Paseando por Gooilust

En días soleados como el de hoy es un crimen quedarse en casa. Después de pasar la mañana apuntalando mi bitácora, algo que quizás alguno hayan notado ya que hubo instantes en los que sólo salía una página en blanco, decidí salir a pasear en bici. Vivir en Holanda tiene esas ventajas. Hay miles de kilómetros de carriles bici y por suerte vivo rodeado de algunos de los parques más bellos del país.

Antes de salir, cargué el audiolibro que estoy empezando en mi iPod, puse la cámara en la mochila, la botella de agua, las gafas de sol y a la carretera. Estuve unas tres horas dando vueltas, aunque no todo el tiempo a pedal. Pasé por Gooilust, una reserva natural privada cercana a mi casa que es una preciosidad y después de aparcar la bicicleta, me metí a caminar en sus verdes bosques. En uno de los claros me recosté en la hierba a escuchar mi libro mientras la gente paseaba a mi alrededor y el sol acariciaba mi cara. Es por momentos como ese por los que uno vive aquí. Estuve bservando las parejas de ancianos, que van renqueando cual androides defectuosos mientras trataban de culminar los cien metros que les separaban de sus bicicletas. También habían muchas parejas de imberbes adolescentes con erupciones hormonales que expresan en los granos que perlan sus rostros y en la fogosidad que demuestran para ponerles la pierna encima a las hembras que se traen al parque. En este país hay muy poco decoro y estos a la mínima las montan sin importarles que haya gente a su alrededor.

Vi muchos matrimonios con niños, que llegan a Gooilust con dos bicis y seis individuos, lo que demuestra que una bicicleta es un medio de transporte de masas. Un día tengo que hacer una foto de una de esas madres llevando tres o cuatro niños. Siempre me ha parecido un milagro que nunca ocurra nada. En España morirían a puñados gracias a la delicadeza y tacto de la fauna conductora. Estas parejas consumadas y habitualmente en pecado mortal, ya que no se casaron por la iglesia, traen también tremendos perros que dejan a su aire. Resulta anómalo ver como dichos animales se cruzan con otros de igual o superior tamaño y no se inmutan. Definitivamente yo vengo de un lugar diferente, porque en la Isleta las peleas de perros eran algo habitual y casi siempre terrorífico. Estos contrastes, cuando se los señalo a alguien del país, les asombran, porque ellos siempre han asumido que en todos lados las cosas pasan como aquí.

Esta mañana también me he despertado en modo investigador y probé una masa para preparar croasanes que compré ayer. Me salieron seis, todos y cada uno de ellos correcto en color y sabor, aunque lejos de la textura y perfección de los que se venden en la dulcería Colomar, la Meca para todo el que quiera probar un croasán sin imperfecciones. Pronto estaré por allí y como siempre me dejaré caer por dicha dulcería para pecar de gula e inflarme a comer. Es bueno sentirse culpable con estas cosas. Mientras los devoraba uno a uno, me asomé a la ventana y me encontré con una mudanza. Una de las parejas que viven en la acera de enfrente se han marchado. Lo han hecho a la holandesa. Trayendo a todos sus amigos para que les ayuden con la reubicación de sus pertenencias. Se les veía felices mientras llenaban las dos furgonetas de reparto con sus muebles. Tenían tres sillones y todos eran de diferente familia, al igual que mesas y sillas. Como nadie tira nada, las cosas van pasando de manos hasta que ya no sirven y acaban en la basura. Todos ellos eran conscientes de que yo estaba en la ventana, con mi zumo, mi vaso de leche y mis croasanes mirando descaradamente y disfrutando del espectáculo. No les hizo gracia porque en su cultura, uno no debe fijarse en los demás y debe hacer siempre como si estuviéramos en universos paralelos. A mí esa teoría me gusta, pero que queréis que os diga, llevo cinco litros de sangre española ? canaria ? isletera y lo de noveleriar está grabado a fuego en mis genes, así que he seguido el espectáculo hasta que han terminado. Ahora tengo una idea bastante precisa sobre los gustos de dicha pareja.

Una respuesta a “Paseando por Gooilust”

  1. pues nos debes un par de anotaciones sobre la susodicha, asi que afila tu camara nueva y a investigar, que ya lo dice siempre el maestro King, en todo pueblo siempre hay oscuros secretos 😀

Comentarios cerrados.