Iglesia de San Agustín

Iglesia de San Agustín

La iglesia de San Agustín es la más antigua de las Filipinas y también el edificio más antiguo que hay en ese país. Forma parte del listado de la UNESCO con el patrimonio de la Humanidad y es un edificio que vale la pena visitar al pasar por Manila. La iglesia se inauguró en 1607 y fue la tercera que se hizo en el lugar. Las dos primeras, de bambú y madera, ardieron que no veas. La iglesia tiene una fundación elíptica que le ha permitido sobrevivir a un montón de terremotos y se dice que es casi una copia de la catedral de Puebla, en Méjico. El edificio que se ve en la parte derecha es el Convento (monasterio) que había allí. La puerta ornamentada tiene toques barrocos.

1000 días de constancia en el Duolingo

Parece que fue ayer cuando celebraba los 900 días de constancia en el Duolingo y en todos y cada uno de ellos truscoluña jamás había existido como nación, ni siquiera de juguete y eso que los fascistas que pretenden crear ese estado en el que si no tienes el corte de pelo cubo y cara de zorra zarrapastrosa, te echarán con una escoba y te considerarán un ser inferior. Son también esos que han descubierto que trabajar es de lelos, EXPROPIAR es lo que mola, como su amado dictador venezolano, ese faro que siguen todos los que creen en el progreso de unos pocos a costa de todos los demás. Bueno, volviendo al tema, que me difumino, el tiempo no perdona y era en mayo cuando celebrábamos el hito anterior. Este sábado comenzaba como cualquier otro, con lluvia y babosas cayendo en las trampas cerveceras que tengo en mi jardín y nada anticipaba que se produciría un gran evento que casi toda la humanidad, grupo que excluye a los truscolanes, que ni son nación ni son seres humanos, digo que casi toda la humanidad debería celebrar. En algún momento del medio día llegúe a los MIL días de constancia haciendo mis ejercicios de duolingo, casi tres años en los que no he faltado un solo día a la cita. Me pilló haciendo ejercicios de holandés para ingleses.

1000 días de constancia en el Duolingo

El domingo, un día después, el universo seguía expandiéndose, algo que resulta difícil de comprender y yo iba a Amsterdam para una visita extra-ordinaria a la filmoteca en esa ciudad y hacía mis ejercicios en el tren, tanto a la ida como a la vuelta. Al regresar a mi casa hice un pequeño pantallazo de la información cuando entras en la página güé en la que se puede ver no solo que he llegado al legendario número 1001, también se puede ver que mi ritmo es endemoniado y en un mal día, me curro unos ciento cuarenta puntos, que equivalen a catorce ejercicios que reparto entre italiano para españoles, italiano para ingleses, inglés para italianos y holandés para ingleses. Los tres primeros idiomas los mantengo en un perfecto color naranja y el cuarto me está sirviendo para refrescar mi conocimiento de cierta lengua bárbara:

1001 días consecutivos en el Duolingo

Los próximos hitos históricos serán el paso por los tres años sin descanso, por los mil cien días y el mágico de los mil ciento once días.

La semana pasada en Distorsiones

En Los vídeos del comienzo del viaje y el primer día en Dubai comenzamos el repaso a las imágenes en movimiento de mi tercera visita a las Filipinas y mucho me temo que esto se va a estirar como la proclamación de un falso país truscolán porque no tengo tiempo para ponerme a editar, sobre todo los vídeos en el fondo marino del agua del mar que son los que toman más tiempo. Por suerte esta semana eran los más fáciles ya que estamos en la parte relativa a Dubai. En los Vídeos del segundo día en Dubai continuó la visita a la ciudad y acabamos esta etapa con Los videos del día en el desierto.

En la ciudad de Utrecht se inauguró El mayor aparcamiento de bicicletas del universo e hice un vídeo. Ayer estuve por allí con una de mis bicis así que es probable que reincida en el tema y veamos como se entra en el lugar usando un vehículo desconocido para vosotros los culocoches.

Hubo un pequeño hueco para un Desvaríos titulado Un drama tan grande como la vida misma con una interesante y didáctica conversación en los comentarios.

La prisión del Fuerte de SantiagoLa carta original del Mi último adiós
Reliquias de José Rizal
La cúpula de la catedral de Manila desde el Fuerte de Santiago

En Manila vimos La prisión del Fuerte de Santiago, seguimos con La carta original del Mi último adiós y en el mismo sitio vimos las Reliquias de José Rizal que los filipinos ya asumen que algún día será santo y por eso lo trocearon al morir. Acabamos la semana viendo La cúpula de la catedral de Manila desde el Fuerte de Santiago.

