Perdidos en la traducción

Yo no dejo de sorprenderme con las cosas que veo a mi alrededor. A estas alturas del juego no sé si es una bendición o más bien algo que debería tratarme con la pitonisa Lola o alguna de sus amigas. Todos sabemos que trabajo para una multinacional que tiene sus raíces bien enterradas en el país del sol grandote y amarillo. Con frecuencia mandan gente a Europa sin que sepamos muy bien para qué y los vamos repartiendo por el complejo de oficinas lo mejor que podemos. Hasta hace cosa de un año compartía despacho con uno de ellos, un chamo calladísimo pero que se echaba entre pecho y espalda doce horas en la oficina, aunque nunca llegamos a saber si eran productivas. El colega hablaba poco y la razón resultaba obvia cuando lo hacía, era como tarzán en versión compacta. Soltaba palabras sueltas, sonreía y cuando se le acababan los recursos, te decía Ay siiiiiiiii, expresión que nuestros cerebros obviamente super-desarrollados transformaba en comprendo (no voy a decir entiendo por ese significado oculto de la dichosa palabra …). Lo cierto es que ni comprendía, ni entendía y estaba totalmente perdido en la traducción. Después de dos años de exilio lo enviaron de vuelta y recibimos a otro que sí que habla inglés, es simpático, cachondo y parece ser capaz de captar mis retorcidas jugadas en la oficina para molestar a los jefillos y provocarles urticaria. Con él y con mi jefa nuestro despacho es un oasis de cachondeo entre expatriados, una de la fría Dinamarca, otro del país en el que nace el sol y un servidor del África colonialmente insular. Hace cosa de un mes aterrizó en la oficina un nuevo colega que supuestamente iba destinado al departamento de desarrollo. El chamo se presentó en nuestro despacho para presentarse y traía una frase hecha: Hola, soy Kolli Kabuto, tú mataste a mi madre …. prepárate a morir digooooo Hola, soy Kolli Kabuto y vengo de pa’llá. Da igual lo que le dijeras, el te miraba, sonreía, se ponía firme, te hacía una reverencia como si fueras el mismísimo Dios Sol y te soltaba la frase. Después miraba a la siguiente persona y decía lo mismo y así unas ciento veinte veces ya que recorrió el edificio de Pé a Pá. Nosotros flipábamos en colores y nos partíamos de risa.

Dos semanas más tarde el director de desarrollo se junta con sus jefillos entre los que está mi amigo el Moreno y deciden que hay que devolverlo al país de origen por defectuoso. El chamo será un virtuoso de la programación y puede que conozca más lenguajes de la susodicha que dedos tiene en las manos y en los pies pero no habla más de veinte palabras de inglés y no hay forma de comunicarse con él. Hubo un cónclave en el edificio y como nuestra empresa matriz no admite las devoluciones, no sabían que hacer con él. Como soy de natural generosamente retorcido ofrecí que lo pusieran en mi despacho y así que al menos escuche inglés. Un vicepresidente y dos directores respiraron aliviados y aceptaron la propuesta. Ahora lo tenemos escuchando inglés todo el día y cuando le dices algo, sabes que su respuesta será: Oooooooooh, senquiu, senquiu, senquiu, oooooooooooh. No importa lo que le digas, siempre te devuelve el mismo mensaje.

Esta historia absurda me llevó a pensar en la cantidad de gente que cuando voy a España de vacaciones me dicen que van a emigrar, que se van a ir a trabajar a Bruselas, Amsterdam, Londres, Dublín, Oriente Medio, China, Hong Kong, Estados Unidos y muchos otros países. Te lo dicen y en su mente parece tan sencillo como llegar al nuevo país y ponerte a hablar en español. Lamento decepcionaros pero la cosa no funciona así. Antes de salir hay que hacer los deberes y prepararse y hoy en día, sin inglés, no te mueves por ningún lado. Por eso, cuando alguno me pregunta, siempre les digo que lo primero, lo segundo y lo tercero es seguir un curso de Inglés y si eres de natural gandul, apúntante a uno a distancia y procura combinarlo con el visionado masivo de series y películas en su idioma original, ver las noticias en algún canal internacional y leer prensa extranjera. Solo así, con esfuerzo, conseguirás defenderte en la lengua que es el pasaporte universal que te abre casi todas las puertas.

5 opiniones en “Perdidos en la traducción”

  1. Te olvidas de aconsejar algo muy importante : Follar en inglés, si se quiere aprender a hablar y comprender rápidamente, es mano de santo, cuanto mas se folla mas rápido aprendes, eso si, tiene que ser con una nativa, a mi al menos me dio un buen resultado…jajaja
    Salud

  2. Tienes razón, hay que sumergirse en un idioma para aprenderlo mejor y con las nuevas tecnologías todo eso es más fácil. Yo no pretendo emigrar pero sí aprender y superar mi caduco nivel de inglés de C.O.U. Por lo que veo tu ya dominas el inglés, el holandés y ahora vas a por el italiano.

    Por cierto, una cuestión, con la cantidad de años que llevas en Holanda, ¿tienes la nacionalidad holandesa, o planteas solicitarla para tener la doble nacionalidad? Teniendo hipoteca en Holanda entiendo que esa es ahora tu patria.

    Un saludo.

  3. Doverinto, aún no la tengo pero han prometido enviarme una invitación en un periodo que cubre cuatro meses y en el que aún estamos así que cualquier día de estos la recibo y puedo comenzar con el proceso bautismal, ya que parte del mismo incluye una ceremonia de bienvenida a la tribu en el ayuntamiento de tu ciudad y que suelen hacer solo un par de veces al año. Calculo que alrededor de diciembre tendré al menos un pasaporte holandés y creo que pierdo la nacionalidad española, aunque se dice que esa se recupera fácilmente.

  4. Yo estoy empezando a darme por vencido. Desde que empecé el año escucho casi a diario clases en inglés en Coursera. Y sigue costándome exactamente lo mismo entender a los profesores. O sea, nada de nada. Gracias a los subtítulos. En fin, se ve que la posibilidad de que yo emigre sigue siendo harto complicada. Siempre me quedará el comedor de Cáritas.

  5. A mí, el inglés siempre me ha sonado ?extraterrestre?? ??y parece ser que siempre me sonará así. Por lo que yo soy de las que utiliza el idioma universal de ?la sonrisa?? para comunicarme. No sé por qué será??pero eso siempre me funciona; no para entender lo que me dicen, o para hacerme entender yo, pero sí para conseguir lo que quiero (parece un milagro). Desde luego, qué bien se lo montan los ingleses en todo…; conseguir que su idioma se tenga que hablar por narices, es algo admirable.

Comentarios cerrados.