Pollos en el escaparate

Pollos en el escaparate

Pollos en el escaparate, originally uploaded by sulaco_rm.

Cuando caminas por Hong Kong tienes la sensación de que lo importante de los lugares para comer es la comida que venden y lo buena y fresca que es así que en el escaparate de bares y restaurantes lo que siempre podemos ver es la cocina. Seguramente tiene toda su lógica pero a mí me sigue asustando un poco el ver esos animales colgados junto a los cristales, tanto sin cocinar como ya cocinados. Los pollos de esta foto esperan su turno durmiendo tranquilamente, escondiendo su cabecita bajo el ala salvo el curioso que decidió mirar lo que sucedía debajo de él. El ritual de la comida también es muy distinto al que tenemos por este lado del mundo. Lo que peor llevo cuando viajo por Asia son los desayunos ya que salvo en los grandes hoteles, en el resto suele ser muy monótono y al parecer basado en lo que alguien les contó hace cienes y cienes de años. Aún estoy por encontrar un lugar en el que hagan un cruasán decente por allí.

5 respuesta a “Pollos en el escaparate”

  1. A mi no me gusta ver los cadáveres colgados, no seria capaz de comer…
    Me pregunto ahora si colgarán también los perros que tanto les gustan…
    Salud

  2. Los de los perros son los cabezudos coreanos de mierda y no los chinos. Es una lastima que no se maten entre ellos usando la tecnología nuclear que dicen tener

  3. Si los tuvieran descabezados (los pollos) no darían tanta impresión. A mi me parece bien que presuman de lo fresca que es la comida y lo limpia que tienen la zona de cocinar, mejor presumir de eso que pasar por delante y que te den arcadas, sobre todo para su negocio.

  4. jajaja Pues yo he leído, que aparte de los coreanos los chinos también le dan al guau,guau que es un primor…
    Por cierto, mi mas sentido pésame por la muerte del mandamás cabezón del nolte…
    Salud

  5. Pues en España no hace tanto tiempo era típico el escaparate de algunos restaurantes con bodegones bastante poco apetecibles, con un cochinillo o merluza (sin cocinar) languideciendo allí entre verduras mustias. Incluso los flanes “caseros” de sobre (con ese amarillo pollito tan molón) en sus cutres moldes de aluminio podían encontrar hueco en el escaparate.
    No me suena que sigan haciéndolo, supongo que por razones sanitarias.
    Por cierto, aprovecho para felicitarte el año.

Comentarios cerrados.