Hembras à la carte

¿Qué sucede en estas tierras? ¿Será la alquimia un invento neerlandés? ¿es cierta la leyenda de la transformación de las hembras?

Hoy trataremos de dar respuesta a estas y otras preguntas. Si enfiláis hacia el norte y cruzáis varios países europeos, llegaréis finalmente a unas tierras semi sumergidas llamadas los Países Bajos. En ellas vive una raza altiva, donde predomina el pelo rubio, narices afiladas, ojos achinados, mandíbulas cuadradas y gran estatura. Son los neerlandeses, los colonizadores de las ciénagas situadas en esta zona. Esta raza, tan perfecta y jodidamente estructurada, es vista desde el exterior como uno de los hitos culminantes de la supremacía blanca, el orgullo de nuestra raza. Sin embargo, si cambiáis vuestro punto de observación y os infiltráis entre ellos, como yo he hecho, veréis que la perfecta pirámide está llena de grietas y se desintegra por momentos.

La mujer neerlandesa, bella como pocas a los 17 años, madura a los 28 y se echa a perder a los treinta y cinco, momento en el que en algún lugar recóndito de sus cuerpos se activan los miliclitorianos que nombran en la primera trilogía de la guerra de las galaxias. Al igual que con los Jedis, los miliclitorianos comienzan a trabajar y transforman esos especímenes en auténticos hombres, feos, masculinos a más no poder. Esa transformación se culmina en unos tres años. Al acabar, el desafortunado marido se encuentra con que duerme en casa con otro hombre, un hombre al que sus hijos, más que nada por miedo, llaman mamá. Ese nuevo hombre de la casa no tiene escrúpulos, es cruel y salvaje puesto que ha sido creado con el fin de pertenecer a la casta de guerreros más grande que ha existido en el universo.

El hombre holandés, el auténtico, el nacido varón, sabe que esto es así y teme contraer matrimonio con hembras locales. Se aterroriza al pensar que algún día la fémina con la que comparte lecho e hipoteca se transformará al igual que tiempo atrás le pasó a su madre y que ese día su vida se convertirá en un infierno. Estos pobres hombres acusan a la iglesia de sus males, creen que esto sucede por estar malditos, por haber expulsado del país a la única religión auténtica, por haber profanado la catedral de Utrecht borrando las caras de los apóstoles de los frescos que adornan la iglesia. Dios, el único y todopoderoso les mandó una única advertencia. Al poco de mancillar la iglesia una tormenta mastodóntica separó la torre del campanario de la nave central. Tardaron más de 100 años en eliminar los escombros. Nunca olvidaron la lección.

Por eso, el macho neerlandés busca pareja fuera de su tierra. Antes la cosa estaba muy jodida y había que resignarse, pero esos tiempos ya han acabado. Hay Internet, hay agencias de contactos, hay mafias establecidas para satisfacer sus más ínfimos vicios. Ahora el hombre nórdico está a un click de la mujer de su vida, una hembra que será aburridamente hembra toda su vida, que nunca anhelará el cambiar su sexo.

Un paseo por el edificio en el que trabajo nos deja un balance esperanzador. Mi compañero de oficina está casado con una colombiana. Dos puertas más allá hay uno con una Ucraniana, otro con una de Surinam, Vietnam y Alemania. Cuando bajamos a la planta de los desarrolladores de Software nos encontramos con que prácticamente todos tienen esposas extranjeras y pasan sus vacaciones en los países de origen de sus hembras. Hay varios con esposas rusas y cuentan las leyendas de la empresa que las compraron a través de un catálogo, un catálogo que los solteros buscan desesperadamente en todos los rincones para acabar con su soltería. Esa misma leyenda dice que aquel que encuentra el catálogo tiene asegurada una vida de felicidad completa y que puede pagar esa vida a cómodos plazos.

Mejillones a la holandesa

Mejillones a la holandesa

Mejillones a la holandesa, originally uploaded by sulaco_rm.

Una de las pocas ventajas que está teniendo este verano aciago es la de los mejillones. Como siempre, la temporada de mejillones en este país empieza en Julio y se extiende hasta Enero. En los Países Bajos y en Bélgica la cultura de los mejillones está muy extendida. Es uno de los platos nacionales y hay que reconocer que dado lo pobre y miserable que es la gastronomía de éste país, los mejillones son uno de los mayores logros.

A mí me introdujo en esto de los mejillones un amigo holandés. Nunca le estaré lo suficientemente agradecido. Me abrió los cielos. Desde entonces, prácticamente cada semana mientras dura la temporada ceno al menos un día los susodichos moluscos. Generalmente son los sábados porque es el día que los compro en el mercado y prefiero comerlos frescos.

Algo que los diferencia de los que se pueden comprar en España procedente de Galicia es el tamaño. Los mejillones del mar del norte son mucho más pequeños que sus homólogos gallegos. Esto implica comer más cantidad. De media, un plato de mejillones para una persona consta de entre ¾ de kilo y 1 kilo de mejillones, que una vez extraídos de su concha pueden ser unos 60 o 70. no os alarméis, son más pequeños y aunque el número los haga parecer un atracón, al final se quedan en nada.

Otra cosa que llama la atención es que tanto los neerlandeses como los belgas los comen acompañados de papas fritas y generalmente con varias salsas en las que los mojan. Os puede parecer extraño pero ellos piensan lo mismo de la manía española de poner mejillones en la paella. Para gustos se han hecho colores.

Para cocinarlos es necesario tener una mejillonera, caldero alto en el que se hierven y que tiene una tapa en forma de sombrero que cumple dos misiones: la primera es la de permitir su mezcla durante la cocción y la segunda es la de servir de recipiente para las conchas de los mejillones durante el ágape.

