Pedacitos de información

Ayer me aventuré en mi jardín para comenzar con las labores de mantenimiento de esta temporada. Estuve podando un poco más un árbol que parece muerto y que en mayo explosiona y se saca de la nada unas ramas de metro y medio de largo y unas hojas como folios tamaño DIN A-4. En holandés se llama Katalpa y no estoy muy seguro que en español sea la catalpa. Mientras lo hacía y paseaba entre los ciento cincuenta tulipanes que están floreciendo en mi pequeño y particular Keukenhof hogareño, maquiné un plan que por supuesto no seguiré para hacer fotos todas las semanas y ver como mi jardín evoluciona a lo largo de estos seis meses de alta actividad. Mañana comenzaré y veremos si consigo mantener la constancia necesaria. Aún tengo pendiente el completar mi solario, un rinconcito con césped y una hamaca para pasar las tórridas tardes de verano roncando fuera, con una mesita a mi lado para no tener que hacer grandes esfuerzos a la hora de echar mano a la cerveza.

Además de esto, hoy he comprado los billetes para ir a los Estados Unidos durante nueve días. Será a finales de mayo y de nuevo iré a Nueva York, en esta ocasión acompañado por mis padres. Aprovecharé para ver todas aquellas cosas que se me escaparon en la primera visita y repetir las que me gustaron. Espero que esta no sea la única visita a los Estados Unidos este año ya que sigo queriendo recorrer los parques nacionales del Oeste, algo que tendrá que esperar hasta el final del verano.

Entre pitos y flautas, disfruto estos días con un montón de luz y cruzo los dedos para que el tiempo mejore lo suficiente para permitirme comenzar con las cenas en el jardín. Esta semana hemos tenido un par de noches en las que el termómetro ha bajado por debajo de los cero grados y esto nos obliga a salir de casa por la mañana equipados para el invierno y volver acalorado porque esa misma ropa no sirve cuando el termómetro se acerca a los quince grados.

Una respuesta a “Pedacitos de información”

  1. Ayer comencé como tú, podando una ramita por aquí y allá. Hacía frío y cuando quise darme cuenta la temperatura había ascendido y acabé serrando maderas y taladrando, el jardín está ya preparado para adornarlo, solo tengo que esperar a que florezca lo que hay plantado e ir introduciendo nuevas plantas. Mi jardín era una barraca hace 5 años, he ido trabajando en él poco a poco y cada año pensaba “ya está”. Y llegaba la primavera y veía que algo no cuadraba. Es ahora cuando creo que ya está finalizado. La sorpresa: un nido de mirlos en el árbol, me pregunto por qué en todos estos años eso no había ocurrido, por lo visto los pájaros saben que solo pueden anidar en un lugar estable. Y como se le ocurra a mi gata acercarse al árbol la alimento con pienso del Lidl durante un mes, ella misma.

Comentarios cerrados.