Pensamientos sueltos al alba

Creo que esta anotación bate un récord personal. La he comenzado a escribir a las cinco y media de la mañana. Hora del lugar en el que me encuentro (jueves, aeropuerto de Schiphol) así que no cuenta cuando escribía en los Estados Unidos o en Omán. Está siendo una semana intensa. No solo he lidiado con el trabajo, el jardín y mi intensa vida social, también he tenido que sacar tiempo de donde no lo había para escribir todo el contenido de la bitácora de los siguientes cuatro días. Cuando leáis esto ya habréis podido comprobar la variedad y la poca calidad del mismo: una receta de cocina, dos películas, una foto de una china con paraguas, un nuevo capítulo de Planta 33, una nueva entrada en el Hembrario y seis fotos del Keukenhof. Ya ni siquiera me sorprende mi capacidad para arrejuntar palabras. El hábito está tan implantado que si no lo hago es como si me faltara alguna vitamina.

Hoy he dormido solo tres horas. Por suerte o por desgracia me es imposible acostarme antes de la una de la mañana y como tenía que ir al aeropuerto me he levantado a las cuatro. Esta época del año es única. Tenemos un montón de luz, vivimos en el país de la claridad. A las cuatro y media ya es de día, puedes andar por ahí sin necesidad de la luna o de luces artificiales. La noche de verdad ha dejado de existir durante un tiempo. Me encanta. Es como si alguien se hubiera dejado encendida alguna luz en el cielo y nosotros no nos quejamos. Imagino que si vas hacia Suecia, Finlandia o Islandia debe ser aún más increíble. Antes de ayer cenaba en casa de mi amigo el Rubio y seguíamos la tertulia en el jardín hasta las once de la noche. Vimos una puesta de sol increíble sobre las nueve y media, con un sol que moría entre amarillos intensos y frente a nosotros una extensión infinita llena de vacas y ovejas, campos de hierba y canales. Una familia de patos cortaba las algas que se apelotonan perezosamente en el agua y creaban una nueva autopista efímera que seguro desaparecería en unas horas. Una pequeña serpiente hacía eses sobre esas mismas algas y de algún lugar surgió una diminuta rana que cogí en mi mano y me miraba entre preocupada y sorprendida esperando que no le hiciera daño. La acerqué a un lugar seguro y saltó para esconderse en la hierba. Es en esos momentos cuando termino por aceptar que amo este país y que no viviría en ningún otro lugar del mundo. Aquí están mis amigos y mi casa, esta es mi tierra.

En realidad quería contar algo totalmente distinto pero por culpa de la falta de sueño y el madrugón que me he dado las cosas parecen ir a su aire. La semana pasada se me disparó el modo Cocinillas. Me la pasé cocinando y almacenando en el congelador. Cada día elegía algún plato, compraba los ingredientes y al volver a casa lo hacía. También me dio por producir Magdalenas a destajo. Todas las reuniones que tuvimos en la empresa y que yo presidía comenzaron con magdalenas. Se corrió la voz y el segundo día ya no canceló nadie. Aproveché para invitar a las secretarias, que son muy agradecidas y de alguna manera te devuelven el detalle. Todos coincidían en que me estoy superando y mi receta cada vez sabe mejor. Compré un chocolate que parece obrar milagros y además de chocolate les puse arándanos, que al cocinarse impregnan la masa y le dan un saborcillo sublime. Uno de los días llegué a mi casa a medianoche y antes de ir a la cama encendí el horno, preparé la masa y en menos de veinticinco minutos tenía mis doce magdalenas. Después me fui a dormir. Me paso la vida esperando que me echen pero como dice un compañero, como siga alimentando a los jefes y haciendo mi trabajo bien no voy a lograrlo. Mi problema es que no puedo hacer las cosas mal, no va conmigo.

Ayer (o sea, el miércoles de la semana pasada) fue un buen día. Me deshice de las acciones que había comprado un mes antes y gané casi seiscientos euros. El Rubio y el Moreno no quisieron comprar cuando se los dije y ahora han tenido que rabiar y mirarme con envidia. Este año está resultando excelente en la bolsa. Llevo ganados más de dos mil euros. ?nicamente hay un punto negro en nuestra cartera y es una mierda de empresa farmaceútica que compramos hace más de año y medio. Se suponía que iban a ser la panacea universal y que nos bañaríamos en monedas de oro pero hasta el momento hemos perdido un treinta por ciento y seguimos esperando. Han desarrollado una medicina que puede curar una enfermedad que aqueja a VEINTE MIL personas en todo el mundo. Somos más de seis mil millones y esta compañía en lugar de buscar curas para algo más popular han elegido una de esas taras de las que nunca hemos oído hablar y que de cuando en cuando se asoman a algún programa de televisión con un padre pidiendo ayuda desesperadamente. El medicamento está terminado pero al parecer no han logrado la luz verde de las autoridades sanitarias norteamericanas y sin eso, es como si no existiera ya que no pueden comercializarlo. Cada dos o tres meses parece que ya lo van a conseguir pero no termina de llegar y mientras tanto nosotros seguimos viendo esa marca roja en nuestra cartera y no vemos el día de poder vender. Por si acaso, por si algún día sucede el milagro y yo estoy distraído escribiendo en mi bitácora o dándome la gran vida, he puesto una orden de venta sin fecha de caducidad por diez veces el valor que pagué por las acciones. Si se materializa, creo que estaré de juerga alrededor del mundo un par de meses dilapidando el dinero. Mientras tanto nos conformamos pensando en lo altruistas que somos tratando de ayudar a esa pequeña minoría. Para que después nos critiquen.

