Persiguiendo Mavericks – Chasing Mavericks

Persiguiendo Mavericks - Chasing MavericksA mí ver la etiqueta grande que dice drama no me asusta y no dejo de ir a ver una película solo por eso. Lo más que hago es asegurarme que no me olvido los kleenex y así si realmente es un buen drama, aprovecho la llorera para limpiar los alrededores y las entrañas de los ojos, ya que os digan lo que os digan, llorar es bueno. Que el drama esté relacionado con el deporte ya es un poco más complicado y ese tipo de películas sí que me aburren, así que me lo pensé un montón antes de ir a ver Chasing Mavericks, película que en España se estrena dentro de un par de semanas con el título de Persiguiendo Mavericks, el cual y por increíble que parezca, resulta ser una buena traducción del original.

A Un julay surfero le gustan las tetas y las olas grandísimas o más bien monstruosas

Un chaval está en la playa bobiando cuando una ola lo golpea y lo tira al agua en medio de un temporal, un surfero lo rescata y resulta que es su vecino. El chaval de repente se interesa por este deporte y se pone a aprender en la playa, con otros chicos. Cuando unos años más tarde se entera que hay unas olas del copón que llaman Mavericks y que su vecino es un experto en el tema por haber practicado un montón y no por haber seguido un curso en radio ecca, el chico lo acosa y lo machaca hasta que consigue que el hombre lo entrene para lanzarse sobre su primer Maverick. En el proceso, su amistad se afianza y se convierte en algo más que es amor pero sin sexo, del otro tipo.

Cuando comienza la película y el chiquillo se cae al agua, yo ya estaba rebuscando en mis bolsillos porque pensé que la llorera iba a ser en ese momento pero me equivoqué. La película nos introduce a un joven que descubre algo que le fascina y que no se detiene ante nada para aprender y poder hacer lo que le gusta. Su Dios, el hombre al que venera y admira, es su vecino, el cual, en ausencia del padre y con una madre algo desorientada, ejerce de alguna manera el papel de padre. El chiquillo se convierte en un joven que es un cacho de pan, bueno, amigo de sus amigos, amable con todo el mundo y siempre con una sonrisa en la cara que te desarma. Cuando comienza a entrenarse para poder enfrentarse a una ola monstruosa, su vida irá cambiando rápidamente, con su mejor amigo enfilando el camino de las drogas, la chica que le gusta que se fija finalmente en él y el hombre al que ve como un padre que lo maltrata para hacerlo fuerte y es él el que acaba ablandándose y reconociendo que lo quiere como un hijo. El guión está muy bien escrito, la historia es emocionante, el lado sentimental de la misma está tejido de forma que se cruza con el deporte y al mismo tiempo nos permite identificarnos con lo que nos cuentan y el final antes del final es de infarto y lágrimas a granel. Sin ser una película de acción tiene muchísima más acción de la que me esperaba, el mar y las escenas en el agua son fabulosas y el joven actor Jonny Weston se hace notar y a partir de ahora lo tendré en cuenta, ya que consigue crear un personaje muy íntimo y cercano y de propina nos regala la sonrisa más contagiosa del cine actual. Junto a él y en el papel de la figura del padre que no lo es tenemos a Gerard Butler, el cual parece que quiere tener papeles más serios y en este caso al menos lo consigue.

Es un relato precioso de superación, de amor, de amistad y de todas esas cosas con las que nos recalentamos la testa. Al ser un drama me da miedo pero me voy a arriesgar y yo diría que hasta los miembros más sensibles del Clan de los Orcos la sabrán apreciar y definitivamente debería estar en el radar de aquellos que gusten del buen cine y no le hacen ascos a los dramas.

09/10

7 opiniones en “Persiguiendo Mavericks – Chasing Mavericks”

  1. Leyendo todos los comentarios que haces sobre las películas que vas a ver, ya tengo una lista con la que casi me puedo hacer un gorrito. Ahora sólo me queda disponer del tiempo suficiente para verlas. ?sta tiene muy, pero que muy buena pinta. A mí me gustan los dramas, pero necesito imperiosamente conocer el final (antes de verlo); de ésa forma disfruto mucho más de la película. De lo contrario, me pierden los lloriqueos, la angustia, el dolor, y todos los demás sentimientos que me invaden; y termino por dejarme detallitos interesantes. Cuando conozco el final, me dispongo a verla con todos los sentidos al 100%, y nada encogidos.

    Está claro que no vas a destripar la película. Pero ya me buscaré la manera de que alguien me cuente como acaba.

  2. ¡No sale el comentario que hice ayer!… Y cuando lo intento volver a enviar, me dice que el comentario está duplicado. Ahora lo voy a intentar enviando ésta anotación.

  3. huitten, el sistema marcó como spam 3 comentarios tuyos que llegaron con el mismo contenido desde dos direcciones IP diferentes. Ni siquiera los puso en la cola de moderación, no tengo ni idea de por qué. He aprobado uno y como los otros dos son iguales, esos los dejaré moderados.

    Para saber el final, vete a Wikipedia, averigua el nombre del surfista (que es el mismo que el de la película) y lee lo que ponen allí. El final está clarísimo.

  4. Darliz, el surf es solo el deporte. La historia humana es fabulosa. Y visualmente, el surf es muchísimo más hermoso que si el chaval hubiese sido jugador de fútbol. Las escenas con olas enormes son épicas.

Comentarios cerrados.