Photokina 2008

Este mes de septiembre he tenido prácticamente algún tipo de actividad lúdica cada viernes. En todas ellas he tenido que darme el madrugón del milenio y he vuelto a casa totalmente agotado. En esta ocasión íbamos al Photokina, la mayor feria fotográfica del mundo, un evento que tiene lugar cada dos años en la ciudad alemana de Colonia, poco menos que al lado de mi casa. Es una de esas cosas que están en mi agenda y que hasta que me muera acudiré puntual a la cita.

Salí de casa pasadas las seis y media para ir a la estación de Utrecht en donde había quedado con mi amigo el Moreno a las siete. Nos tomamos un café en la estación y a las siete y media estábamos en el tren de alta velocidad que nos llevaría a nuestro destino. A esas horas uno ni siquiera es persona y nuestra conversación desbarraba por rutas misteriosas mientras el tren iba aumentando su velocidad. Acumuló un inaceptable retraso de unos diez minutos que recuperó en el tramo final y para cuando se detuvo en la estación de Keulen Deutz estábamos de nuevo siguiendo el horario previsto. Esta estación está en la misma puerta del recinto ferial así que solo tuvimos que salir del tren, andar un par de cientos de metros y ya estábamos esperando que abrieran las puertas con nuestras entradas impresas para evitar la horrorosa cola de los panolis que no planifican.

Nada más entrar salimos disparados para el pabellón de CANON y allí casi nos corrimos de gusto con los objetivos, las cámaras y demás. También con las chochas que contratan para estas ferias, unas tías que fabrican en algún lugar del este de Europa y que suplen la completa falta de cerebro con unos cuerpos que quitan el hipo y que están allí para calentar el ambiente y hacer bulto. En el stand de CANON tuve por primera vez en mis manos una cámara EOS 50D y supe instantáneamente que sería mi siguiente adquisición. Dada la extensión del recinto ferial, tuvimos que abreviar y caminar como bellacos pabellón tras pabellón. Un día de estos haré un especial con las fotos que hizo mi amigo el Moreno con su cámara de bolsillo porque algunas merecen la pena.

Pasamos por NIKON para espiar a la competencia y reírnos de ellos pero lo que más nos impactó fue encontrar un pabellón de Microsoft, la empresa diabólica que domina el universo y que tanto despreciamos aquellos a los que nos gusta la fotografía. Os digan lo que os digan los comemierdas que todos sabéis, TODO el software bueno para fotografía funciona sobre Mac y los restos mediocres funcionan bajo Windows. En el Photokina lo puedes ver claro cuando caminas durante horas y prácticamente no te topas con un equipo con ventanas. Lo increíble de Microsoft es que los que estaban allí eran la unidad de negocios de Mac y promocionaban sus productos para el mejor sistema operativo del mundo, ya sabéis, el Mac OSX. Uno de los vendedores nos regaló un DVD con programas suyos y nos contó las mil y una ventajas del Office para Mac. Yo le expliqué que no me interesa, que soy feliz con mi Google Docs y si por alguna extraña razón decidiera usarlo, mi compañía tiene un contrato con la suya por el que los empleados podemos comprar el producto pagando veinticinco eurolos y por esa miseria obtendría mi versión de Office 2008 para Mac.

En el stand de Nik multimedia nos hicieron una demo increíble. Ese software es el que hace posible que cualquier zorra putañera parezca una diosa en vuestras revistas favoritas. La gente siempre habla de Photoshop esto, Photoshop aquello pero lo que realmente salva las fotos son los filtros creados por Nik multimedia. También paramos en el stand de Adobe, en donde una multitud atendía las demostraciones que hacían sin descanso.

En el stand de Sony vimos el poco interés que hay por sus cámaras. Han llegado tarde a este negocio y necesitarán muchísima suerte y dinero para conseguir hacerse un hueco. Después nos hicimos las zonas dedicadas a las empresas de Hong Kong, todas ofreciendo todo tipo de cacharros que no hemos visto en nuestra vida y que probablemente no volveremos a ver.

Tuvimos un momento de silencio en los cementerios de Agfa y Kodak, dos compañías que no supieron evolucionar y han muerto aunque ellos aún no lo saben. Después fuimos a alucinar con Hasselblad, la compañía que fabrica las cámaras más espectaculares que existen en el universo y que se usan para hacer las fotos que resultan en esos enormes posters que veis siempre en las estaciones de metro, autobús y en los paneles de publicidad que bordean las autopistas.

En el stand de Sigma nos quedamos con la boca abierta con el pedazo de cañón que están vendiendo, posiblemente uno de los objetivos más grandes del mundo, un trasto que para cargarlo necesitas dos mejores amigos. En varios de los puestos nos paramos a hablar con los comerciales y en aquellos que tenían impresoras nos imprimieron imágenes de muestra que habíamos llevado. En esta guerra de impresoras el ganador absoluto es Epson, sus impresoras son imbatibles y pese a que sus comerciales rondaban la estupidez más absoluta, es justo decir que sus equipos son los mejores. Los de HP nos decepcionaron con unos cacharros que no lograron arrancar el Guau que señala los buenos productos.

