Pensamientos sueltos el día antes de los idus de marzo

El otro día estaba pensando, sí, existo, luego pienso, que si por cada bobería que se me ocurre me hubiesen ingresado un leuro en mi cuenta corriente, ahora seria multimillonario y tendría una bicicleta fastuosa de por lo menos seis mil leuros que aparcaría en la puerta de los sitios a los que voy para provocar envidia. Ese pensamiento me llevó a otro sobre lo raro que soy ya que mientras que el sueño de los demás es un cochazo que no veas, yo prefiero una bici, ya que me sirve no solo para desplazarme sino para hacer ejercicio y dormir sin esa losa de culpabilidad que tienen todos los conductores puesto que contaminan. El nuevo pensamiento me llevó a recordar aquellas costas vírgenes, casi sin edificios y en las que las playas eran lugares como de postal paradisiaca, exactamente lo contrario que ahora en la que la desidia de unos, la corrupción de otros y la estupidez del populacho ha terminado por acabar con un patrimonio que no se podrá recuperar. De ahí salté a los recuerdos, esos pequeños tesoros que escondemos en algún lugar interior con cosas que vivimos y que nos marcaron para siempre. Este pensamiento me hizo viajar hasta el universo de la Unidad Pequeña Número 3 de mi amigo el Rubio, la cual tiene menos de tres años y desconoce lo que es el tiempo. Para ella cada día es todo lo que hay y no le puedes prometer nada más allá de mañana porque no lo entiendo. Yo tampoco entiendo muchas cosas, como que la economía se desmorone y los gobiernos le den dinero sin limite a los bancos y los políticos no acaben en la cárcel por lo que han hecho. Y después pensaba en aquellos que conozco y que acabaron en política, gentuza de la mala, ladrones miserables que nunca dudaron en estafar a sus propios amigos y familiares. Y después repetía pensamiento y creaba una ley que podemos usar para catalogar a todos los políticos: solo hay dos tipos de políticos, inútiles y ladrones así que el que se mete en esa profesión, o no vale para más nada, o debería estar entre rejas. De ahí salté a un mundo paralelo en el que las rejas están fuera, con ladrones, políticos y similares y las cárceles son los refugios en los que pedimos asilo el resto, los que no queremos vivir entre esa miasma y gentuza. Y de alguna forma, saltando de idea estúpida a idea absurda, me desperté y en un par de minutos había olvidado el sueño ??

3 opiniones en “Pensamientos sueltos el día antes de los idus de marzo”

  1. Así es la cosa, todos los ladrones en la calle y los demás intentando sobrevivir como sea y lo peor es que no parece haber ninguno que se salve y que esta semana son las elecciones andaluzas y me da asco votar.

  2. Todo está construido, no queda ni un centímetro cuadrado. Aquí han hecho casas en barrancos, y en cualquier lugar. Los notarios tienen que haber flipado en los años de burbuja ante los datos aportados por las promotoras de viviendas para ubicar sus pisos. Los conceptos urbanísticos “rústico” y “urbano” no existen en Gran Canaria. Rústico significa “construible” y “urbano” significa “construido”.

    ¿Culpables los políticos? ¿O los ciudadanos que casi unánimemente han perdido el culo para comprar vivienda?

Comentarios cerrados.