Mejillones

Mejillones, originally uploaded by sulaco_rm.

Bueno, vayamos con la receta:

Los Ingredientes:
¾ de kilo o 1 kilo de mejillones por persona, 1 cebolla y 1 zanahoria por kilo de mejillones y cilantro (o perejil).

La implementación:
Cortar las cebollas, las zanahorias y el cilantro. No hace falta que el corte sea muy pequeño. Meter en la mejillonera todos los ingredientes y echar un poco de agua. Poner a fuego fuerte a hervir. Una vez está hirviendo, sacar del fuego y agitar. Volver a poner al fuego y repetir este proceso dos veces más (en total serán entre 4 y 6 minutos). Servir acompañado de la salsa de mejillones y con Papas fritas.

Si queréis haceros vuestra propia salsa para mejillones, mezclad mayonesa con vinagre, mostaza y perejil en un pequeño recipiente.

Esta es otra de esas recetas que se pueden cocinar en menos de diez minutos.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Technorati Tags:

The Ladykillers

theladykillersPara recuperarme del palo de Spider-man 2 volví al cine al día siguiente, pero decidí ser más cuidadoso y opté por lo seguro. Una película de Ethan y Joel Coen, los antológicos hermanos que nos han regalado clásicos como Fargo o Barton Fink.

Su nueva película se llama The Ladykillers y un ceñudo ejecutivo la tradujo al español como Ladykillers. No es un guión original de ellos. Han hecho un remake de una película de 1955 titulada The Lady Killers y que no he tenido el gusto de ver, así que me centraré en la nueva.

Se trata de una banda de mangantes que quieren robar la caja fuerte de un casino situado en la rivera del Mississippi y que para ello han de hacer un tunel desde la casa de una encantadora señora, magistralmente interpretada por Irma P. Hall. A la pobre mujer la convencen de que son una banda de música renacentista para que les permita usar su sótano.

La banda está liderada por Tom Hanks, al que se le empiezan a notar los años, pero que cumple eficazmente. Tiene un acento endiablado aunque supongo que los que la veáis en España no lo notaréis, gracias a los patéticos doblajes con los que regalan ultimamente al cine en España. Junto a Tom Hanks hay un grupo de freaks entre los que brilla con luz propia Marlon Wayans, un chaval con el que te partes de risa. De nuevo, el doblaje seguramente se cargará sus mejores diálogos.

Para las mentes ramplonas y sencillas que jamás han visto una película de los hermanos Coen, yo os diría que os la ahorréis, no es algo para lo que estáis preparados. Sin embargo, para aquellos que son capaces de captar pequeños matices, disfrutar con juegos de cámara, apreciar la labor de los actores, dejarse llevar por un guión que trata de haceros cómplices de la historia y a los que les guste la música gospel, esta es una muy buena película, no la mejor de ésta pareja, pero definitivamente muy por encima de la media habitual.
gallifantegallifantegallifante

PlayStation Home Entertainment

Seguro que todos tenéis tele en casa y pasáis las horas sentados frente a ella educándoos con esos fascinantes programas de caspa e insulto que han hecho de la Televisión española una de las más sesudas del mundo mundial. Yo no tengo tele, o más exactamente no tengo conexión al cable y como ya no quedan emisoras emitiendo por antena, no la uso.


El lugar que ocupaba la caja tonta lo han tomado la conexión de 2 Mbps a Internet y el orgullo de la casa, mi Centro de entretenimiento avanzado, formado por mi PlayStation 2 con adaptador de red, disco duro de 120 Gigas y el software HDLoader.

En lugar de ver como el hijo de fulanita se declara mariquita ante las cámaras y su madre llora agradecida por tener un vástago que le ha proporcionado estos minutos de gloria, yo me pateo las calles de Vice City buscando a una banda de cubanos de mierda a los que tengo que eliminar. Mientras vosotros veis esas soporíferas películas que los nonagenarios programadores de antena3 lanzan al aire todos los fines de semana, yo estoy salvando decenas de mundos junto con Goofy y el pato Donald. Cuando Boris Izaguirre zarandea su micropene al ritmo de la última melodía diseñada para sacaros los cuartos con decenas de tretas comerciales yo seguramente estoy tratando de desmantelar un cartel de terroristas internacionales que viajan por todo el mundo y a los que alguien tan preparado como James /sulaco/ Bond tiene que neutralizar. Mejor ni os cuento lo que me puedo reir con las clases de baile de mi EyeToy o las batallas de Kung-Fu que me monto. Seguro que es una actitud pecaminosa y no creo que la iglesia me lo perdonara.

Debería hacer algo por volver al redil y reeducarme en el sagrado arte del consumo tontovisivo, pero es que no me hallo, ya no concibo el perder unas horas preciosas siendo sujeto pasivo que es bombardeado con las consignas adecuadas y prefiero tener un rol más activo, ya sea tratando de devolver al puto infierno una banda de demonios o dejándome llevar por Internet a lugares que nunca sospeché.

Son las ventajas de mi Home Entertainment. Los cinco altavoces conectados a la PS2, todo centralizado en mi flamante monitor TFT de 19’1 pulgadas y un montón de divertimento cuando y como quiero.
Jesusito de mi vida que cosa más bonita
El HDLoader me abrió las puertas del cielo. Ahora puedo tener un montón de backups en el disco duro y llevar mi PlayStation adonde quiera cargadita de diversión sin arrastrar una ristra de DVDs tras de mí.