Otro regreso a Holanda el uno de enero

Ayer la gente de mi clase de italiano mostraba curiosidad y sorpresa porque al parecer yo soy un ser infinitamente superior, que es algo que ya se sabía y lo mío de escribir una bitácora, un diario, un blog o una mielda, como lo queráis llamar es una cosa rara o rarísima. Leíamos un texto sobre una terapia que hace que la gente se sienta mejor escribiendo y yo les explicaba que eso igual funciona con ellos los seres inferiores que escriben dos veces en su vida pero conmigo, que lo hago a diario, o ya me curé o no funciona. En mi afán de documentar algunos episodios de mi vida y siguiendo la gruesa línea de esta semana, ya habíamos leído sobre Un nuevo regreso navideño a Gran Canaria y sobre la Inmersión nocturna en Tufia y de ese viaje solo me queda por contar el regreso a los Países Bajos.

Mi vuelo con TAP salía desde Gran Canaria el uno de enero después del mediodía y así, ese primer día del año, como casi todos los últimos primeros de año desde hace quince años, me pilló viajando en avión. Fui al aeropuerto, facturé y pasé el control de inseguridad. Llevaba exáctamente veinte kilos de papeo y la mochila, que pensaba llenar en el camino.

Nueva zona en la terminal de salidas del aeropuerto de Gran Canaria

El sueño de algún político canario es que el aeropuerto de Gran Canaria tenga una terminal al menos tres metros más larga que la mierda de la T4 en Mandril y le siguen echando metros, adosando nuevos edificios. La foto anterior es la nueva extensión en la parte que antiguamente estaba la zona para vuelos regionales. Se puede ver que está muy usada y las multitudes casi que no te dejan hacer la foto. Al artista que la diseñó no se le ocurrió que unos cuantos enchufes para cargar dispositivos electrónicos molarían mazo.

Gando desde la terraza del aeropuerto de Gran Canaria

Se me ocurrió subir a la terraza del aeropuerto, que está en la zona segura y por la que hacía años que no pasaba. Le han puesto un cristal para evitar que la gente pueda hacer fotos chulas pero bueno, hice lo que pude y ahí tenemos tres aviones ATR y otro con los motores atrás que es un Bombardier CRJ1000. La montañita del fondo es Gando, que los más espabilados recordarán por la foto panorámica de ayer.

Mantecado grancanario

Lo primero que metí en mi mochila fueron dos cajas de mantecados. Llevo casi dos años intentando cuajar la receta de estas delicias que me llevan a un pasado muy lejano, cuando era un chiquillo. Para mi Doña Isaura es una santa del copón y aunque el precio es un robo, al ser libre de impuestos es el triple de caro que en cualquier otro lugar en donde se paguen impuestos, pero me da igual, nunca los he visto en el supermercado por la zona por la que vive mi madre. Recién ayer abrí la segunda caja ya que me he impuesto un límite de uno al día para que me duren casi un mes.

Interior de un Embraer 190 de TAP

Embarcamos con unos veinte minutos de retraso y Genín tuvo tantísima suerte y me tocó no solo ventana, sino que además mi ventana era la SALIDA DE EMERGENCIA. Más tarde habrá un vídeo fastuoso. En la foto anterior se puede ver el interior del avión, con cuatro asientos por fila, que es una cantidad más humana ya que así todos tenemos o ventana o pasillo y ninguno hace de emparedado. El avión se petó hasta la bandera.

Papeo en vuelo de TAP desde Gran Canaria a Lisboa

En los aviones de la TAP todavía dan papeo, como en las líneas aéreas del siglo pasado. Nos dieron un bocadillo de queso y un pastel de nata y por supuesto, allí hasta el último gato se lo jincó, aunque algunos miraban con recelo a la azafata por si era un timo y pretendíua venderlo a cien leuros o así como hacen en lIberia o Buelin u otras aerolíneas. Mi siguiente vuelo fue en pasillo así que en el vídeo tenemos el despegue fastuso en Gran Canaria y en el que se puede ver hasta la playa de Tufia y la Garita y después el aterrizaje en Lisboa entrando al aeopuerto justo por el lado opuesto al vídeo de la ida, con lo que podemos considerar y consideramos que el aeropuerto de Lisboa ya está bien cubierto con vídeos. En el vídeo veremos el despegue en Gran Canaria, con un avión aterrizando en la pista paralela, despegamos, pasamos sobre Tufia, junto a la Garita y vemos las Palmas de Gran Canaria a lo lejos. El aterrizaje es volando en paralelo con el río Tajo y podemos ver el mega-puente que lo cruza cerca del aeropuerto. La musiquilla es la canción Sit Still, Look Pretty que cantan The New Barden Bellas en la película Dando la nota 3 – Pitch Perfect 3. Si no lo podéis ver por debajo de este párrafo, está AQUÍ:

En Lisboa tenía algo más de dos horas de espera así que me aprovisioné con dos cajas más de pastele de nata que se unen a los que compré y congelé en diciembre y que hacen que mi congelador sea en estos momentos un auténtico paraíso:

Pasteles de nata ALOMA al cuadrado

Como del segundo vuelo no hay constancia, tenemos una foto de algunos aviones de TAP y de uno de Buelin aparcados en el aeropuerto.

TAP en Lisboa

El segundo vuelo salió con una precisión alemana y nos dieron un nuevo bocadillo en el mismo. Llegamos a Schiphol a las diez y media y tuve que esperar casi cuarenta y cinco minutos para que saliera mi maleta. Cuando lo hizo, a las once y cuarto de la noche, tenía exactamente ciento ochenta segundos para llegar al tren a Utrecht así que salí por patas y sin dignidad alguna y lo conseguí y me ahorré una espera de media hora. Al llegar a mi ciudad y pese a que tenía una bicicleta aparcada en los alrededores de la estación, preferí ir en guagua que veinte kilos de papeo son mucha carga. Y así acabó el regreso post-navideño a los Países Bajos.

Una respuesta a “Otro regreso a Holanda el uno de enero”

  1. Que envidia, te zamparás esos 20 kilos de papeo, todo el congelador, las costillas encochinadoras en el restautante, y no engordarás un gramo, ya te digo, envidia cochina superlativa tirando a truscolana tengo…
    Me encantó el vídeo, y la banda sonora, gloriosa!!!
    Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *