Cargo bike

Cargo bike

Desde que hace casi O-N-C-E años comenzara una de las sagas más prolíficas en éste el mejor blog sin premios en castellano con la anotación La Dolorsi hemos visto hasta el día de hoy doscientos cuarenta anotaciones con bicicletas, las cuales están hasta organizadas en el épico y legendario Álbum de fotos de bicicletas. Una de los modelos favoritos es el de las bicicletas usadas para transportar mercancias, variaciones de dos o tres ruedas que pueden reemplazar a un coche en muchas ocasiones, por mucho que a nuestra culocoche residente le duela esa acción. En la ciudad de Florencia me tropecé con la que tenemos en la foto de hoy y no me pude resistir a hacerle una foto. Desconozco la marca pero se puede ver que tiene frenos de disco y velocidades y ruedas robustas, con lo que un par de cientos de kilos de carga seguro que se pueden mover con esta bici. Al no ser eléctrica, yo no subiría cuestas pero lo bueno de Florencia es que el centro de la ciudad es bien llano.

Cuevas abiertas al mar en la isla Laurel

Cuevas abiertas al mar en la isla Laurel

La isla de Laurel en Crystal Cove tiene un par de cuevas a las que se accede desde la isla y que están abiertas al mar y acaban resultando lugares fabulosos para bañarte. Una de ellas la vemos en la foto de hoy con su agua de colores preciosos y el reflejo de la luz primero en el mar e iluminando sus paredes. El acceso a la cueva desde la superficie es por la parte posterior subiendo unas escaleras de piedra.

Por fin lo conseguí

Si hay algo cierto en este universo enrevesado en el que nos ha tocado vivir y en el que fascistas, criminales y fachas regionalistas de mierda no respetan las leyes y después cuando los meten en chirona dicen que son criminales políticos, sin mencionar que además son josdelagranzorratruscolana, gentuza, mierdas, escoria y morralla de la peor, digo, que si hay algo cierto en este universo es que yo hilo burdamente el diario de mi vida y todo está atado y requete-atado y así hace poco más de un año sugería que soy El puto requetequeteque amo y unos días más tarde daba Un paso más allá del puto requetequete amo. En las cincuenta y pico semanas que han pasado me he mantenido ahí, rozando la cima, siempre al noventa y pico por ciento pero como que era algo imposible estar por encima de todos y cada uno de los julays que competíamos.

El nuevo rey del requetequeteque-mambo

Ya lo decía la canción: truscoluña no es nación, espera que me equivoco que decía ya era hora ahora me toca a mí y el otro día cuando miraba como iban las estadísticas esas que demuestran que al contrario que algunos que comentan por aquí, mi culo no está moldeado al asiento del coche en el que culocochean, flipé cuando vi que por primera vez (que yo sea consciente) he sido el julay más activo del poblacho de Houten, villorrio en el que ni siquiera vivo pero como el GooglEVIL está emperrado en hacerme ciudadano del mismo, de los cuarenta y nueve mil y pico ciudadanos que tiene, yo que no estoy allí soy el puto amo, al menos durante siete días y ni uno solo puede decir que ha caminado más que yo mientras sus datos eran subidos a las nubes para que estén a tres metros más cerca del cielo. Ni siquiera lo logré en la semana en la que más he caminado, que tengo semanas con un veinte por ciento más de pasos, pero bueno, lo que importa es haberlo logrado y lo de menos es el esfuerzo invertido. Con mi madre en mi casa, esto quiere decir que la tengo super-entrenada y que ahora mismo, si se apunta a las olimpiadas viejunas, le da un repaso a Genín y otros y otras del gremio que no veas. En el pantallazo anterior hay otro dato interesante, el peso, ya que por más que como no puedo ser obeso como algunos comentaristas y me mantengo en la franja que separa los sesenta y cinco kilos de los sesenta y seis.

Estable dentro de la normalidad

Para eso tenemos más datos extraídos de otro lado en mi dispositivo mágico y maravilloso que funciona con el androitotorota. Procesando la información que generosamente aporto, resulta que hace doscientos diecisiete días venía a pesar lo mismo, aunque hay algún efecto óptico porque en ese mismo tiempo, alguna julay en Gran Canaria me ha dicho que he perdido peso que no veas, una falacia tan grande como truscoluña, que ni fue, ni ha sido, ni es nación. También sirve para cerrarle la boquita a esos que dicen que estoy muy flaco, algo que solo puede ser envidia cochina porque hago ejercicio y con una regularidad brutal suelto el jiñote. Mi peso está exactamente en el anormal, entre sus vecinos bajo peso y sobrepeso y no es mi culpa si el ochenta y cinco por ciento de la gente de mi altura es obesa de tipo I (palito) y de tipo II (palito-palito) y viven en la inopia y niegan la evidencia, como la beba esa que veo algunas veces en Gran Canaria y que lleva unas lorzas por los lados de las caderas que parece que se le disparó el airbag y que cuando me dice que ha perdido un montón de peso y yo me parto y me troncho, se rebota toda conmigo y hasta le parece mal que le aconseje ir a un oculista para ver si es un problema de falta de vista ya que la chicha que arrastra yo la puedo ver perfectamente. Ni siquiera me puede acusar de haber sido rastrero y mezquino, que pudiendo haberle pedido que me prepare medio kilo de manteca de cerda cuando vaya en navidades, me he callado.

Magic Island desde la isla Laurel

Magic Island desde la isla Laurel

La semana pasada nombré Magic Island por aquí como otro islote carente de interés por la zona y al final resultó que tenía alguna foto entre las seleccionadas. Esa roca con un montón de estructuras de origen humano sobre la misma es Magic Island y justo en este lado es donde la gente salta al mar desde diferentes alturas (máximo diez metros), por supuesto tras firmar una exención de irresponsabilidad de esas por si se matan. A la derecha del islote y por detrás está la isla de Boracay y la que vemos a la izquierda es la isla de Panay.