otra ración de tacos”

  1. Esta ha sido una de tus mejores entradas del año. ^^

    Yo siempre me pregunto como es esto de insultar en un idioma extranjero, en el inglés hay unos cuantos que me gustan, pero por supuesto donde me desenvuelvo es en español. Que rico es el español para insultar, en variedad y en mensajes hirientes.

  2. Basta con ver a cualquier jugador extranjero que haya jugado en nuestra liga y ya no lo haga, siempre siempre insultará a los demás en español, y es que hay cosas de los idiomas que se aprecian y se pegan como ninguna! Aparte de que, seamos realistas, ninguna lengua como la nuestra en variedad, malsonancia y gravedad para el insulto.

  3. Yo insulto en inglés y holandés,en mi idioma no me suena igual de fuerte y mal, además que en muchos casos ni se enteran de la gravedad de lo que dices y eso le añade algo morboso, creo que eso le pasa a casi todos los que aprenden otros idiomas terminan insultando en esos idiomas, alguna vez me sale algo en italiano también. Entrené a mi sobrina para que pudiera insultar en holandés en la guarderia porque esa rabia que le da cuando la muerden tiene que botarla por algun lado y que no se note porque es una guarderia de pijos y las groserias no estan bien vistas, asi que las dice en holandes y se queda tranquila (y yo tambien). Un beso

  4. Yo prefiero el español para los insultos de verdad y el inglés si quiero que sepan lo que les digo. A propósito, hoy estuvimos en el bosque buscando un pájaro de cuidado muy especial que vive en la zona y pasamos al lado de la residencia en la que tienen a los auténticos Bosmongool.

Comentarios cerrados.