Preparando el camino para el césped

Con la caló tan horrenda que estamos teniendo en los Países Bajos este invierno, mis vacaciones del jardín se han acabado mucho antes de lo esperado y el sábado tuve que ponerme manos a la obra para preparar el escenario de los nuevos cambios en mi reino, que sí que es de este mundillo. De los cuatro lectores, si alguno tiene memoria de largo plazo igual se acuerda que el año pasado cuando estábamos en plena ola de caló tan dañina, una plaga de insectos asoló el país de sur a norte y un tipo específico de plantas murieron, unos pequeños matos que se pueden moldear y que se usan con mucha frecuencia para los lindes entre los jardines de las casas y para crear estructuras de altísimo diseño en nuestros jardines. En mi caso, en la parte frontal de mi casa murieron todas las plantas que separaban mi keli de la de mi vecino y en el jardín posterior tenía dos árboles rodeados por esos setos que también desaparecieron. La repoblación de la parte delantera ya la estoy organizando con el vecino y hemos elegido el árbol Fagus sylvatica, que al parecer en español es el haya común y que se compra en tamaño pequeño y podándolo, nunca llega a ser árbol. Tiene la ventaja que en invierno, las hojas se mueren pero se quedan agarraditas a la rama como político truscolán a su escaño y cambian al color rojo, con lo que tendremos el linde de la casa en verde en primavera/verano y en rojo en otoño/invierno.

En la parte trasera el problema fue más dramático. Me quedaron dos árboles rodeados de un erial junto a un troco de césped. Como el césped es mágico en lo relativo al mantenimiento, he optado por extender esa zona de césped y ampliarla en un metro y medio. No quería ni quiero que los árboles que estaban allí siguiesen así que a uno lo condené a muerte y al otro a un transplante, el segundo que sufre y que lo iba a acercar hasta la keli de las bicicletas. Durante el invierno, en una sesión maratoniana, arranqué el condenado, que me llevó como una hora y media extraerlo y meterlo en el contenedor para reciclado de jardín y verduras. En su lugar quedó un cráter que opté por no cubrir. El otro matojo o árbol, uno que produce unas flores blancas muy bonitas al final del verano y que es muy estilizado, lo quería poner en donde tenía varias plantas de hortensias, las últimas supervivientes de mis años viviendo allí, ya que cuando compré la casa el jardín estaba petado de hortensias.

El fin de semana pasado fue la matanza de las hortensias, tres de cinco, que sobrevivirá una que es trepadora y está pegada a la pared de la keli de las bicis y la otra, no la maté porque tenía el contenedor para reciclado lleno, pero ya está oyendo las campanas y debería saber que no llega viva al domingo. Después excavé un cráter, extraje el otro arbusto y lo puse en su nueva ubicación. Ahora me queda esperar que empiecen a vender las alfombras de césped para comprar un par de rollos y cubrir la zona a expandir, que lo de plantar semillas y esperar que crezca estaba muy bien en los ochenta pero hoy en día no mola nada. En la zona en la que queda el nuevo árbol, casi pegado a la pared, haré un pequeño parterre de unos cuarenta centímetros de ancho y junto con el arbusto y la trepadora, creo que voy a plantar fresales y quizás menta.

Por supuestísimo, ya podé la catalpa y el armazón de la enorme bola que generó durante la temporada del año pasado resultó en un contenedor completo de residuos. Este año, estoy planeando, Dios mediante si no me echan, comprar unas jardineras para poner en la terraza de la oficina y plantar aún más pimientos de Padrón, que se me dan que no veas y con el solajero que todos esperamos, me salen fabulosos, de los de la puta la madre, pican que no veas, como los de antes que ahora los de invernadero parecen más bien pimientos amariconados de Padrón.

3 respuesta a “Preparando el camino para el césped”

  1. Personalmente no me gustan NADA las hortensias…. son unas flores feísimas en unas plantas feísimas. Acaba con ellas!.
    Pensaste alguna vez en plantar morrones? o italianos? aquí donde plantan los de Padrón se suelen dar también esas dos variedades sin problemas, y estos tienen la ventaja del fácil congelado…

  2. en mis jardineras se puede dar de todo pero esos se compran sin problemas y los de Padrón son difíciles de encontrar, salvo por el año pasado que todo el verano el lidl los tuvo en sus tiendas a muy buen precio.

  3. Detesto las hortensias …

    Pues yo sigo de vacaciones de jardín, con excepción de la poda de las parras que se retraso por mi afección gripal truscolana que me tuvo al borde de la muerte 🙂
    Ta están todas podadas…

    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.