Parte superior del Campanile di San Marco

No quiero dejar la zona sin poner al menos una foto específica para el campanario de la basílica de San Marcos. Ha aparecido en varias de las fotos que hemos visto y seguramente regresará cuando veamos algunas fotos hechas de noche. Tiene casi cien metros de alto y el que vemos hoy es una reconstrucción de 1912 ya que el anterior se desplomó en 1902. Se puede subir en ascensor a la zona abierta que se ve en la imagen y desde allí hay unas vistas majestuosas de los alrededores, de Venecia y más allá. En cada una de las caras tiene o un león (como el de la foto) o la Giustizia, la cual al parecer representa a Venecia. La veleta dorada es el Arcángel Gabriel, al que pusieron ahí para que le den unos correntazos que no veas cuando le pille un rayo y al parecer sucede con regularidad. El campanario de San Giorgio está inspirado en este. En la parte inferior estaba rodeado por un andamio y parece ser que lo están reforzando para que no se vuelva a caer. Hay copias de este campanario por todo el mundo y entre otras tenemos las Torres Venecianas de Barcelona. En el campanario hay cinco campanas y cada una tiene un propósito específico. La Renghiera avisaba de las ejecuciones, la Mezza Terza de las sesiones del Senado, la Nona sonaba al mediodía, la Trottiera llamaba a los miembros del Maggior Consiglio para sus reuniones y la Marangona, que es la más grande, sonaba al comienzo y al final de la jornada de trabajo.

4 respuesta a “Parte superior del Campanile di San Marco”

  1. Quiero un Spritz. Es que con tanta foto de Venecia me entran unas ganas locas de tomarme uno. Qué rico y qué bonita Venecia.

  2. Yo pondría de moda una campana para las ejecuciones de corruptos en todas las plazas de aquí, lo malo es que si de verdad funcionara, estaría sonando sin parar día y noche y se quejarían los vecinos 🙂
    Salud

  3. ¡Ahí sí que estuve!… Y lo de las campanas me hizo gracia.

    Yo, antes de llegar a lo que dice Genín, lo que haría es poner campanas en todas las plazas, de todos los pueblos, con los nombres de todos los malhechores (políticos, delincuentes, etc.), y hacerlas sonar hasta que los metieran en la cárcel. Como no habría ser humano (ni inhumano) que aguantara el sonido…nos movilizaríamos de verdad, y lograríamos todo lo que nos propusiéramos. En este país, como no se nos moleste en la siesta…no sacamos la furia que se necesita para combatir toda clase de maldades.

    Después, si eso no funcionara, firmo la proposición de Genín.

  4. Yo soy más modesto y sencillo y creo en las virtudes terapéuticas del Garrote Vil. Estaría dispuesto a dar una de mis semanas de vacaciones y pasarla trabajando gratuitamente como verdugo 12 horas al día. Me ponen tres sillitas en paralelo y así mientras me sustituyen al joputa voy cargándome otro. Verías tú como en seis meses se acaban los presentes mangantes y los futuros aprenden

Comentarios cerrados.