Partiendo hacia la bahía de Ha-Long

Partiendo hacia la bahía de Ha-Long

Llegamos a un nuevo destino y esta serie, que creo que no será demasiado larga, será una sucesión de fotos de islotes cubiertos de vegetación y poco más. Es una visita a una de las nuevas maravillas del mundo y un lugar que desafía al presente y nos lleva atrás en el tiempo. No tengo ni idea de cómo voy a exprimir mi cabezón para sacar textos para acompañar las imágenes así que si no hay mucho, que nadie se sorprenda. Todos las excursiones salen del mismo lugar a la misma hora así que sobre la una de la tarde hay un río de barcos (creo que me dijeron que había más de trescientos) que se dirigen hacia la misma zona y básicamente con el mismo recorrido. Dependiendo del precio que pagues, unos serán más cómodos que otros o la comida tendrá mejor o peor calidad, el alcohol será o no gratis pero por lo demás, todos vamos a ver los mismos sitios. Cuando los barcos comienzan la excursión, mirando hacia tierra vemos el enorme puente por el que llegan las camionetas petadas de gente en las que nos trajeron a todos desde Hanói.

2 opiniones en “Partiendo hacia la bahía de Ha-Long”

  1. Varios de los puentes que vi en el país habían sido donaciones de otras naciones. Por ejemplo, en el delta del Mekong, pasé por dos, uno se lo regalaron los japoneses y otro los australianos. Cerca de la zona desmilitarizada vi otro puente pequeño que fue regalo del amigo Fidel Castro

Comentarios cerrados.