Petardas

Si ayer nos referíamos a ese grupo no muy popular de las culo coche hoy ha llegado la hora de retratar a otro segmento de la población femenina que despierta desprecio y pánico. Me refiero a las Petardas.

El libro guía y referencia espiritual de nuestro idioma, el Diccionario de la Real Academia Española ya nos lo deja claro. Una petarda es una persona pesada. Un ilustre amigo mío y fornicador de pro ya me lo decía con su versatilidad idiomática una noche mientras tomábamos unas cervezas: las petardas son como moscas cojoneras, están por todos lados y no dejan de atacarte con saña. El colega tenía razón. Desde que tenemos edad de recordar pueblan nuestras pesadillas petardas de todo tipo. En el colegio se sentaban a nuestro lado, en el instituto nos teníamos que esconder de ellas y en la universidad eran como una plaga que asolaba la biblioteca, la cafetería, los laboratorios y todos aquellos lugares en los que tratamos de buscar refugio. Las petardas son tías sin MOJO, sin encanto ni gracia que intentan desesperadamente engancharse a un macho, al que sea y no dudarán en intentarlo las veces que haga falta. Su forma de actuar es siempre la misma. Estás tan tranquilo a lo tuyo y sin que lo notes se te pone una al lado y te empieza a echar unas miradas arreboladas que asustan hasta al Cristo del Sagrado Corazón del chimpún. Te hablarán melosamente y agitarán espasmódicamente el cuerpo como mandándote señales que para ellas son de apareamiento y sensualidad pero para nosotros no son más que mensajes que nos provocan un repelús infinito.

Existe una leyenda urbana que circula entre las mujeres y que les hace pensar que el hombre solo quiere follar, lo cual no es del todo cierto. El macho humano fue diseñado para eso y muchas cosas más, como por ejemplo ver fútbol en la tele, jugar a videojuegos, rascarse los huevos, hacer pelotillas con los mocos, beber como un cosaco y hacer el indio con los amigotes. Una vez se satisface la primera necesidad, aquella que nos lleva a provocar el vómito de cierta parte de nuestro cuerpo que produce leche (de mangorra o machanga), nuestro sistema no quiere ni oír hablar del tema y nos interesamos por otras actividades. Es así de sencillo.

Las petardas tienen el don de aparecer siempre cuando uno tiene sus necesidades básicas cubiertas y busca otras cosas. Vienen con malas intenciones porque ellas no quieren un aquí te pillo aquí te mato sino que se han creído toda la mierda de las telenovelas y piensan que nosotros soñamos con grandes relaciones que durarán años, que disfrutaremos viéndolas degenerar, achatarse y ensancharse por todos lados mientras les crece el bigote y nos aterrorizan por las mañanas al despertarnos, que es bien sabido que lo primero que ve uno al abrir los ojos marca nuestro humor para el resto del día y no hay nada más horroroso que tener a tu lado una india arapajoe al levantarte.

Las petardas buscan que las cortejemos, que miremos en el pozo de sus ojos para encontrar esa chispa de amor verdadero que nos transforma cual gavilanes, que tengamos esa palabra romántica con ellas cuando lo que nos apetece es eructar tratando de decir todas las letras del abecedario. Por eso huimos de ellas. A nosotros se nos diseñó para follar, no para ejercer de organizaciones sin ánimo de lucro y con una capacidad de sacrificio inagotable, pero ellas no desfallecen y lo siguen intentando una y otra vez hasta que pescan a alguien. Esto último suele suceder en verbenas de verano cuando el personal está más pasado que las bragas de Marujita Díaz y tus amigos te han abandonado a tu suerte. Te despertarás vomitando sobre el hombro de una de ellas y el sentimiento de culpabilidad será tan grande que te forzará a convencerte sobre lo adecuada que es esa relación. El mal rollo te seguirá toda tu vida y te convertirás en un oscuro oficinista sin ganas de volver a casa tras una dura jornada de trabajo y que prefiere echar horas extras en la oficina para ver si hay suerte y se duerme el orco que te espera en el hogar.

Como decía el ilustre amigo al que mencioné previamente hay ocasiones en que es preferible el hacerse una paja a tener que vivir una pesadilla de treinta años. El pobre hombre fracasó en el intento y terminó con una petarda en su dormitorio, a la cual se refiere por el nombre de la parienta.

Acabo con un consejo. Vigila tu espalda, no bajes la guardia, ten cuidado con lo que comes y bebes y piensa siempre lo peor y únicamente de esa forma conseguirás escapar de las petardas. Cómprate una consola, hazte chulo de playa, date a las bebidas isotónicas, créate una reputación de crápula y rompedor de telillas, haz lo que tengas que hacer y procura no caer en las redes de ninguna de ellas. Y si conoces a alguno que ya ha picado, dale una palmada en el hombro y transmítele el pésame.

