Primeras veces

La primera es siempre la ultima vez que vivimos algo por primera vez. Ya se que parece rebuscado e incoherente pero tiene su lógica. Por desgracia, o quizás por suerte, nuestros cerebros parecen desechar esas primeras veces y hay un montón de recuerdos que o tenemos y que por tanto solo apoderemos atesorar a través del relato de otros.

Ayer era la primera vez que la hija más pequeña del Rubio dormía en su nueva cama. Atrás quedaba la cama de bebé o cuna o como queráis llamarla. Ella la miraba, asombrada mientras era montada y sin que lo sepa ni lo vaya a recordar se preparaba para esa primera vez allí, fuera de la cuna que hasta ahora era su refugio. Sus padres le tendrán que contar como fue la primera vez que caminó o que dijo una palabra o que gateó o que se llevó los pies a la cabeza con esa flexibilidad que tienen los bebés y se la rascó mientras todos la miraba,os asombrados. En un futuro muy lejano e incomprensible para ella están el primer día que vaya a preescolar, su primera clase para aprender a patinar o la primera vez que lea un libro.

Una vida no es más que una sucesión de primeras veces con muchas actividades que después repetiremos y no les daremos la importancia que se merecen. Algunas son tan sencillas como la primera vez que vemos una puesta de sol en el mar, con ese arcoiris increíble de colores o la primera vez que miramos de noche al cielo y descubrimos la Vía Láctea.

Espero seguir sorprendiéndome y maravillándome como hasta ahora con todas las primeras veces que me queden por vivir ??

7 respuesta a “Primeras veces”

  1. Curioso, pero una de las cosas que más me ha marcado de siempre son los olores de esas primeras veces… quizá no recuerdo bien la sensación, pero soy capaz de recordar el olor. Ya sabeis, si dais con una maniática como yo y la conoceis oliendo a tigre podrido, mal. Y no soy la única, mirad como en las grandes cadenas de venta han buscado perfumistas que inunden todos los establecimientos del mismo olor, luego nos hacen asociar ese olor, inconscientemente, con la tienda en cuestión.

  2. Entré en Distorsiones en Septiembre del 2011. Desde entonces, me he sorprendido leyéndola casi cada noche (antes de apagar el ordenador). Voy a saltarme los comentarios de elogios, porque no pararía. El caso es que me ha gustado muchísimo, y me entran muchísimas ganas de hacer comentarios en cada uno de los post. Al final, he elegido éste de las “primeras veces”; el motivo de ésta elección es que es la primera vez que escribo un comentario. Yo sólo utilizo Internet para hacer consultas, y para leer las noticias. Jamás me he comunicado por éstas vías; tan sólo utilizo el correo. Así que, saltándome los principios que me han acompañado durante muchos años, hoy me estreno en éste tipo de comunicación. Me gustaría poder hacer un comentario en cada uno de los post que has escrito; pero me temo que es una tarea imposible…has hecho un trabajo increible, y me llevaría muchísimo tiempo darme ése gusto. Aún así, poco a poco, voy leyendo lo que has escrito en años anteriores; sobre todo la parte de los viajes, y la de tus reflexiones, que son las que más me gustan.
    Bueno, ¡ya lo he hecho!; es toda una experiencia para mí. Espero poder seguir disfrutando de Distorsiones, durante muchísimo tiempo más. A partir de ahora, creo que seguiré comentado (en ésta, la mejor bitácora sin premios en castellano) a menudo.

    Un saludo.

  3. Otra primera vez:
    Al no haber hecho ésto nunca…me he sorprendido cuando he visto que se me ha adjudicado, libremente, una cara al lado del comentario que he enviado. ¿?so cómo funciona?… ¿Se puede elegir lo que quieres que te identifique?… ¿Cómo?…
    ¡Empezamos bien!… Es que soy una total nulidad en éste tipo de avances tecnológicos.

  4. Hola y bienvenidoa. La imagen la elige el sistema aleatoriamente si no tienes un gravatar, que es una imagen que puedes vincular con la dirección de correo que usas al comentar. En ese caso pone esa imagen (como en mis comentarios). Para crearse un gravatar hay que ir a gravatar.com y registrarse con la dirección de correo que se desea y subir la imagen al lugar.

  5. Gracias por la bienvenida, y por la información. En cuanto a lo primero, quiero pedirte disculpas por no haber hecho una presentación más precisa: pertenezco al género femenino. Entiendo que el nombre que utilizo, en mi correo, puede dar lugar a la confusión. Y respecto a lo segundo: ahora me toca procesar la información que me has dado, y llevarla a la práctica (si es que soy capaz de ello). Si dentro de unos días, recibes un comentario con otra imagen…será que lo he conseguido. Al final aprenderé cosas que, a priori, no creía necesitar.

Comentarios cerrados.