En algún momento nos paramos a comer en uno de los múltiples puestos que hay en cada pabellón y sin prisa ni pausa logramos ver toda la feria durante el tiempo previsto. Al terminar volvimos por el stand de Canon para abrazar sus cámaras y dejar una bella imagen en nuestras retinas.

Al salir teníamos al menos tres horas hasta que nuestro tren nos llevara de vuelta a Holanda. Cruzamos el puente sobre el río Rin y entramos en la ciudad junto a la Catedral de Colonia, una de las más espectaculares de Europa y del mundo. Justo en el centro hay dos tiendas de fotografía que son muy famosas porque consiguen todas las novedades antes que cualquier otra en el universo, particularmente durante el Photokina. Al llegar a una de esas tiendas en el escaparate sobresalían las CANON EOS 50D y las NIKON D90. Entré sin muchas esperanzas dando por sentado que el precio sería abusivo y le pregunté al dependiente. Cuando me dijo lo que valía casi me da una bajada de tensión porque era mucho más barata que en Holanda. Le dije que me la diera inmediatamente y mientras mi tarjeta de crédito recibía el primero de los múltiples palos que va a recibir en las próximas semanas yo no le quitaba el ojo de encima a la caja de mi nueva cámara.

Salí de la tienda siendo la imagen viva de la felicidad y desde allí nos dimos un paseo por el centro de la ciudad para acabar en una cervecería en donde disfrutamos de un par de cervezas. Después cenamos una ración ingente de carne de cerdo, muy al estilo alemán y fuimos a la estación de tren, en donde tuvimos tiempo de tomarnos otra cerveza antes de subir al andén a esperar nuestro tren, el cual llegó a su hora. Durante el viaje de vuelta hicimos un par de visitas al vagón cafetería para aprovisionarnos de cerveza y para cuando llegamos a Utrecht, cerca de las once y media, los dos íbamos bien templados.

Entré en mi casa abrazado a mi nueva cámara cerca de la medianoche, demasiado cansado para hacer nada así que dejé la batería cargando y me fui a dormir. Fue una jornada agotadora pero muy especial, el día que estuve en el Photokina y compré mi CANON EOS 50D en Colonia.

4 opiniones en “Photokina 2008”

  1. Me pregunto si visteis el stand de “Contax”, una marca americana de lentes. En el 2009 me gustaria poder ir; hay varias cosas que quiero mejorar de la camara y, sobre todo, del mini estudio que estoy montando en casa. En cuanto a Nikon fijate en la D700 mas que en la D90. Estoy planteandome comprarmela justo ahora que ya domino la mia…sigh!

  2. M, espero que consigas trabajo en Colonia porque te pasarás desde el 2009 hasta el 2010 allí esperando que abran. Es una cita que se produce cada dos años. Otra cosa es que la mayor parte de las empresas no venden dentro del Photokina, es similar al CEBit, están allí para mostrar lo que tienen. Yo compré mi cámara en una tienda de fotos de la ciudad. Mi amigo el Moreno estaba interesado en un kit para limpiar el sensor que nos demostraron allí dentro y en las tiendas de la ciudad no lo tenían. La Nikon que quieres es Full frame así que imagino que harás más retratos, bodas y similares porque en naturaleza, a menos que tires dinero a espuertas en un 500mm o más, no podrás hacer mucho ya que los putos bichos tienen la manía de mantenerse lejos de nosotros.

  3. Ups! no sabia que era cada dos years. Si, se que es Full frame, la D700 la quiero para trabajar en casa. Proximamente un amigo publica un libro para kids. La fotografia de sus maquetas (que iran en el libro) las hice en un par de sesiones con el estudio y mi camara actual. Para lejos, seguro que con el 300mm y algun multiplicador puedo ir tirando. Ah! El simo de Madrid es dentro de unas semanas. Si te quieres pasar aqui tienes donde quedarte.

  4. Colega, vivo al lado del CeBIT. Estuve una vez y creo que puedo aguantar unos años más sin visitarlo. Es mucho más aburrido que lo de fotografía, solo ordenadores y ordenadores con güindous y frikis corriendo de un lado a otro para conseguir bolígrafos y caramelos. Imagino que el Simo será lo mismo pero en versión de pobres. Ya leí que este año es un 50% más pequeño.

    Yo no creo que me mueva a Full Frame porque no hago nada en interior. Lo que necesito es alcance lejano, cuanto más, mejor. Mi amigo el Moreno se pasó a Full Frame y después de dos años volvió a los formatos con multiplicación. Cuando salíamos al monte todo le pillaba lejos y él hace sobre todo fotografía de aves.

Comentarios cerrados.