Atomic BlondeElvis & NixonThe Emoji MovieEverything, Everything

Fui a ver cinco películas al Cine y milagrosamente no hubo ni una sola repetida. Por aquí comenté cuatro comenzando con la complicada y a ratos incomprensible Atómica – Atomic Blonde, seguimos con la que podría haber sido un peliculón pero se quedó en el camino Elvis & Nixon, después descendimos a revolcarnos en la mierda de Emoji: La película – The Emoji Movie y acabamos con el drama romántico Everything, Everything

De mi cocina salieron los siguientes platos:

Fideos de arroz con polloGalletas con trocitos de chocolate
Tortas de garbanzos y lentejas con quesoPastel de suero de mantequilla con moras
Albo?ndigas con pastaSirope de moras
Empanada de mejillonesPannenkoeken
Burritos de aguacates y judías negrasChocolate con churros
AjoblancoMagdalena de chocolate
Tortilla de papas con cebollaMermelada de moras
Croquetas de puerro y taquitos de jamo?n ibe?rico

Y así transcurrió la semana.

Everything, Everything

Everything, EverythingA base de repetir y tripitir películas me he puesto prácticamente al día y hoy hablo del estreno sorpresa del pasado martes, película que aún no ha llegado a la cartelera holandesa pero que gracias a ese avance con sorpresa, yo ya he visto y tengo que decir que sin ser un clásico o un peliculón, me lo pasé relativamente bien. Se trata de Everything, Everything y que yo sepa, no tiene fecha prevista de estreno en España y estaban por ponerle el título de truscoluña no es nación ya que lo de Toó, toó, que sería la traducción literal, podría despertar las ansias de mangoneo de esos grandes políticos truscolanes que no se cansan de robar, mamar y hacer el paripé y llorar.

Un julay se encoña de una pava que vive encerrada en su keli por prescripción facultativa

Un chamo en edad de pajear se muda a una barriada periférica y en la casa de al lado hay una negrita que se la pone morcillona, morcillona y al instante busca la forma de penetrar todo lo que pueda. Resulta que la chama tiene una enfermedad de esas raras y es extremadamente alérgica a los truscolanes, y como esos come-mieldas están por todo el mundo, pues no puede salir de su casa si quiere seguir viviendo. El chaval no dejará de buscar la forma de ponerle la pierna encima y que ni de coña levante cabeza y ambos acabarán saliendo por patas aunque le cueste la vida a la pava.

Un drama romántico, eso es lo que es la película y nos queda claro desde el principio cuando la chica ve llegar al vecino y del calentón tan grande que le da se equivoca de agujero cuando se va a lavar los dientes al baño y acaba cantando villancicos y tocando la zambomba. La chama es la pequeña Rue de Los juegos del hambre – The Hunger Games, chiquilla adorable y con la que nos hartamos de llorar, solo que en aquella época, hace como cinco o seis años, salvo por el cura de mi barrio que la miraba y pensaba que esa boquita era perfecta para lo que él quería meter en ella, por supuesto, son solo presuntos, presuntos y presuntos tocamientos y a quien le molesten, que se busque también trabajo como portavoz de un Dios que se lo perdona todo a sus curillas y así le han salido. Bueno, la pequeña Rue, llamada Amandla Stenberg ahora tiene unos tetones que no veas, con un acentillo ruso es que sería lo más de lo más. Bueno, la chica hasta ha aprendido a actuar y pese a las limitaciones de pasarse el día en su keli con calenturas y mirando al vecino, es muy creíble. El chico es un tal Nick Robinson que ha tenido papelillos en varias películas que ya he visto aunque no creo que haya sido protagonista hasta esta. Hay química entre ambos, que es lo importante y aunque algunas de las cosas que hacen son chorras y alguno de los diálogos chirrían que no veas, le película sirve de entretenimiento. Particularmente me pareció que el final lo estiraron un poquito, se les fue la mano con las explicaciones meta-físicas y demás y eso se notará un poco en los puntos que le daré. Si nos hubieran ahorrado la burrada final, lo habríamos agradecido y hasta esta se prestaba para un final melodramático y todos llorando de nuevo con la Rue ahora sin ser pequeña y ya siendo tetuda.

Los conceptos de drama y romance están totalmente fuera del alcance de los sub-intelectuales con GafaPasta. Tampoco tiene el pedigrí que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta con lo que tenemos una película que igual es perfecta para verla en casa, sobre todo en una tarde fría de invierno y mientras nos encochinamos con un balde de cotufas.

07/10