Odd Thomas

Odd ThomasDespués del empacho que me he dado escuchando toda la saga de ?nder me apetecía cambiar un poco el tercio y escuchar otro tipo de autores. De forma casual me enteré de la existencia de Odd Thomas y después de leer un poco el tema decidí embarcarme en la tarea. Como suele ser habitual, se trata del audiolibro (audiobook) en versión original. La duración total es de más de diez horas y media y he de decir que merece la pena.

Odd Thomas está escrito por Dean Koontz, uno de esos autores de grandes éxitos que se ha especializado en el suspense. Reconozco que aunque he leído varios libros suyos, nunca me ha terminado de convencer. Siempre me ha parecido bastante inestable. Dicho esto, en esta ocasión me descubro ante él porque Odd Thomas es una novela brillante a la que quedas enganchado después de unos minutos y que te obliga a seguir y seguir hasta el final.

El protagonista de la historia es el chaval que le da título al libro, un joven a priori gris y vulgar, destinado a fracasar en esta vida pero que tiene un don, o una maldición: ve a los muertos. No le hablan, pero se mueven a su alrededor y de alguna manera consiguen comunicarse con él y pasarle información que a veces puede salvar vidas. Odd Thomas es cocinero en un bar y tiene la novia más bonita del mundo, con la que se quiere casar. En su vida, a caballo entre este y el otro mundo suceden cosas extrañas a las que él no les da importancia. Todo eso cambia el día que alguien entra en el bar en el que trabaja y hace un pedido muy extraño. A partir de ese momento se rompen las fronteras entre la cordura y la locura y la historia se precipitará en picado hacia un final antológico.

He quedado francamente impresionado con la consistencia de la historia y con la forma en la que consiguió hacerme partícipe de ella y creer cosas que habitualmente desecharíamos por fantasiosas. A lo largo de toda la trama se nota la mano del autor dosificando la acción, repartiendo pequeños momentos que enriquecen la historia principal y la hacen más hermosa y provocando emociones durante todo el camino.

Para aquellos a los que les gusta la novela de misterio, el terror y la ciencia ficción, esta es una mezcla bastante interesante y que seguro que os gustará.
gallifantegallifantegallifantegallifante

Apaga mi fuego

Apaga mi fuego

Apaga mi fuego, originally uploaded by sulaco_rm.

La última foto de esta serie tan criticada por algunos de los habituales reúne un montón de los tópicos que hemos leído sobre el tema en los últimos años. La única razón para hacer la foto fue el color amarillo, que siempre me ha gustado mucho. Las gafas de sol, los uniformes de obreros, los cascos de obra, la manguera en plan bomberos, los cuerpos danone pasados de fecha, todas las señales están ahí.

Hay una canción antigua muy famosa con el título de reaviva mi fuego. Le doy la vuelta y en este caso diremos: apaga mi fuego.

Hay más información sobre Amsterdam en la anotación Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda y también puedes ver el Álbum de fotos de Amsterdam

Technorati Tags: ,

Charlie and the chocolate factory ? Charlie y la fábrica de chocolate

Hay películas que uno espera con ansia y que corre a verlas en cuanto se estrenan. Normalmente son productos de directores por los que llegas a sentir un cariño especial y que sabes que a lo largo de los años te han regalado grandes momentos. Esto es lo que me ha sucedido con charlieandthechocolatefactory, conocida en España como Charlie y la fábrica de chocolate, lo cual me lleva a preguntar por qué no se tradujo el nombre del niño, algo que supongo ni siquiera se le pasó por la cabeza a los traductores.

La principal razón para ver esta película es que la dirigió Tim Burton, un hombre con una carrera muy interesante y que siempre logra sorprendernos de alguna manera. En esta ocasión es volviéndonos a contar este clásico de Roald Dahl, uno de los mejores escritores de literatura infantil y que estoy seguro que todos conocemos porque crecimos leyendo sus libros, ¿o no? Esta historia además, es de esas que nos han marcado profundamente. Yo aún recuerdo cuando vi la película anterior. Era un pipiolo y la dieron en la única cadena nacional en aquel entonces un sábado por la tarde. Estaba en la casa que mis padres tenían en el campo, comiendo magdalenas mientras miraba embobado aquella enorme televisión en blanco y negro. La película se grabó a fuego en mi memoria. Me daba un poco de miedo enfrentarme a la historia por esa razón y por suerte la cosa ha salido muy bien. Tim Burton ha jugado sobre seguro y se ha rodeado de un equipo con el que está acostumbrado a trabajar y ha conseguido redescubrir la magia de esta historia y contárnosla de una manera diferente, sin traicionar al original.

Se ayudó de Johnny Depp, el cual se salió con un Willy Wonka brillante y pervertido que en muchas ocasiones nos recuerda al más reciente Michael Jackson, un freak que no encuentra su sitio en el mundo y que decide retirarse del mismo. Johnny Depp está brillante, esplendoroso. Controla su actuación de una forma impecable y la hace muy creíble. Desconozco lo que hicieron en el doblaje, pero en la versión original su voz es también bastante increíble. Junto a él tenemos a Charlie, interpretado por Freddie Highmore, un niño genial y divertido al que recordaréis de Finding Neverland. Hay muchísimos actores secundarios que brillan en los momentos en los que la cámara los enfoca y cobran protagonismo, algo que no sucede muy a menudo, sobre todo en este cine actual en el que sólo los actores principales tienen derecho a sobresalir. De entre todos ellos me quedo con Deep Roy, el actor que interpreta a todos y cada uno de los Oompa Loompa. Me levanto y le doy una ovación por su trabajo. Y si lo de este hombre es de premio, todas las voces de los Oompa Loompa fueron interpretadas por Danny Elfman, quien también firma la banda sonora, una pieza antológica que merece la pena poseer.

Tras más de dos horas de excelente cine sales a la calle tan contento, tarareando las canciones de la película y con una gran sonrisa en tus labios. Estos son los momentos por los que uno sigue yendo al cine.
gallifantegallifantegallifantegallifantemedio gallifante

Bajándome a Gran Canaria

Ha llegado la hora de ponerse en movimiento y migrar por unos días hacia el sur, hacia el hogar del sol y el verano. Cuando leáis estas líneas estaré paseando en el muelle de Ámsterdam para retratar para la posteridad el Amsterdam Sail 2005, el mayor evento naútico de los Países Bajos. Al mediodía, después de comer con mi amigo el turco y su novia, esa turca a la que ve una o dos veces al año durante dos o tres días y con la que dice mantener una relación, marcharé hacia el aeropuerto, me subiré a un avión de Martinair y bajaré tres mil kilómetros hacia el Sur, hasta Gran Canaria.

Esta es una gran oportunidad para que aquellos que leen estos renglones torcidos en esa isla redonda y maravillosa queden conmigo y nos tomemos unas cervezas. Una de las múltiples formas para localizarme es usando los comentarios de esta anotación.

Como sucede siempre que Distorsiones está de gira, la página seguirá actualizándose y continuaremos mirando la vida pasar desde allá abajo. Nos vemos en Las Palmas.