Puedes leer más anotaciones relacionadas con este tema en hembrario

Technorati Tags:

21 opiniones en “Petardas”

  1. :::es preferible el hacerse una paja a tener que vivir una pesadilla de treinta años:::

    esto es lo jodidamente mas sabio que te he leido en los ultimos 5 años 😀

    piénselo!, es un pensamiento que ni Schopenhauer, Freud o Nietzche fueron capaz de concretar!

  2. Estas chicas siempre consiguen lo que se proponen, no sé cómo lo hacen. Incluso te quitan el macho si no estás atenta, en serio.

    Chicas, no las subestiméis lo más mínimo.

  3. bleuge, sabía que se te clavaría la frase en la retina.
    Priscila, el alcohol es muy peligroso. Baja nuestras defensas y nos deja a merced de esas petardas.

  4. Pero también has acertado en otra cosa: Los hombres, una vez hemos regalado todo el “amor” acumulado a la novia/parienta/rollo de turno, lo único que nos apetece es sobar como un oso, engullir como un lobo, y hacer el burro con los amigotes mientras bebes como una carpa. Si tenían razón las putas monjas (perdón si alguien es religioso) cuando me decían que era un animal XDDD

    Lo clavas tío!!!

  5. Eso, me gustaría uno sobre las chicas guapas, inteligentes y buenas personas que no se comen un colín (mientras ves a pedorras zafias y egoístas ligar como locas). En serio, hay muchas, tengo un par de amigas en esa situación, y no hay manera. Yo misma me pasé años así, por esa costumbre de decir la verdad y no andar con estrategias maquiavélicas tipo “me-gustas-luego-me-hago-la-difícil”.

  6. gatagris, lo tuyo es preocupante. Tienes según dices el cuerpo y el espíritu y fracasas. ¿No estarás buscando el amor verdadero y todo eso? Porque nosotros no lo buscamos.

  7. Bueno, yo encontré amor (no sé si es verdadero o no, pero está muy bien). Pero cuando me ligué a mi chico no buscaba un compañero sentimental, sino un compañero semental. Tuve suerte y encontré un dos por uno, pero eso es como la lotería.
    Pero sigo teniendo amigas en la misma situación… Yo les recomiendo lo del semental, al menos te das una alegría al cuerpo, pero aun así es complicado.
    Porque encima cuando vas a por uno se cree que te tiene en el bote y tal (yo me ligué a un tío que participaba en un concurso veraniego de Mister Tanga, para pasar unos días de refocile playero, y el no hacía más que intentar presentarme a sus padresssss).

  8. Priscila, o creas que me he prodigado mucho. Pero como no soy espectacular (y tengo amigas que sí) me he tenido que buscar las castañas para ligar. Ya sabes, si la montaña no viene a Mahoma…
    La verdad es que el chico en cuestión tenía el mejor cuerpazo que he tenido la suerte de disfrutar. Cuando estaba tumbado en la playa, con la cabeza apoyada en mi muslo y ese esplendoroso metro noventa tendido frente a mí, pensaba “todo esto que ves a tus pies, hija mía, es tuyo”. Peero, no era gran cosa como amante. Me imagino que pensaba que con poner su cuerpo ya cumplía. Esta teoría la he oído también aplicada a las chicas muy guapas…

  9. En mi caso suelo aplicar la teoria del humor:
    Si compartes el mismo tipo de humor con tu pareja en la cama te lo pasas bastante bien. Es el gran handicup q tienen las pijas, pendones y divas como sulaco las suele llamar. Tener un cuerpo danone sin sentido del humor es como comerse un Haagen Daz sin azucar.

  10. Gatagris, lo de mister tanga ha sido el mejor comentario en mucho tiempo. Me uno a Priscila en el club de fans tuyo.

    M, los Haagen Daz son la mierda más grande que existe. Menuda basura de franquicia. Hasta los helados Kalise son mejores. Que digo, hasta los helados esos que se hacían con el preparado lácteo Millac y que vendían en los estancos de la Isleta eran mejores.

  11. Pues juro o prometo que todo esto sucedió, no es fruto de mi (calenturienta, por otra parte) imaginación ni está distorsionado. La realidad fue tan divertida que no precisa adornos.

    Bueno, hay que decir para que la precisión sea total que, aunque el concurso se llamaba, efectivamente, Mister Tanga, los tíos desfilaban en bañador olímpico, más conocido como fardahuevos. Y la manera de ligarme al maromo (os lo cuento por si os sirve), fue acercarme, estrecharle la mano y decir “enhorabuena por ser el vencedor moral del concurso”. Alguien con tanta vanidad como para presentarse a algo así caería de inmediato, y así fue.

  12. Pues ni eso. Fue el típico caso de anuncio con tirón que no respondía a las expectativas.

  13. Qué va, me resistí y conseguí no conocerlos. Imagínate la conversación: “¿Y cómo os conocisteis?” “Nada, su hijo, que se aburría y se presentó a Mister Tanga, yo pensé que estaba bueno y…”
    Sí conocí a su hermana y el novio de ésta…

Comentarios cerrados.