Otro fin de semana movidito

Después de dos semanas seguidas de puro meneo y en las que recorrí más de ocho mil kilómetros por los cielos de Europa, yendo de punta a punta, yo lo único que quería el pasado fin de semana era apalancarme en mi casa, tirarme en el sofá a ver series y comprobar empíricamente si es cierta esa leyenda urbana que dice que si te tocas los güevos te crecen y me veía llegar al lunes con dos pedazos de pelotas de balonmano peludas. El jueves por desgracia se me cayó el mundo y el universo cuando el Rubio me confirmó que como su más-mejor-amigo, debía pasar el fin de semana en la casa de la Primera Familia. Su mujer me remató cuando me mandó un mensaje preguntándome qué íbamos a cenar. Así, el sábado por la mañana, yo me levantaba a las ocho y me metía en la cocina a preparar una Tortilla de papas con cebolla, unas Albóndigas en salsa y para desayunar, un modesto y sencillo plato de chocolate con Churros para el que hice una pequeña investigación en la red y averigüé que la proporción es de 1 gramo de chocolate por cada 4 mililitros de leche. Como no me quiero encochinar y que me retiren el carné de bulímico-anoréxico, me hice la cantidad que resultó de mezclar 120 ml de leche con 30 g de chocolate y usé uno que no tiene un porcentaje de cacao particularmente alto pero que pasa del 55%.

chocolate con churros
Chocolate con churros, originally uploaded by sulaco_rm.

No veas como relamí el fastuoso recipiente que usé para mojar los churros. El chocolate estaba rescandalosamente rico. Cuando acabé con la pitanza y la preparé para el transporte, aproveché para escribir el comentario de la película del sábado ya que digan lo que digan las lenguas viperinas, no suelo hacerlo mientras trabajo (o no suelo hacerlo hoy en día ;-)) y salí de mi casa escopeteado hacia la estación, con una mochila en la que llevaba la comida anteriormente mentada, una botella de tres cuartos de litro de cerveza Texels Bock, casualmente la ganadora este año del premio a la mejor cerveza Bok del 2012 y que compré el día anterior para compartir con mi amigo el Rubio, una botella de vino, jamón serrano, fuet, unos chupachups para los niños y como estas visitas no se sabe como acaban, bañador, pijama, desodorante, cepillo de diente, muda de ropa por si acaso había algún posyaque. Llegué al tren con el tiempo justo y me fui a la zona del Amsterdam ArenA, el famoso estadio, para ir al cine antes de pasarme por la casa de mi amigo. Me hice una sesión doble y entre las películas estuve de compras por la zona. Al salir de la segunda peli, el Rubio comenzó a seguir mis movimientos con la aplicación Find my friends y yo, en lugar de regresar a Utrecht, enfilé hacia su casa. Llegué a las seis de la tarde y allí me esperaba su parienta, ya que él estaba haciendo unas gestiones.

Al llegar a la casa, preparé todas las cosillas, ellos añadieron un par de platos con verduras y listo, cena en la mesa. Aunque esté mal que yo lo reconozca, esta ha sido la tortilla que mejor me ha salido desde que comencé con el invento. No sé si fue por trabajar con legañas pero estaba del copón. Cuando terminamos de comer y estás más inflado que un tamborín y dudas entre ir al baño y hacerte un leididí o arriesgarte con el susto del día siguiente, nos pusimos a jugar con los chiquillos y cansarlos. Conseguí negociar con los niños que yo no los metía en la cama ni les leía cuentos y a cambio me quedaba a dormir, así que los padres se tuvieron que joder y ejecutar la tarea para la que previamente copularon. Una vez nos deshicimos de las Unidades Pequeñas, nos centramos en el tema y nos tomamos la Texels Bock, de la cual seguramente hablaré otro día. Yo hice la transición hacia otras cervezas tomando una de trigo antes de continuar con Palm, que resulta ser la favorita del Turco. Esa noche no trasnochamos demasiado, algo raro porque siempre nos despistamos y nos dan las tantas y yo creo que no era ni la una de la mañana cuando culminábamos la sesión.

