Paseos en bicicleta

Una de las cosas que más me gusta de la primavera es que con el cambio de hora y la subida de la temperatura, en Holanda se produce una explosión de color y por suerte, a pocos kilómetros de mi casa estás en plena campiña, rodeado de enormes campos de manzaneros en flor, cerezos, campos con vacas y ovejas y canales pletóricos de agua. Son los días en los que procuro llegar a casa temprano, comer con presteza y salgo con la bicicleta a recorrer treinta, cuarenta o cincuenta kilómetros antes de que se haga de noche y baje la temperatura. Gracias a los miles y miles de kilómetros de carriles bici y de pequeñas carreteras que tenemos en este país, es toda una experiencia en la que cada día puedes tomar una dirección distinta.

Como los holandeses son organizados y algo metódicos, hay un sistema de señalización con números muy fácil de seguir y con el que vas de un lugar a otro, siempre en la bici, casi siempre sin coches a tu alrededor o por caminos poco transitados, con las vacas observándote con curiosidad, las ovejas corriendo asustadas y un incesante fluir de aves que regresan a esta parte del mundo desde el sur de Europa y África tras pasar el invierno dispuestas a disfrutar de la época de luz.

Mis paseos en bicicleta suelen acabar como rutas que almaceno en mi ordenador en las que no solo se sabe por donde he pasado sino que también hay información sobre la velocidad promedio. La tecnología nunca dejará de sorprendernos.

En mi jardín, este año los tulipanes parecen estar despertando y la semana que viene estarán en su apogeo, lo cual viene a coincidir con eso que repito una y otra vez pero que la gente siempre me pregunta: la mejor época para ver los tulipanes en los Países Bajos es la segunda quincena de abril y la diferencia entre una semana y otra es brutal. Puedes venir y no ver ninguno y siete días más tarde quedarte ciego de tantos tulipanes. De la misma manera, en la ruta de los manzaneros en flor, el sábado pasado solo habían miles y miles de manzaneros sin nada y ayer cuando pasé por lugares cercanos las flores comenzaban a despuntar y amenazaban con estar completamente abiertas para el sábado de esta semana.

Ayer rozamos los veinte grados por la tarde, con esa extraña manera que tiene el calor en este país y que alcanza su punto culminante a las seis y media de la tarde y no a las doce de la mañana. Nunca lo terminaré de entender pero bueno, es muy agradable el salir del trabajo y saber que lo mejor está por llegar.

Y así pasan los días ?? 

7 respuesta a “Paseos en bicicleta”

  1. Aquí hoy hemos estado a 27º, es por las arenas de los moros, pero parece que nos dejan para ir al Mediterráneo.
    Si, las temperaturas máximas son por la tarde y las mínimas al amanecer.
    Salud

  2. Genín, eso en Holanda es una ola de calor. En Canarias, las temperaturas máximas son siempre entre las 12 y las 16, después baja la temperatura.

  3. En Sevilla estamos a 32 grados a las tres de la tarde, eso sí, están todos los naranjos en flor y huele que alimenta. Qué envidia me das, este año no va a poder ser el parque de los tulipanes, a ver si puedo el año que viene.

  4. Hasta nosotros hemos llegado a los 30 esta semana… menos mal que no es lo habitual, para mi ya ha sido excesivo. Darliz, y tú no has pensado en emigrar de Sevilla al revés que las aves en invierno, pues tú en verano para escapar del horno crematorio ese? Yo fui en septiembre, y aparte de no disfrutar para nada la ciudad, le cogí un poco de tirria, y todo por el calor… le daré una segunda oportunidad, pero a Dios pongo por testigo, de que no volveré a pisar suelo sevillano si no es época de frío!

  5. Desde luego en verano no le aconsejo a nadie venir a Sevilla. Yo salgo del trabajo a las tres y corro para el coche, pongo el aire y llego a casa y la mitad de los días no salgo hasta el día siguiente, sólo con el aire acondicionado a toda pastilla y durante toda la noche. Es mejor otra época del año para venir, porque hace buen tiempo, pero no te fríes viva. Yo de todas maneras no cojo las vacaciones hasta septiembre y en julio y sobre todo agosto da gusto estar porque toda la gente emigra a las playas, pero el calor, igual que pasará en sitios con mucho frío, te condiciona mucho la vida.

  6. Yo visité Sevilla en Enero, algún día tendré que poner las fotos en la bitácora y la temperatura en esa época era perfecta. Saltamos un día a Córdoba con el AVE y allí también la temperatura era fantástica. Creo que antes de Sevilla veremos algunas fotos de Granada, que ya las procesé y lo único es que tendré que borrar a Waiting y al Niño de las mismas.

    En Holanda con cinco días a más de 25 grados y dos de ellos por encima de los 30 se considera ola de calor y pasa como mucho una semana al año. El verano por aquí puede ser bastante lluvioso, que en esa época es el monzón Nórdico, también conocido como el Capullo, primo del Niño americano

  7. En Cadiz gracias a Dios los calores no llegan a ser infernales porque siempre hay un viento que apaga todo fuego, me toco ir a Sevilla un verano y de dia iba bien pero acostumbrada a llegar la noche y tener vientecito rico la pase fatal al ver que el calor de dia seguia igual por la noche, en Caracas tenemos un clima parecido como el de Cadiz de Verano donde de dia hace calor pero por la noche refresca, aunque mi madre insista que no. Un besito.

Comentarios cerrados.