Si tengo que elegir un momento de los días pasados, me quedo con el instante en el que corría con la hija de mi amigo el Rubio por su jardín persiguiendo a una pareja de patos mientras cinco metros más allá una vaca nos miraba con esas pestañas enormes y esos ojos que contienen tanta sabiduría. Seguro que ella debió pensar que estamos locos. Igual es así aunque no me importa ya que no hay quien nos quite lo bailado ??

18 opiniones en “Pensamientos sueltos al alba”

  1. Leyendo lo de tus magdalenas mientras me tomo mi café matutino… dios mio! que rico!.

    Podrías decirnos que broker online o nó usas? y que fuentes de información? me interesa ese mundillo.

  2. El alba de las cuatro y pico de la mañana, que bonito tiene que ser eso. El día que tenga voluntad para estar levantada a esas horas intempestivas, te lo cuento. 😉

  3. emo, viernes a las 11 de la mañana tengo reunión con diez personas y cada una recibirá una magdalena. Mis sistemas para invertir en bolsa son holandeses. Uno es mi banco (rabobank) y el otro es un banco especializado en el tema (binckbank). Aparte de eso, el Rubio, el Moreno, otro colega y un servidor estamos subscritos a un correo diario de un experto holandés que sugiere cosas que comprar y vender. Por ese correo pagamos una cantidad mensual que visto el resultado está más que amortizada.

    virtuditas, yo me levanto para viajar o si los putos pájaros se ensañan a piar al lado de mi ventana y me despiertan.

  4. Mi producción actual es de 24 magdalenas por semana de las cuales me como cuatro y regalo veinte. Hasta ahora no ha habido una sola queja sobre la calidad de las mismas, al contrario, hay adictos y adictas que se pirran por recibir más lo antes posible. Por exceso de fama he limitado las cantidades a una por persona.

  5. Yo que quieres que te diga, me encanta como escribes cuando escribes así, siento que me falta la respiración, qué vaina ! Pareciera que lo hicieras a propósito.

  6. Por supuesto que lo hago a propósito. Escribo lo que quiero leer así que me esmero para conseguir algo vacío pero bonito y según lo releo lo voy puliendo hasta que queda aceptable.

  7. Imagino que la opinion de cada uno sobre Holanda u otro pais depende de como te va en general en ese pais y viene condicionada por lo que esperabas de el antes de mudarte / visitarlo. Es como el que se va un mes a Rio de Janeiro y se vuelve sin mojar!

    De todas formas tener en cuenta que algunos de los que escribimos aqui somos o hemos sido inmigrantes completamente diferentes a lo que se ve en Spain y el resto de Europa ultimamente. Aun asi, el grado de aceptacion que hemos recibido es infinitamente superior al que le damos a los que llegan desde otros continentes en busca de un futuro mejor; o no era ese el motivo por el que nos fuimos???

    En tu caso me alegro de que te haya ido bien y no dudo de que te lo has tenido que trabajar. Desde mi punto de vista solo te queda un capitulo por rellenar amigo mio: EL AMOR (sigh).

    yours sin celery,
    M

    Ps:acabo de releer esto. Si el ultimo comentario es muy personal lo aparcamos para cuando llevemos un par de litros de cerveza encima.

  8. Amor es algo que se respira mucho en tu blog (demasiado diría yo), pero si M se refiere a pareja, entonces eso es otra cosa 🙂

  9. Ya sabes que mi ego dinosaurásico me mantiene tan feliz y contento que no lo busco. Ahora que he superado la adolescencia empiezo a valorar más y más los metros cuadrados que NO QUIERO COMPARTIR con nadie y acabaré mudándome a SOLARIA, el planeta descrito por Asimov tan perfectamente.

  10. Pues para mi que hay dos comentaristas que claramente te echan los tejos, tú verás, Solario….

Comentarios cerrados.