Durante la noche, se produce un ruido fortísimo y me despierto. Me quedo quieto, sin moverme y como el día anterior había pisto una peli de terror, opté por no salir a investigar. Un momento más tarde comienza un golpeteo fuerte y rítmico en algún lugar de la casa. Yo me recordaba a mí mismo que la curiosidad mata a mucha gente en las películas de miedo así que metí la cabeza debajo de la almohada y me hice el lolailo. Al rato oigo bajar al Rubio y se acerca a la puerta principal y se queda mirándola. Yo ni respiré para que no me mande a morir y al poco salió y desapareció en la calle. Cuando pensaba que ya lo habían despiezado, regresó y se volvió a dormir. Media hora más tarde comienza el ruido de nuevo y yo vuelvo a mi Coccoon, cabeza bajo la almohada y quieto. El Rubio vuelve a bajar, vuelve a mirar la puerta y se vuelve a marchar al poco y esta vez tardó más antes de regresar. Afuera el viento aullaba endemoniado. En las películas de género niponas, este es el momento en el que aparece una puta niña de pelo negro largo y que camina raro y se te acerca y la has cagao hasta el fondo. Yo ya estaba por empezar a gritar para despertar a su mujer y que sea ella la segunda en salir a la calle cuando regresó, cerró la puerta y volvió a subir. A propósito, mi dormitorio tenía la puerta cerrada pero como los que hicieron la casa eran fastuosos y fabulosos, le pusieron puertas de cristal y básicamente lo ves todo, algo particularmente molesto cuando vas a jiñar al retrete y parece que estás en un escaparate. Que nadie se preocupe que el Rubio solucionó el problema en los baños con un papel de forrar especial.

Por la mañana me levanté a las ocho y media e hice Pannenkoeken. En eso que se escucha otro ruido terrible y que venía de afuera y cuando yo ya estaba por echarme a correr y subir al ático, la mujer del Rubio viene con cara de espanto y nos dice que tres casas más abajo acaba de caer un árbol al suelo cortado de raíz. Estábamos en alerta amarilla por vientos huracanados y al parecer, esta vez sí que eran huracanados. Afuera llovía horizontalmente. Después del desayuno nos quedamos tomando café relajados y bobiando hasta que llegó la hora de mi partida. Camino de la estación vimos algún otro árbol en el suelo y ramas enormes arrancadas por el viento y que corrían por las calles. En Utrecht, en un cierto punto, tuve que bajarme de la bicicleta porque pedaleaba sin avanzar. Al llegar a mi casa ya eran casi las tres de la tarde y opté por echarme una siesta mientras la máquina del pan hacía masa para pizzas.

Con suerte, esta semana sí que conseguiré tocarme los güevos como Dios manda …

5 opiniones en “Otro fin de semana movidito”

  1. Te veía como Elliot y los demás niños de ET volando en la bicicleta con la música de Williams, qué ilusión.

  2. ¿Te llevas al cine la mochila con la comida?… Por cierto: No le contestaste a Darliz la pregunta que te hizo sobre el idioma de las películas.

  3. Huitten, no he visto la pregunta, igual se me pasó. Y sí, me llevo la mochila con todo porque no volvía a mi casa. Tengo una excelsa coleccion de tupperware, con multiples formas y tamaños y ya estaba todo cocinado.

    El idioma de las películas, como en muchos otros países, es el original con subtítulos en holandés, salvo por las veinte películas nacionales que no los tienen.

  4. Con amigos como tú, quien necesita enemigos! madre mía! si que sirves de apoyo en caso de aparición de niñas de pelo largo tapándoles la cara!.
    Ya estoy viendo la noticia al día siguiente en el periódico: aparecen descuartizados en su casa y un “amigo” dice que estaba dormido y no se enteró de nada… ehem ehem…

  5. No, si al final va a resultar que no prestas atención cuando vas a ver las pelis de miedo. El primero que sale es carne de cañón, así que yo espero y cuando la cosa se pone chunga, prefiero ser el que corre gritando y quizás llega al final de la peli.

Comentarios cerrados.