Por Dios, esos calcetines horrendos

Saltando de país a país en el universo conocido, de cuando en cuando (o más bien con frecuencia) me cruzo con gente que me llama la atención por su forma de vestir, de peinar o en el caso de España, por el exceso de tatuajes y piercings en zonas visibles que arruinan tus posibilidades para conseguir un trabajo, ya que quizás muchos no lo sepan, pero en los departamentos de Recursos inHumanos cualquiera de esas dos formas de expresión corporal te quita como cien puntos de karma y la multinacional en la que yo trabajo es tan buen ejemplo como cualquier otra y no hay un solo empleado con un tatuaje visible o un piercing en cualquier lugar visible del cuerpo que no sea la oreja (y esto en el caso exclusivo de las hembras). En Hong Kong y Macao, lo que más me llamaba la atención eran alguna de las prendas que se ponían las chamas, y particularmente los calcetines esos enormes a rayas. He visto algunas con combinaciones terribles e incluso recuerdo una que tenía calcetines (o medias o como los queráis llamar) de distintos colores pero por desgracia resulta complicado apuntar con la cámara e inmortalizar el momento. Por suerte, paseando por Macao pillé a una de las chamas de espalda y aproveché para archivar la imagen y usarla en un futuro muy lejano. Fue hace tres años y como soy optimista estoy convencido que se ha reformado y ahora viste modosita pero que sepa que yo la vi en modo pachanguero.

6 opiniones en “Por Dios, esos calcetines horrendos”

  1. Bueno, por lo menos tienen el aspecto de aseadas, porque vaya tela con los especímenes que se encuentra uno.

  2. ¡Pero si va conjuntada de azul!… ¿Por qué os metéis con ella?… Pobrecita. jajaja…
    De todos modos, yo siempre he pensado que la manera de adornar nuestro cuerpo, igual que la forma de decorar nuestra casa, es un arte (salvando las distancias). Y el arte es muy amplio y diverso; lo hay de todos los gustos, formas y colores (y todos tienen su lugar, y su “aquel”…). Y como dice Doverinto: Mientras todos estén limpitos y aseados??

  3. En la línea oriental. Yo es que ahora cuando las perversiones me han dado por ver series coreanas y japonesas (qué queréis que haga) no me llama la atención y la veo hasta bien vestida, en comparación con la moda que sale en las pelis, en las que personas ricas llevan unas pintas que te quedas con la boca abierta, será la moda de ellos.

Comentarios cerrados.