Pasta con salsa cremosa de beicon y guisantes

Ester verano se ha convertido en el de los descubrimientos culinarios. He procurado ir probando cosas nuevas cada semana y algunas han funcionado y otras jamás las mencionaré. Nunca pensé que le sacaría tanto partido al libro Jamie’s Ministry of Food, he hecho un montón de recetas del mismo y sigo cocinando cosas nuevas. No creo que lo hayan traducido al español, así que tendréis que seguir esperando o aprovechándoos de la filosofía de este hombre y de su empeño en que todo el mundo aprenda a cocinar y dejéis de lado los congelados de supermercado y la comida basura. Siguiendo con la filosofía PASS IT ON de compartir y animar a la gente para que prepare las recetas, hoy tengo un plato de pasta que se hace en unos minutos y que está para chuparse los dedos de bueno. Como lo de traducir es siempre dramático, el título de mi receta es el de pasta con salsa cremosa de beicon y guisantes. La elección del tipo de pasta fue de “orejitas” pero cualquier otra seguro que vale igual. El tiempo de preparación fue de unos trece minutos por culpa del tiempo de cocción de la pasta, con otras que se cocinan más rápido tendréis el plato listo mucho antes. Esta es una receta que a los chiquillos les puede gustar bastante. La receta está calculada para cuatro personas y si la pasta que usáis tarda más de ocho minutos en cocinarse, no empecéis inmediatamente con la salsa o se os pasará demasiado.

Los ingredientes: 10 lonchas de beicon ahumado o panceta de cerdo, 400 gramos de pasta (orejitas en mi caso), 300 gramos de guisantes congelados, un limón, 150 gramos de queso parmesano, un manojo pequeño de menta fresca, 1 pastilla de caldo de pollo, un dado de mantequilla, dos cucharadas de crème fraîche (crema fresca), sal, pimienta negra molida y aceite de oliva.

La implementación: Se trocea el beicon cortándolo fino, se separan las hojas de menta de los tallos y si no tenéis el queso parmesano rallado, lo preparáis. Se pone al fuego un caldero grande con agua suficiente y sal y se calienta hasta que hierve. Una vez esté hirviendo se pone la pastilla de caldo de pollo y cuando se disuelva se añade la pasta y se cocina según las instrucciones de la pasta que esteis usando.

Se pone un caldero grande a fuego medio y se echa un buen chorro de aceite de oliva y la mantequilla. Cuando está caliente se añade el beicon troceado y poned por encima pimienta negra. Se fríe hasta que el beicon esté crujiente y doradito. Mientras podéis aprovechar para cortar finamente las hojas de menta. Cuando el beicon está cocinado, se añaden los guisantes congelados y lo mezcláis bien. Después de un minuto se añade la crème fraîche y la menta picada al caldero y se mezcla bien.

Se cuela la pasta, reservando algo del caldo en el que se cocinó. Se añade la pasta al caldero, se exprime el limón y se añade el zumo sobre la pasta, revolvéis un poco y cuando veáis que todo ha cuajado se quita del fuego (en mi caso fue algo menos de un minuto). A estas alturas la salsa debería ser cremosa. Si ha espesado demasiado, añadir un poco del caldo en el que se cocinó la pasta. Se añade el queso parmesano, se mezcla todo bien en el caldero y se sirve.

Simple y directo. Personalmente cuando como pasta es siempre plato único y de acompañarla con algo, siempre es una ensalada. Este es un plato agradecido y que con la velocidad con la que se prepara merece la pena para esos días en los que no tenéis mucho tiempo.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Technorati Tags:

Una respuesta a “Pasta con salsa cremosa de beicon y guisantes”

Comentarios cerrados.